Estudio afirma que bacterias intestinales reducirían riesgo en bebés de contraer asma

06 de Octubre de 2015 Actualizado: 06 de Octubre de 2015

Desde siempre sabemos que las bacterias conviven en el intestino permitiendo la digestión de los alimentos, pero se desconocía la incidencia directa que la fauna intestinal parece tener en la prevención del asma. Investigadores de la Universidad de British Columbia, en Canadá, evaluaron la flora intestinal de centenares de niños y descubrieron que hay una relación directa entre los niveles bajos de cuatro bacterias principales, y la propensión a desarrollar patologías asmáticas.

Los investigadores sabían de antemano que las alteraciones microbianas de esta índole influyen en el desarrollo de cuadros asmáticos a nivel veterinario, pero se desconocía que algo similar ocurriera entre los humanos. Los bebes con bajos o nulos niveles de bacterias Lachnospira, Veillonella, Faecalibacterium y Rothia, aparecieron en todos los casos con mayor propensión a ser diagnosticados con asma ya de niños a partir de los tres años.

El asma es una patología creciente en el mundo

El número de asmáticos en el mundo está creciendo de manera alarmante y los pediatras reconocen que la cantidad de niños que enfrentan el problema es también mayor cada año. El riesgo de asma en bebes, deriva actualmente en cuadros complejos que pueden convertirse en crónicos cuando niños: el asma es la patología más común en niños en muchos países.

Si bien se considera que existen múltiples factores que pueden ir de lo genético a lo ambiental, para que se desencadene un cuadro de asma, el nuevo reconocimiento apunta a un problema derivado eventualmente del uso excesivo de antibióticos. Desde siempre se sabe que los antibióticos alteran la flora intestinal, y su empleo en bebes podría alterar el microbioma con consecuencias hasta ahora desconocidas.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS