Estudio plantea que la dieta paleo podría estar asociada con riesgo de enfermedad cardíaca

Por Mat Lecompte
20 de Noviembre de 2019 Actualizado: 20 de Noviembre de 2019

Los que siguen una dieta paleo podrían querer repensar sus elecciones de alimentos, ya que la investigación muestra una relación entre la forma popular de comer y las enfermedades cardíacas.

Esta dieta ha estado rodeada de controversia y muchos estudios han alimentado el debate sobre si la dieta paleo es tan segura y saludable como afirman sus defensores.

La dieta paleo pretende emular lo que los antepasados de los humanos modernos solían comer. Este tipo de dieta promueve un alto consumo de carnes, verduras, frutas, nueces y semillas, pero elimina los granos enteros, las legumbres y los lácteos.

A medida que la dieta paleo ha crecido en popularidad en los últimos años, también lo han hecho los estudios para determinar qué tan saludable es en realidad. Por ejemplo, un estudio de 2016 encontró que la dieta paleo podría proteger contra ataques cardíacos y enfermedades cardiovasculares al elevar los niveles sanguíneos de una molécula protectora.

Sin embargo, otro estudio realizado más o menos al mismo tiempo hizo un descubrimiento opuesto. Estos investigadores concluyeron que la dieta paleo podría llevar al aumento de peso e incrementar el riesgo de problemas cardiovasculares y diabetes.

Con un nuevo estudio realizado este año y publicado en el European Journal of Nutrition, parece haber una nueva razón para ser escéptico de la dieta popular. Esta investigación realizada por un equipo de Australia, describe cómo los que siguen la dieta paleo pueden estar poniendo en riesgo su salud cardíaca.

El equipo, dirigido por Angela Genoni, trabajó con 44 participantes que siguieron dietas de paleo. También observaron a 47 participantes que comían dietas típicas que cumplían con las recomendaciones dietéticas nacionales.

Los investigadores dieron seguimiento a ambos grupos durante un año, durante el cual recolectaron muestras biológicas de los participantes y evaluaron sus dietas. Tomaron la información recopilada y compararon los resultados entre la cohorte de paleo y el grupo de control.

Para ser más precisos en los hallazgos, los investigadores dividieron a los participantes que siguieron una dieta paleo en dos grupos. Esto incluyó a un grupo que eran personas que hacían dietas paleo estrictas y que comían menos de una porción de granos y lácteos al día. El otro grupo era un pseudo paleo que comía más de una porción de granos y lácteos al día.

Lo que encontraron fue que en todos los grupos de paleo, los participantes presentaron niveles elevados en sangre de un compuesto que los especialistas asocian con una enfermedad cardíaca llamada trimetilamina N-óxido. El compuesto se forma en el intestino y depende de la dieta de la persona y de las bacterias intestinales que se encuentran en el tracto digestivo, entre otros factores.

Genoni habló sobre el estudio diciendo: “Muchos defensores de la dieta paleo afirman que la dieta es beneficiosa para la salud intestinal, pero esta investigación sugiere que, cuando se trata de la producción de [trimetilamina N-óxido] en el intestino, la dieta paleo podría estar teniendo un impacto adverso en términos de la salud del corazón”.

Genoni también dijo que encontraron “que las poblaciones de especies bacterianas beneficiosas eran más bajas en los grupos paleolíticos, asociadas con la reducción de la ingesta de carbohidratos, lo que podría tener consecuencias para otras enfermedades crónicas a largo plazo”.

Falta de granos enteros

Los granos enteros son una gran fuente de fibra dietética y pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares. (Pixabay/ evita-ochel)

El argumento de esta investigación es que los individuos que siguen dietas paleo tienen niveles tan elevados de N-óxido de trimetilamina porque no consumen granos enteros. Estudios anteriores han demostrado que los granos enteros son una gran fuente de fibra dietética y pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares.

“Encontramos que la falta de granos enteros [estaba] asociada con los niveles de [trimetilamina N-óxido], lo que podría proporcionar un vínculo [con] la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular que observamos en poblaciones con una ingesta elevada de granos enteros”, señaló Genoni.

“La dieta paleo excluye todos los granos y sabemos que los granos enteros son una fuente fantástica de almidón resistente y muchas otras fibras fermentables que son vitales para la salud de su microbioma intestinal”, agregó la investigadora.

El estudio concluyó que excluir los granos enteros de una dieta puede afectar seriamente la salud intestinal, con implicaciones también para la salud del corazón. Los investigadores de este estudio también afirman la necesidad de más estudios sobre el papel de las verduras y las grasas saturadas en la regulación de los mecanismos biológicos clave en el intestino.

Mat Lecompte es un periodista independiente sobre salud y bienestar. Este artículo fue publicado por primera vez en Bel Marra Health.

*****

Mira a continuación:

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia podía cambiar su vida

TE RECOMENDAMOS