Estudiantes y políticos se oponen a vacunación obligatoria contra COVID-19 en universidad de Nueva Jersey

Por Ella Kietlinska
24 de Mayo de 2021 12:48 PM Actualizado: 24 de Mayo de 2021 12:48 PM

Cientos de estudiantes y padres de Nueva Jersey se reunieron el viernes frente a la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey, para protestar contra la obligación de vacunarse contra el COVID-19 impuesta por la universidad.

En colaboración con Young Americans for Liberty y Turning Point USA, un grupo de defensa de la libertad sobre la atención médica, NJStandsUp, organizó una manifestación en respuesta a la nueva exigencia de la universidad —introducida en marzo— de que todos los estudiantes matriculados en clases presenciales para el semestre de otoño de 2021 se vacunen contra el COVID-19.

La orden no se aplicaba a los estudiantes matriculados en programas completamente a distancia por internet y permitía a los estudiantes solicitar una exención de la vacunación por motivos médicos o religiosos, según un comunicado.

El profesorado y los empleados de la universidad no estaban obligados a vacunarse contra el COVID-19, pero el vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de Rutgers, Antonio Calcado, les instó encarecidamente a recibir la vacuna, según el comunicado.

En respuesta a la exigencia, los legisladores de Nueva Jersey propusieron proyectos de ley para prohibir la vacunación obligatoria y la discriminación de las personas no vacunadas.

Epoch Times Photo
El asambleísta de Nueva Jersey Gerry Scharfenberger. (Cortesía de Brian Thomas, Oficina de Legislación y Política del asambleísta Scharfenberger)

El asambleísta republicano de Nueva Jersey Gerry Scharfenberger presentó en mayo un proyecto de ley para impedir el uso de pasaportes de vacunas y prohibir la discriminación de las personas que no hayan recibido la vacuna COVID-19.

El proyecto de ley, patrocinado también por otros dos asambleístas republicanos, Gregory McGuckin y John Catalano, pretende “combatir la aplicación y la propia noción de obligar a las personas a adquirir ‘pasaportes de vacunas’ antes de participar en actividades sociales comunes, así como impedir la discriminación de quienes no deseen revelar dicha información”, dijo Scharfenberger en un comunicado.

La legislación hace ilegal preguntar a una persona si ha recibido una vacuna contra el COVID-19, una enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus.

También prohíbe que a cualquier persona que no haya recibido la vacuna contra el COVID-19 se le deniegue el derecho a realizar cualquier actividad comercial, a viajar, a recibir servicios de atención médica, a recibir educación, a entrar en cualquier establecimiento comercial, como una tienda o un restaurante, en cualquier lugar público, o a asistir a cualquier espectáculo o evento deportivo.

El proyecto de ley también prohíbe cualquier tipo de discriminación contra quienes no revelen si han recibido o no la vacuna COVID-19.

La asambleísta republicana de Nueva Jersey Serena DiMaso presentó un proyecto de ley (pdf) que prohíbe a los colegios y universidades que reciben financiación estatal o local imponer la vacuna COVID-19 o discriminar a los estudiantes que no hayan recibido la vacuna.

Al hablar en la manifestación, Scharfenberger advirtió que cada vez que la gente reduce una parte de su libertad, aunque sea temporalmente, ésta desaparece para siempre. “Nunca la recuperarán”, añadió.

“Permitir que impongan vacunas para entrar en la Universidad de Rutgers es una pendiente resbaladiza. Van a seguir moviendo los postes hasta que dicten todos los aspectos de tu vida”, continuó Scharfenberger.

Para evitarlo, Scharfenberger pidió a los asistentes a la manifestación que pidan a sus legisladores que copatrocinen su proyecto de ley y que les exijan que lo sometan a votación.

También animó a los asistentes a votar en las próximas elecciones de noviembre, afirmando que se necesita entre un 70% y un 80% de participación para ejercer el poder popular.

El senador republicano de Nueva Jersey Michael Testa Jr. dijo: “¿Cómo pueden obligar a los estudiantes a vacunarse pero no a los profesores?” y lo calificó de hipocresía. Testa también instó al público a ponerse en contacto con sus legisladores, “inunden sus oficinas con cartas, correos electrónicos, preséntense como hoy —no solo en estos temas, en todos los temas”.

Phil Rizzo, que se presenta como candidato republicano a la gobernación de Nueva Jersey, dijo en la manifestación que si es elegido, su administración enviará un mensaje a Rutgers de que si no abandona su mandato de vacunación, el estado retirará 1000 millones de dólares de la universidad hasta que se garantice la libertad de los estudiantes.

“Confío en que los residentes de Nueva Jersey y los propietarios de negocios y los padres tomen decisiones por sí mismos con su médico para mantenerse sanos”, dijo Rizzo, y añadió: “No es el trabajo del gobierno mantenerte sano. El trabajo del gobierno es mantenerte libre”.

La comunidad médica reacciona

vaccine ohio
Una persona recibe la vacuna COVID-19 en Dayton, Ohio, el 10 de febrero de 2021. (Megan Jelinger/AFP vía Getty Images)

“Las vacunas COVID-19 han demostrado ser seguras y eficaces para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes”, dijo en el comunicado Brian Strom, decano de Ciencias Biomédicas y de la Salud de Rutgers y vicepresidente ejecutivo de asuntos de salud. “La vacunación es clave para detener la actual pandemia y para que la enseñanza y las actividades del campus vuelvan a ser las que estábamos acostumbrados antes de la pandemia”, añadió.

Sin embargo, miembros de la comunidad médica y activistas expresaron su preocupación por la directriz.

El doctor Hooman Noorchashm, médico-científico y defensor de la ética, la seguridad de los pacientes y la salud de las mujeres, envió una carta abierta a Rutgers en la que advertía del posible riesgo de seguridad de la vacuna COVID-19.

Aunque Noorchashm está de acuerdo en su carta con la política de la universidad de garantizar la máxima inmunidad para todos los estudiantes y el profesorado, plantea su preocupación por la administración de la vacuna a estudiantes que lograron la inmunidad natural.

La inmunidad natural puede desarrollarse contrayendo el COVID-19 y el porcentaje de individuos infectados de forma natural podría ser mayor en la población de personas en edad universitaria, afirma la carta. “Algunos expertos creen que la inmunidad natural puede ser incluso más sólida que la inmunidad de la vacuna —o al menos igual de eficaz en la gran mayoría de los infectados naturalmente”, dijo Noorchashm.

Por lo tanto, Noorchashm aconsejó excluir a los estudiantes con inmunidad natural de la vacunación obligatoria contra el COVID-19, considerando el procedimiento innecesario para este grupo.

Además, “vacunar indiscriminadamente a personas con infecciones recientes por COVID-19 supone un riesgo de daño clínico para las personas recientemente infectadas. Se han producido algunas muertes muy destacadas de jóvenes tras la vacunación, y cada vez está más claro que las tasas de [reacciones] adversas son más elevadas en las personas previamente infectadas”, dijo Noorchashm.

La inmunidad natural puede detectarse mediante pruebas de presencia de anticuerpos, añadió Noorchashm.

La Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses (AAPS) emitió una carta abierta a las universidades en la que les pedía “reconsiderar [su] nueva política que obliga a vacunar contra el COVID-19 a los estudiantes antes de regresar a los campus”.

La carta firmada por el doctor Paul Kempen, presidente de la AAPS, afirmaba que las tres vacunas COVID-19 a las que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) concedió la autorización de uso de emergencia (EUA) “no están aprobadas por la FDA para tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad en este momento”.

“Los ensayos clínicos continuarán durante al menos dos años antes de que la FDA pueda siquiera considerar la aprobación de estas vacunas como eficaces y seguras”, afirmaba la carta.

La Asociación también declaró en la carta que los resultados positivos de la prueba COVID-19 “pueden ser errores de prueba falsos positivos o una infección asintomática que no está clínicamente probada que propague la enfermedad”. Existe un tratamiento ambulatorio temprano para la enfermedad que “ha demostrado ser eficaz en los adultos”, afirmaba la carta.

“Tanto los estudiantes no vacunados como los vacunados deberían poder entrar a los campus”, concluía la carta.

Robert F. Kennedy, Jr., presidente de Children’s Health Defense, envió una carta al presidente de Rutgers, Jonathan Holloway, en la que planteaba sus dudas legales sobre la vacunación obligatoria, ya que las vacunas COVID-19 disponibles en la actualidad solo recibieron una autorización de uso de emergencia.

La ley federal exige que se informe a la persona a la que se administra una vacuna EUA, “de la opción de aceptar o rechazar la administración del producto”, citó Kennedy de la ley en la carta. “La razón del derecho a negarse se deriva del hecho de que los productos EUA son, por definición, experimentales”, explicó Kennedy.

“Según el Código de Nuremberg, no se puede coaccionar a nadie para que participe en un experimento médico”, dijo Kennedy, advirtiendo a Rutgers sobre “la responsabilidad por la participación forzada en un experimento médico”.

El Código de Nuremberg se creó tras la Segunda Guerra Mundial y establece la norma para regular la experimentación con seres humanos.

Dory Devlin, directora principal de relaciones con los medios de comunicación de Rutgers, dijo a The Epoch Times por correo electrónico: “Estamos comprometidos con la creación de un entorno de campus seguro en el otoño de 2021, y para apoyar la salud y la seguridad de todos los miembros de la comunidad de Rutgers, la universidad ha actualizado los requisitos de inmunización existentes para los estudiantes para incluir la vacuna COVID-19. La posición de la universidad sobre las vacunas es coherente con la autoridad legal que apoya esta política”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) declararon en su sitio web que las vacunas contra el COVID-19 “son eficaces para prevenir la enfermedad del COVID-19, especialmente la enfermedad grave y la muerte (…) y reducen el riesgo de que las personas propaguen el COVID-19”.

Los CDC todavía están estudiando la eficacia de las vacunas COVID-19 contra las variantes del virus, la eficacia de las vacunas para proteger a las personas con sistemas inmunitarios deteriorados y el tiempo que pueden proteger a las personas, según el sitio web.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.