Estudio revela que las teorías sobre la evolución humana se enfrentan a serios desafíos a causa de los fósiles

Por The Epoch Times
21 de Mayo de 2021
Actualizado: 25 de Mayo de 2021

El origen de los seres humanos siempre ha sido una de las cuestiones fundamentales de la ciencia. Desde que Charles Darwin escribió su libro “El origen de las especies”, que abrió el camino para que muchos científicos rechazaran la idea de la creación divina, los evolucionistas han tratado de encontrar una explicación satisfactoria de cómo se originó el ser humano.

El propio Darwin especuló que los humanos procedían de un último ancestro común en África. Desde entonces, han surgido muchas explicaciones similares. Hace varios años, los científicos sostenían que el Homo sapiens (humanos) evolucionó en África hace unos 200,000 años y se extendió gradualmente por todo el mundo en las últimas decenas de miles de años.

Sin embargo, los últimos descubrimientos pueden cambiar completamente el paradigma.

Por ejemplo, un reciente descubrimiento publicado en Nature mostró pruebas de herramientas de la Edad de Piedra de hace más de 2 millones de años en China.

En una reciente revisión publicada en la revista Science, los autores repasaron los principales descubrimientos en el campo de los orígenes de los homínidos en los 150 años transcurridos desde la especulación de Darwin. Concluyeron que la investigación es “un gran lío”.

“Cuando se examina la narrativa de los orígenes de los homínidos, es un gran lío: no hay consenso alguno”, dijo el autor principal, Sergio Almécija, científico investigador de la División de Antropología del Museo, en un comunicado.

Los autores sostienen que los fósiles son esenciales para el estudio de la evolución de los simios y los humanos.

Se han utilizado dos enfoques principales para estudiar el origen de los humanos. Uno es el enfoque “descendente”, que se basa en el análisis de los simios vivos, especialmente los chimpancés; el otro es el enfoque “ascendente”, que se basa en los fósiles de simios, en su mayoría extintos.

En su revisión, los autores analizan las limitaciones de basarse en uno solo de los dos enfoques para estudiar los orígenes de los homínidos. Los estudios “descendentes” en ocasiones pasan por alto el hecho de que los simios vivos, incluidos los humanos, los chimpancés, los gorilas, los orangutanes y los hilobátidos, no son más que los sobrevivientes de un grupo de simios potencialmente mucho más grande pero ya extinto en su mayoría, según la declaración.

Por otro lado, los estudios “ascendentes” tienden a otorgarle a los simios fósiles un papel evolutivo estelar que se ajusta a una narrativa preconcebida, dice la declaración.

En general, sin embargo, los autores concluyeron que la mayoría de las explicaciones de los orígenes humanos no son compatibles con los registros fósiles.

“Las especies de simios vivas son especies especializadas, reliquias de un grupo mucho mayor de simios ya extintos. Cuando consideramos todas las pruebas —es decir, tanto los simios vivos como los fósiles y los homínidos— es claro que una historia evolutiva humana basada en las pocas especies de simios actualmente vivas no tiene en cuenta gran parte del panorama general”, dijo Ashley Hammond en el comunicado, coautora del estudio y conservadora adjunta de la División de Antropología del Museo.

Los autores concluyeron que la evidencia obtenida mediante el estudio de los simios vivos no es suficiente.

“La disparidad de las teorías actuales sobre la evolución de los simios y los humanos estaría mucho más fundamentada si, junto a los primeros homininos y los simios vivos, se incluyeran también en la ecuación los simios del Mioceno”, dijo Almécija en el comunicado. “En otras palabras, los simios fósiles son esenciales para reconstruir el ‘punto de partida’ desde el que evolucionaron los humanos y los chimpancés”.

Aunque los graves desacuerdos entre los enfoques descendente y ascendente no son inéditos en la historia de la ciencia, suelen sugerir problemas fundamentales en la narrativa de la cuestión científica y pueden conducir a una gran revolución de las teorías.

La nueva revisión se publicó en Science el 7 de mayo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS