EXCLUSIVA: CDC admiten que dieron información falsa sobre el monitoreo de la vacuna contra COVID-19

Por Zachary Stieber
11 de Agosto de 2022 1:55 PM Actualizado: 11 de Agosto de 2022 3:38 PM

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos están admitiendo que dieron información falsa sobre el monitoreo de la vacuna COVID-19, incluyendo la afirmación imprecisa de que se llevó a cabo un cierto tipo de análisis durante un año antes de que realmente lo hicieran.

La información falsa se transmitió en las respuestas a las solicitudes respaldadas por la Ley de Libertad de Información (FOIA) sobre los resultados del monitoreo de seguridad de las vacunas y después de que los CDC afirmaran que las vacunas contra COVID-19 están siendo sometidas “al monitoreo de seguridad más riguroso de la historia de Estados Unidos”.

“Los CDC revisaron varias solicitudes FOIA y como resultado de su revisión, los CDC están emitiendo correcciones para la siguiente información”, dijo una portavoz de los CDC a The Epoch Times en un correo electrónico.

Ningún empleado de los CDC proporcionó intencionadamente información falsa y ninguna de las respuestas falsas se dio para evitar los requisitos de información FOIA, añadió la portavoz.

Inflamación del corazón

The Epoch Times presentó en julio una solicitud bajo la ley FOIA, o una solicitud de información no pública dirigida a los CDC para obtener todos los informes de un equipo formado para estudiar la inflamación del corazón después de la vacunación mediante el análisis de los informes del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), un sistema gestionado por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU..

Los CDC no solo dijeron que el equipo no realizó ninguna extracción de datos o informe hasta octubre de 2021, sino que “en ese momento no se conocía una asociación entre la miocarditis y la vacunación con ARNm COVID-19”.

Esa afirmación era falsa.

Los ensayos clínicos de las vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna no detectaron ni miocarditis ni pericarditis, dos tipos de inflamación del corazón. Pero en abril de 2021, el ejército de Estados Unidos estuvo dando la alarma sobre la inflamación del corazón después de la vacunación y en junio de 2021, los CDC reconocieron públicamente un vínculo.

Los CDC previamente corrigieron la declaración falsa, pero no dijeron si sus equipos habían analizado alguna vez los informes del VAERS.

“En referencia a la extracción de datos de miocarditis de los informes VAERS-este proceso comenzó en mayo de 2021 y continúa hasta esta fecha”, dijo la portavoz de los CDC en un correo electrónico.

Los CDC aún no han publicado los resultados de los análisis.

Minería de datos

Los CDC prometieron en enero de 2021 que realizarían un tipo específico de análisis de exploración de datos conocido como minería de datos de los informes del VAERS llamado Proportional Reporting Ratio (PRR). Pero cuando Children’s Health Defense, una organización sin ánimo de lucro, pidió los resultados, los CDC dijeron que “los CDC no realizaron el PRR” y que la minería de datos “está fuera del ámbito de la agencia”.

Cuando se le pidió una aclaración, el Dr. John Su, que dirige el equipo VAERS de los CDC, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que los CDC comenzaron a realizar el PRR en febrero de 2021 “y continúan haciéndolo hasta la fecha”.

Los CDC dicen ahora que tanto la respuesta original como la declaración del Dr. Su son falsas.

La agencia no comenzó a realizar el PRR hasta el 25 de marzo de 2022, dijo la portavoz de los CDC. La agencia dejó de realizarlo el 31 de julio de 2022.

La portavoz dijo que se “interpretó mal” tanto a Children’s Health Defense como a The Epoch Times.

Children’s Health Defense pidió el PRR que los CDC habían realizado desde el 1 de febrero de 2021 hasta el 30 de septiembre de 2021. The Epoch Times preguntó si la respuesta a la solicitud era correcta.

La portavoz dijo que los CDC pensaban que la “extracción de datos” se refería únicamente a la extracción de datos empírica bayesiana (EB), un tipo diferente de análisis que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) había prometido realizar de los registros de VAERS.

“La noción de que los CDC no se dieron cuenta de que estábamos preguntando por el PRR, sino solo por la minería de datos en general, simplemente no es creíble, ya que nuestra solicitud de FOIA mencionaba específicamente el PRR y su respuesta también mencionaba que no hacían el PRR. No dijeron ‘minería de datos en general'”, dijo por correo electrónico Josh Guetzkow, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien ha estado trabajando con Children’s Health Defense.

“Tampoco hay ninguna razón creíble por la que hayan esperado hasta el 31 de marzo de 2022 para calcular el PRR, a menos que fuera en respuesta a nuestra FOIA inicial presentada en diciembre de 2021, que fue rechazada el 31 de marzo de 2022, el mismo día que dicen que comenzaron sus cálculos. Esto significa que los CDC no estaban analizando el VAERS en busca de señales de seguridad de alerta temprana durante más de un año después de que comenzara la campaña de vacunación, lo que sigue contando como un fracaso significativo”, añadió el profesor Guetzkow.

Los CDC tampoco han publicado los resultados del PRR. “Los resultados del PRR fueron en general consistentes con la minería de datos EB, no revelando ninguna señal de riesgo de seguridad inesperada adicional. Dado que se trata de una técnica de extracción de datos más sólida, los CDC seguirán confiando en la extracción de datos EB en este momento”, dijo la portavoz de la agencia.

La FDA informó a The Epoch Times de que ha llevado a cabo la extracción de datos EB, pero la agencia se negó a compartir los resultados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.