Ex jefe de policía chino fue ejecutado por soborno y asesinato

28 de Mayo de 2017 Actualizado: 28 de Mayo de 2017

Hace dos años, un hombre chino de unos 60 años apuñaló y disparó contra una joven, supuestamente su amante, y luego quemó su cuerpo. Tras la investigación, la policía encontró dos armas y 49 balas escondidas en su poder, y unos 90 detonadores explosivos en su oficina, según medios de comunicación estatales chinos.

El hombre era un antiguo jefe de policía.

Hoy, este jefe jubilado de la policía de Mongolia Interior, Zhao Liping, fue condenado a muerte por corrupción y asesinato, informaron medios de comunicación estatales chinos.

Zhao, de 66 años, es el primer funcionario de alto nivel que fue ejecutado desde el lanzamiento de la campaña anti-corrupción del líder chino Xi Jinping en 2013.

Zhao fue declarado culpable de asesinato, soborno y posesión ilegal de armas de fuego y explosivos en noviembre pasado por un tribunal de Taiyuan, capital de la provincia de Shanxi, en el norte de China, según un comunicado del Tribunal Popular Supremo de China. Él apeló, pero la alta corte de la provincia de Shaanxi afirmó la sentencia de muerte.

Cuando Zhao estaba en el cargo, había aceptado sobornos por un total de 23,68 millones de yuanes (3,45 millones de dólares) entre 2008 y 2010, según medios estatales chinos. No está claro si se negó a aceptar sobornos durante los primeros tres años de su mandato como jefe de policía, a partir de 2005, o si los medios de comunicación estatales chinos simplemente excluyeron esas transgresiones.

Antes de su retiro, Zhao Liping encabezó la oficina de seguridad pública de Mongolia Interior, un importante distrito minero en el norte de China que limita con Rusia y Mongolia, entre otras funciones oficiales.

Zhao también fue responsable de crímenes contra los derechos humanos. La Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong, una organización no gubernamental estadounidense, enumera a Zhao como uno de los principales responsables del encarcelamiento y tortura de gran número de practicantes de Falun Gong en Mongolia Interior.

La persecución a Falun Gong, una tradicional disciplina espiritual china, fue lanzada por el ex jefe del Partido Comunista Jiang Zemin en julio de 1999. Cientos de miles de practicantes en China siguen estando detenidos, donde son frecuentemente maltratados y torturados.

Zhou Caixia, practicante de Falun Gong en la ciudad de Chifeng, Mongolia Interior, fue secuestrada por las fuerzas de seguridad a principios de 2003. Mientras estuvo detenida, la policía la golpeaba repetidamente y la colgaba de las esposas a un aro de baloncesto durante varias horas. Murió a causa de la tortura al cabo de unos días de su llegada a la prisión de Baoanzhao en Mongolia Interior, según informes sobre Minghui, un centro de información de primera mano sobre la persecución.

En un informe en línea, Minghui dice que Zhao Liping fue cercano al deshonrado zar de seguridad Zhou Yongkang, quien presidió un masivo aparato de seguridad hasta su purga en 2014.

TE RECOMENDAMOS