Estudiante de Hong Kong muere tras caer del piso donde policía y manifestantes se enfrentaron

Por Frank Fang
08 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

En Hong Kong, la muerte de un estudiante universitario local marca la primera muerte directamente relacionada con las acciones policiales desde que comenzaron las protestas masivas a principios de junio.

Alex Chow Tsz-lok, de 22 años, estudiante de informática de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong (HKUST), murió en el hospital de un paro cardíaco a las 8:09 a.m. hora local del 8 de noviembre, según los medios de comunicación de Hong Kong.

Había estado en estado crítico con heridas graves en la cabeza desde el 3 de noviembre, tras haber sido encontrado inconsciente en un charco de sangre en el segundo piso de un estacionamiento en la urbanización Sheung Tak, en Tseung Kwan O.

Según los medios de comunicación de Hong Kong, Chow se había caído del tercer piso del estacionamiento donde la policía había disparado gas lacrimógeno en respuesta a los manifestantes que lanzaban botellas y ladrillos a los oficiales del edificio. Sin cámaras de circuito cerrado que capturaran el incidente, las circunstancias que rodean la caída de Chow siguen siendo poco claras.

La muerte de Chow podría provocar que más manifestantes salgan a las calles, ya que los manifestantes están descontentos con el uso de la fuerza que ejerce la policía contra ellos.

La policía local ha sido acusada de retrasar el tratamiento de emergencia para el estudiante al bloquear una carretera que conduce al estacionamiento, lo que resultó en que los paramédicos tuvieran que caminar hasta la ubicación de Chow.

Según los medios de comunicación locales, el Departamento de Bomberos de Hong Kong reveló el 6 de noviembre que sus paramédicos caminaron a pie para tratar a Chow porque una carretera había sido bloqueada por alguna razón. La policía ha negado haber causado ningún retraso.

Las protestas de Hong Kong, ahora en su sexto mes, no han mostrado signos de terminar después de que millones de personas salieran a las calles, inicialmente para expresar su oposición a la propuesta del gobierno de la ciudad de un proyecto de ley de extradición que incluía a China continental, lo que muchos temían que erosionara la independencia judicial de la ciudad.

Aunque el proyecto de ley ha sido retirado formalmente desde entonces, los manifestantes han seguido saliendo a las calles y organizando manifestaciones, exigiendo una mayor democracia, como el sufragio universal, y una investigación independiente sobre los casos de violencia policial.

El Partido Cívico pro-democracia dijo en un anuncio el 8 de noviembre que suspendería todas las actividades de la campaña durante ese día, expresando dolor al enterarse de la muerte de Chow y ofreciendo sus condolencias a su familia. Hong Kong celebrará sus elecciones al consejo de distrito el 24 de noviembre.

Joshua Wong, figura emblemática del Movimiento de los Paraguas en 2014 y secretario general del partido pro-democracia Demosistō, también acudió a Twitter poco después de conocer la noticia y lloró la pérdida de un “luchador por la libertad” en Hong Kong.

“No dejaremos a nadie atrás: lo que empezamos juntos, lo terminamos juntos”, escribió Wong. “Dadas las pérdidas sufridas por la sociedad de Hong Kong en el último mes, el gobierno debe pagar el precio”, añadió.

El sindicato de estudiantes de la HKUST dirigió en el campus un momento de silencio para recordar a Chow a la 1 p.m. hora local del 8 de noviembre, según el medio de comunicación local RTHK.

La posesión de un puntero láser se considera delito penal

El 7 de noviembre, un tribunal de Hong Kong condenó a un joven de 16 años por un cargo de posesión de un arma ofensiva en un lugar público y otro por posesión de un instrumento apto para fines ilegales, según los medios de comunicación locales.

Las “armas” en su poder eran un paraguas modificado con un tallo más largo de lo habitual y un puntero láser.

El adolescente fue arrestado cerca de la estación de metro de Tuen Mun el 21 de septiembre, tras un cacheo corporal. La sentencia está programada para el 25 de noviembre. Cada acusación conlleva una pena máxima de dos años de prisión o una multa de 5.000 dólares de Hong Kong (640 USD).

El caso marca la primera vez que la posesión de un puntero láser se considera un delito penal. Se sabe que los manifestantes de Hong Kong utilizan los punteros como luz directa contra las cámaras de vigilancia y los agentes de policía durante las protestas.

El magistrado So Wai-tak argumentó que el adolescente no hubiera necesitado traer un puntero láser u otro equipo de protección si sus intenciones eran “expresar sus opiniones pacíficamente”.

El legislador del Partido de la Democracia James To ha expresado su preocupación por el fallo, diciendo que la condena podría llevar a un procesamiento excesivo de los manifestantes de Hong Kong, según el medio de comunicación de Hong Kong The Stand News.

El legislador señaló que, según la lógica de So, también se puede acusar a las personas que llevan casco de tener la “intención” de usar su casco para golpear a la gente.

Máscaras faciales, cascos y paraguas se han convertido en artículos emblemáticos para los manifestantes de Hong Kong en su protesta de meses de duración contra el actual gobierno pro-Pekín.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Descubre

¿Terminará Hong Kong como la Plaza de Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS