Según estudio 1 de cada 5 personas será obesa en 2025

03 de Abril de 2016 Actualizado: 03 de Abril de 2016

Un nuevo estudio publicado en la revista The Lancet señala que si las tendencias actuales continúan de la misma forma el 18% de los hombres y el 21% de las mujeres serán obesos para el año 2025.

El trabajo que compara las tendencias de masa corporal entre 1975 y 2015 en 200 países expresa que en cuatro décadas la obesidad global se triplicó entre los hombres y duplicó entre las mujeres.

En 1975 un 2,6% de la población mundial era obesa, mientras que en 2014 el número aumentó en a 8,9% y tiene toda la intención de seguir creciendo.

Estados Unidos es el líder del índice de obesidad con uno de cada 4 hombres con obsesidad servera y 1 de cada 5 mujeres con obesidad severa en país. Esta investigación asegura que de seguir así el 43% de las mujeres y el 45% de los hombres serán obesos en el país norteamericano.

Si bien anteriormente se creía que la obesidad era un problema exclusivo de países de altos ingresos la Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó que es un tema que también se está dando en naciones pobres o en vías de desarrollo.

Epidemia

Un informa de la OMS declaró a la obesidad como una epidemia mundial e informó que cada año mueren al menos 2,6 millones de personas a causa de esa enfermedad.

En su página web la OMS define a la problemática de la siguiente manera: “La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Una forma simple de medir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), esto es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer”.

Prevención

Si bien su aparición se debe a diversos factores, muchos de ellos pueden ser genéticos los principales factores para prevenila tienen que ver con la alimentación y la actividad física.

La actividad física es una de las mejores formas de prevenir la obesidad y otras enfermedades ya que se mantiene al organismo activo. Dentro de actividad física vale desde subir las escaleras diariamente hasta ir a un gimnasio pago. Caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, y realizar otro tipo de ejercicios como pilates o yoga será fundamental para prevenir la obesidad y combatir el sobrepeso.

Mientras que llevar una alimentación equilibrada y balanceada también es clave para no convertirse en un obeso. Los expertos recomiendan un promedio de consumo de 2.000 calorías diarias repartidas en alimentos como frutas, verduras, legumbres, cereales, algo de lácteos y carnes haciendo principal hincapié en el aumento de la ingesta de frutas y verduras con un mínimo de cinco porciones diarias. Además es importante alejar las comidas chatarras y ricas en grasas saturadas ya que además de fomentar la obesidad perjudican a nuestro corazón y otros órganos vitales.

Por último beber suficiente agua es otro de los métodos de prevención que debemos tener en cuenta. Primero porque muchas veces se confunde la deshidratación con hambre lo que nos lleva a comer cuando el cuerpo no lo necesita. Y segundo porque el agua limpia y desitoxica al organismo favoreciendo la eliminación de toxinas y desechos innecesarios para su funcionamiento previniendo su acumulación. Lo recomendado es beber entre ocho y diez vasos de agua cada día, lo ideal es que sea simplemente agua mineral sin gas, sino puede complementarse con aguas saborizadas naturalmente, jugos de fruta sin azúcares, té o mate, pero no con gaseosas, y otro tipo de bebidas repletas de saborizantes y azúcares.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS