Estudios muestran que los probióticos son eficaces para perder peso y contra la diabetes de tipo 2

Las investigaciones han demostrado que la suplementación con determinadas cepas específicas de bacterias mejora la salud metabólica y favorece la pérdida de grasa.

Por Amy Denney
14 de Noviembre de 2023 12:13 AM Actualizado: 14 de Noviembre de 2023 12:13 AM

Los probióticos pueden ser útiles para ayudar a perder grasa, y nuevas investigaciones muestran que ciertas cepas bacterianas incluso reducen los riesgos para la salud asociados a la diabetes de tipo 2.

Dos nuevos estudios han señalado conexiones bacterianas específicas que parecen prometedoras para abordar la obesidad -y las enfermedades metabólicas relacionadas- con probióticos. Es el tipo de claridad basada en la evidencia que se necesita para navegar por las afirmaciones confusas, desordenadas y a veces contradictorias del mercado de los probióticos.

La comunidad microbiana intestinal de cada persona está formada por billones de bacterias, virus y hongos que ayudan a la digestión, entre otras tareas. Los probióticos son microorganismos vivos que se consumen con la intención de mejorar el equilibrio de los microbios de la microbiota intestinal.

Los probióticos incluyen alimentos, a menudo fermentados, así como suplementos orales. En general, los probióticos pueden mantener a raya las bacterias patógenas y mejorar la inmunidad frente a virus y hongos.

Actuar sobre la salud de la comunidad microbiana entraña pocos riesgos y puede aportar grandes beneficios, incluso como complemento de los remedios médicos. Dicho esto, algunas personas reaccionan a los probióticos y pueden tomar demasiados de ciertas cepas, lo que puede crear problemas.

El tratamiento con probióticos puede ser especialmente beneficioso para quienes no quieren o no pueden someterse a cirugía bariátrica o tomar medicamentos, así como para quienes se han estancado en la pérdida de peso con dieta y ejercicio. Tanto la dieta como el ejercicio han demostrado ser útiles para mejorar el microbioma.

El papel del intestino en la diabetes

A pesar de algunas pistas prometedoras, aún no se ha encontrado un mecanismo causal que vincule la microbiota intestinal con la obesidad. Aun así, tiene sentido que la comunidad microbiana intestinal pueda ofrecer opciones de tratamiento para los riesgos relacionados con la obesidad, debido a su conexión con trastornos metabólicos como la diabetes y las cardiopatías.

La obesidad puede causar un estado inflamatorio crónico -un sistema inmunitario desbocado- que puede provocar resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que regula la glucosa en el organismo, permitiendo a las células absorberla y utilizarla como energía. Sin la insulina adecuada, la glucosa se acumula en el organismo y provoca diabetes de tipo 2, que es un factor de riesgo para muchas otras enfermedades.

Un microbioma intestinal sano desempeña un papel esencial en la regulación de los niveles de glucosa en sangre. Ciertas cepas de bacterias fermentan la fibra que produce ácidos grasos de cadena corta, que son metabolitos beneficiosos para mejorar la sensibilidad a la insulina, reducir la inflamación y mejorar el metabolismo de la glucosa. Ciertas bacterias también pueden afectar a la función de la leptina y la grelina, hormonas reguladoras del apetito, así como orquestar otras tareas relacionadas con la digestión que pueden repercutir en la obesidad y la diabetes de tipo 2.

En un ensayo aleatorizado de pacientes con diabetes de tipo 2 realizado en Grecia, se demostró que un probiótico de varias cepas tomado durante seis meses tenía efectos positivos sobre los parámetros glucémicos y lipídicos, al tiempo que mejoraba la adiposidad y provocaba una disminución del perímetro de la cintura. Los resultados se publicaron el 3 de noviembre en Nutrients.

Los parámetros glucémicos se midieron mediante los valores de hemoglobina A1c (HbA1c), que muestran el nivel medio de azúcar, o glucosa, en sangre durante los últimos dos o tres meses. Los análisis de lípidos miden el colesterol y los triglicéridos y pueden detectar complicaciones vasculares en pacientes con diabetes de tipo 2. La adiposopatía se asocia tanto a la diabetes de tipo 2 como a la obesidad. Se trata de una alteración inflamatoria de un tipo de grasa conocida como tejido adiposo, parte del cual es grasa visceral que rodea los órganos y puede provocar resistencia a la insulina.

El poder de los probióticos

Los hallazgos recientes indicaron que una mezcla probiótica de Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus plantarum (L. plantarum), Bifidobacterium lactis y Saccharomyces boulardii mejoraba la sensibilidad a la insulina, permitiendo que el organismo produjera y utilizara la insulina con mayor eficacia. En teoría, tomar probióticos podría reducir la dependencia de la medicación.

Según el estudio, “estas mejoras estadísticamente significativas en el control glucémico y en los valores del perímetro de la cintura pueden reportar beneficios clínicamente significativos a los diabéticos, entre ellos la reducción del riesgo de complicaciones relacionadas con la diabetes (como enfermedades cardiovasculares, neuropatía, retinopatía y enfermedad renal), lo que se traduce en una mejora de la calidad de vida”.

Los resultados se suman a una revisión de estudios sobre terapias microbianas beneficiosas contra la obesidad, publicada el 28 de septiembre en The FASEB. En ella se clasifican los prebióticos y probióticos específicos que se consideran útiles para la obesidad.

Uno de los estudios destacados incluía seis cepas de probióticos utilizadas en mujeres obesas, que redujeron el índice de masa corporal (IMC), el peso corporal y el perímetro de la cintura, al tiempo que mejoraron las hormonas reguladoras del apetito y el comportamiento alimentario.

Entre las bacterias específicas destacadas en estudios adicionales se incluyen:

—  Bifidobacterium breve, en un ensayo de 12 semanas con personas con sobrepeso, que redujo la masa grasa

—  Las cepas Bifidobacterium animalis y Lactis CECT 8145 utilizadas durante tres meses en adultos obesos provocaron una disminución del IMC y del perímetro de la cintura.

—  Las cepas Latilactobacillus curvatus y L. plantarum utilizadas durante 12 semanas en sujetos con sobrepeso provocaron una pérdida de peso y una disminución de la adiposidad.

—  Lactobacillus sakei CJLS03 utilizado durante 12 semanas en adultos con un IMC igual o superior a 25 que presentaron una disminución de la masa grasa corporal y del perímetro de la cintura.

—  Las cepas B. breve y L. plantarum utilizadas durante 12 semanas en adultos obesos provocaron una reducción del perímetro de la cintura, así como de la grasa total y visceral.

—  B. breve B-3 en adultos preobesos redujo la masa grasa corporal después de 12 semanas.

—  Lactobacillus gasseri BNR17 administrado a adultos obesos durante 12 semanas redujo el tejido adiposo visceral y el perímetro de la cintura.

—  L. plantarum Dad-13 administrado a adultos con sobrepeso durante tres meses redujo el peso corporal y el IMC, además de disminuir los niveles de bacterias Firmicutes y aumentar los de Bacteroidetes.

Acabar con el mito del microbioma

En un momento dado, la investigación se asentó en la idea de que la obesidad está asociada con una proporción alterada de Firmicutes y Bacteroidetes. Sin embargo, un artículo publicado en julio de 2023 en la revista Perspectiva sobre las ideas erróneas sobre el microbioma afirmaba que la conexión es prematura, ya que los datos son escasos y no se ha replicado un supuesto perfil microbiano de la obesidad.

La Dra. Erika La Vella, cirujana bariátrica y especialista en salud intestinal del Art of Bariatrics, dijo que centrarse en especies microbianas específicas ignora la interacción total de la comunidad microbiana, por no mencionar el comportamiento y la genética del huésped.

“Personalmente, tengo un fenotipo de salud muy delgado, pero tengo un perfil de microbioma obesogénico [que favorece la obesidad], así que en realidad no pinta el cuadro completo”, dijo La Vella a The Epoch Times. “Si nos fijamos en todas las cosas de la ciencia básica, que están bombeando los estudios de ratones obesogénicos, y la relación Bacteroidetes-Firmicutes es algo en lo que todo el mundo mantiene su atención.”

Ella sospecha que la relación puede tener más que ver con la dieta, en particular la cantidad de grasa saturada que alguien consume. Un estudio publicado en Nutrients en 2020 llegó a una conclusión similar: es probable que la proporción entre Firmicutes y Bacteroidetes tenga que ver con el comportamiento y no con la masa corporal.

Concluía que las discrepancias “probablemente se deban a muchos factores asociados al estilo de vida, como la dieta, la actividad física, los aditivos alimentarios y los contaminantes, el consumo de antibióticos y la actividad física, entre otros, que influyen en la composición de la microbiota del tracto gastrointestinal.”

Otra asociación que se suele hacer de forma prematura y quizás errónea es que las personas obesas tienen un perfil microbiano menos diverso. Esta conexión se popularizó tras un estudio de 2013 publicado en Science en el que se introdujeron en ratones libres de gérmenes los microbios de cuatro conjuntos de gemelos humanos con un gemelo obeso y otro delgado. No solo los gemelos obesos tenían especies microbianas menos diversas, sino que los grupos de ratones imitaban el mismo peso y comportamiento metabólico de los humanos.

Resulta que no hubo un aumento estadísticamente significativo de la diversidad entre los que tomaron probióticos durante seis meses en el nuevo estudio de Nutrients. Sí se observó que, en general, quienes son obesos o tienen diabetes de tipo 2 presentan una disminución de géneros específicos de Ruminoccoccus, Akkermansia o Haemophilus.

“Realmente no se puede señalar que la obesidad esté causada por un tipo de bacteria. Las bacterias evolucionan a un ritmo mucho mayor del que podemos llegar a comprender, y por eso seguimos viendo cómo se reclasifican”, afirma La Vella.

Por otro lado, intentar mejorar una especie bacteriana puede ser útil. Señaló que la akkermansia tiende a ser mayor en las personas más delgadas y con menos estrés. La akkermansia desempeña un papel antiinflamatorio en el intestino.

Aunque no se encuentra en los alimentos, la Akkermansia prolifera en las dietas ricas en polifenoles. Los polifenoles se encuentran en frutas y verduras, y destacan especialmente en las bayas, las uvas y el té verde.

Estilo de vida: Intervención probada

La Vella sugirió cambios en el estilo de vida, sobre todo en la dieta, para mejorar la población de bacterias comensales en el intestino. Esto incluye comer más fibra y plantas, y reducir la comida rápida, procesada y rica en grasas.

Este enfoque funcionó para Kimberly Kull. Era clínicamente obesa y sabía que su salud intestinal estaba afectada por sus movimientos intestinales irregulares. También asoció la inflamación de sus articulaciones con su dieta. Al principio probó con probióticos, que molestaban a su intestino, y con yogur, aunque no tuvo en cuenta que los azúcares añadidos anulaban cualquier beneficio potencial.

“Te tragas el marketing y crees que las cosas son sanas cuando no lo son”, dice Kull. “Noté una correlación entre los alimentos procesados y cómo me sentía”.

Así que mejoró su dieta con algunos productos básicos y finalmente perdió 80 libras. En concreto, aumentó las proteínas, dejó la comida rápida y los alimentos procesados y eliminó todo el azúcar (y los edulcorantes artificiales) excepto la fruta. Cuando hizo una dieta de eliminación durante un par de semanas y practicó el ayuno intermitente, sus resultados fueron aún más notables.

Kull recuperó parte de su peso después de que su marido perdiera su trabajo de 36 años a principios de este año. Lo achaca al estrés y a la imposibilidad de permitirse alimentos ecológicos. Pero ahora que él ha encontrado un nuevo trabajo, Kull ha vuelto a comprometerse a comer alimentos de mejor calidad y está trabajando con un médico funcional para tratar las deficiencias nutricionales.

“Siempre pierdo peso cuando estoy comiendo más limpio, incluso cuando estoy comiendo más calorías”, dijo. “Siento que se me pasa cuando como mejor”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.