EXCLUSIVA: El PCCh ordena a funcionarios que resten importancia al brote de virus, según un informante

Por Alex Wu
28 de Noviembre de 2023 4:13 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2023 4:14 PM

Mientras muchos chinos declaran sentirse enfermos y solicitan asistencia médica —lo suficiente para incitar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a recabar datos del Partido Comunista Chino (PCCh) en el poder— el PCCh está decidido a controlar la información sobre el COVID-19 que sale de China al mundo exterior, según un informante.

El informante, que conoce las conversaciones mantenidas en las altas esferas del PCCh en Zhongnanhai, el complejo del liderazgo del partido, ha revelado en exclusiva a The Epoch Times que el líder del PCCh, Xi Jinping, ha ordenado a los funcionarios que resten importancia a la información sobre el actual brote de enfermedades respiratorias en China y que eviten el término “COVID-19”.

Según numerosos reportajes chinos, las infecciones se han extendido rápidamente entre los niños de China, y ahora se han extendido a los adultos, desbordando muchos hospitales. La demanda de atención médica es tan alta que Beijing ha reabierto un hospital improvisado para hacer frente al creciente número de casos, dicen también los reportes.

Yang Qing (que utiliza un seudónimo por motivos de seguridad) trabaja en Beijing y está vinculado a la Oficina General del Comité Central del PCCh y al ejército. El informante dijo a la edición en chino de The Epoch Times el 26 de noviembre que las autoridades han recibido órdenes de Xi de referirse al brote de enfermedad respiratoria grave como “infecciones de neumonía por micoplasma”, que es frecuente en los niños, u otras infecciones que no son COVID-19, como “gripe”.

También se ha ordenado a los expertos del PCCh que insistan ante la opinión pública en los puntos de discusión de la línea del partido, que estipula que la actual oleada de infecciones es causada por diversos virus conocidos y no por una mutación del COVID-19, dijo Yang. También se ha dicho a los medios de comunicación nacionales de China que no pueden centrarse en la epidemia, añadió Yang.

“Por supuesto, los medios de comunicación pueden emitir algunos consejos de sentido común sobre cómo prevenir la gripe, pero sólo pueden dirigirse a las infecciones infantiles; no pueden mencionar las infecciones de adultos, ya que deben prestar atención a la ‘retórica'”.

Las autoridades del PCCh también tomarán medidas para impedir que los medios de comunicación extranjeros entrevisten e informen sobre el brote, dijo Yang sobre Xi y las directivas del partido.

Yang explicó que el liderazgo del PCCh está particularmente nervioso por esta ola de infecciones porque coincide con el primer aniversario del Movimiento del Libro Blanco, desencadenado el 24 de noviembre del año pasado por un incendio mortal en una comunidad residencial en Urumqi, Xinjiang, que mató al menos a 10 personas e hirió a muchas más que quedaron atrapadas en el interior debido a la draconiana política de encierro por el COVID-19 del PCCh.

En los días posteriores al incendio estallaron protestas masivas, que captaron la atención internacional por la protesta en la calle central de Urumqi, en Shanghái, donde los chinos gritaron las consignas “¡Abajo el Partido Comunista!” y “¡Renuncia Xi Jinping!”. Poco después, el PCCh anunció que ponía fin a su estricta política de cero COVID.

Yang también dijo que la directiva podría ser para asegurar el éxito de las relaciones públicas para la reciente visita de Xi a San Francisco para la Cumbre China-Estados Unidos. “Xi no quiere que este asunto [el brote] se destaque en la escena mundial, y quiere evitar que se utilice para decir que su visita al extranjero fracasó”, dijo Yang.

COVID-19

La Comisión Nacional de Salud del PCCh declaró en una rueda de prensa el 26 de noviembre que, según su seguimiento, la reciente oleada de infecciones respiratorias está causada principalmente por la gripe, y también en cierta medida por rinovirus, infecciones por bacterias micoplasma, el virus respiratorio sincitial, adenovirus, etc. No mencionaba el SARS-CoV-2, causante del COVID-19, que sigue circulando en China y en todo el mundo.

Sin embargo, el SARS-CoV-2 figuraba en el anuncio anterior de los departamentos de salud del PCCh. El 24 de noviembre, el Mecanismo Conjunto de Prevención y Control del PCCh y el Consejo de Estado también emitieron un aviso en el que se enumeraba una “nueva infección por coronavirus” en el título de una notificación sobre la epidemia de múltiples enfermedades respiratorias.

“Recientemente, China abrió la entrada sin visado a varios países. Ahora, hay una epidemia en el país, debe llamarse ‘gripe común’ o algo así. Si se dice que es un brote a gran escala de COVID-19, la gente de otros países no vendría a China”, aladió Yang.

A medida que el brote empeoraba rápidamente, el 24 de noviembre, el Ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh anunció repentinamente que ofrecería la entrada unilateral sin visado a Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España y Malasia a partir del 1 de diciembre.

Cuando el COVID-19, que fue llamado primero “neumonía de Wuhan” en China debido a su origen y síntomas, estalló por primera vez a finales de 2019, el PCCh ocultó la verdad de cómo el virus podría ser transmitido por los seres humanos. Cerró los viajes nacionales dentro y fuera de Wuhan en enero de 2020 debido a la epidemia, pero el régimen continuó permitiendo que la gente saliera de China, acelerando la propagación de COVID, que rápidamente se convirtió en una pandemia mundial.

Los funcionarios de Wuhan admitieron a principios de 2020 que más de 5 millones de personas salieron de Wuhan durante ese tiempo, viajando a países de todo el mundo.

Atracción de la atención internacional

Desde mediados de octubre, muchos niños en China han estado desarrollando neumonía, sufriendo fiebres e incluso mostrando síntomas de pulmón blanco, como se ha visto anteriormente en graves infecciones por COVID-19 en varias regiones de China. Los casos se dispararon aún más en noviembre, infectando a adultos y saturando los hospitales chinos.

Unos niños reciben un goteo intravenoso en las escaleras de un hospital infantil de Beijing el 23 de noviembre de 2023. (Jade Gao /AFP vía Getty Images)

Una notificación de ProMED, un sistema mundial de vigilancia de la salud pública que controla los brotes de enfermedades humanas y animales en todo el mundo, informó el 21 de noviembre de una epidemia de “neumonía no diagnosticada” en niños chinos, lo que alarmó a la OMS y la llevó a enviar una petición oficial a China para que facilitara datos sobre el brote.

Los funcionarios del PCCh respondieron a la petición diciendo que no se habían encontrado “patógenos inusuales o nuevos” y que el brote estaba causado por múltiples patógenos conocidos, al tiempo que negaban que los casos hubieran superado la capacidad hospitalaria global de China.

Sin embargo, a muchos chinos y a otros miembros de la comunidad internacional no les han convencido las garantías de China, dado el legado de encubrimientos del PCCh, incluido el inicio del brote de COVID-19, así como el brote de SARS-CoV-1 de 2002.

Los medios de comunicación internacionales han descrito la nueva oleada de misteriosas neumonías y la respuesta forzada del PCCh como un “deja vu”.

A pesar de que China niega la existencia de nuevos riesgos, países vecinos como India, Vietnam y Taiwán están preocupados y se preparan para una posible propagación si hay nuevas variantes.

Sin embargo, Maria Van Kerkhove, directora en funciones del Departamento de Preparación y Prevención de Epidemias y Pandemias de la OMS, declaró al medio de noticias STAT el pasado viernes que, tras las conversaciones mantenidas con China, cree que la oleada de infecciones en el país no está causada por un nuevo patógeno, sino por el COVID-19, que se está propagando ahora en China después de que muchos pudieran haber evitado la infección durante los dos años de confinamientos impuestos por Beijing.

“Preguntamos sobre las comparaciones anteriores a la pandemia”, añadió Van Kerkhove. “Y las olas que están viendo ahora, el pico no es tan alto como lo que vieron en 2018-2019”, dijo sobre los datos oficiales del PCCh, que han demostrado no ser confiables.

Añadió que la población china se enfrenta ahora a su “primera temporada de otoño-invierno” sin confinamientos.

“Esto no es un indicio de un nuevo patógeno. Es lo que se esperaba. Es lo que la mayoría de los países afrontaron hace uno o dos años”, afirmó.

Colapsa el sistema de pacientes y reabren un hospital improvisado

Además de los numerosos niños infectados en todo el país, de los que cada vez más necesitan un lavado pulmonar o un tratamiento de lavado pulmonar, también se ha informado de la infección de padres, maestros y personal médico.

Un gran número de posteos en las redes sociales chinas informaron que entre 4000 y 5000 personas se agolpaban en el reducido espacio de la clínica nocturna del Departamento de Medicina Interna del Hospital Infantil de Beijing. A primera hora de la mañana, más de 2000 niños seguían esperando tratamiento. Los padres expresaron su preocupación por las infecciones cruzadas entre los niños.

También se reportó en las redes sociales de que, en la tarde del 26 de noviembre, el sistema que registra la lista de espera de pacientes del Hospital Infantil de Beijing colapsó, potencialmente debido a que manejó un número abrumador de pacientes durante muchas semanas.

El 18 de noviembre, el Hospital Infantil de Tianjin atendió a más de 13,000 niños en consultas externas y urgencias, una cifra récord.

El 23 de noviembre, el hospital infantil afiliado al Instituto de Pediatría de la Capital empezó a aumentar el número de servicios integrales de medicina interna, además de los servicios ambulatorios y de urgencias, para aliviar la presión sobre su servicio de urgencias.

Aunque muchos de los pacientes que necesitan atención en los hospitales son niños, también se ha informado que un gran número de personal médico está infectado. Debido a la grave escasez de personal, algunos hospitales han informado de que sus médicos de ortopedia, obstetricia y ginecología han sido trasladados al departamento de pediatría para ayudar a tratar a los niños enfermos.

Niños reciben un goteo en un hospital infantil de Beijing el 23 de noviembre de 2023. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Las autoridades chinas afirmaron que han exigido a las instituciones médicas que amplíen sus horas de servicio para maximizar su capacidad de tratamiento. Sin embargo, los hospitales pediátricos de todo el país, incluidos los de Beijing y Shanghái, ya han superado su capacidad.

El Hospital Universitario de Mujeres y Niños de Beijing también ha reabierto su hospital improvisado que se construyó a principios del brote de COVID-19. El hospital está siendo utilizado para tratamientos intravenosos. Se están utilizando para tratamientos intravenosos.

Wang Huaqing, experto jefe del programa de inmunización del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, declaró a los medios de comunicación chinos que los distintos patógenos prevalecen actualmente en los diferentes grupos de edad de China continental, de 1 a 60 años. La Comisión Nacional de Salud de China ha dicho que el aumento de casos se debe a la superposición de múltiples patógenos respiratorios.

Los expertos médicos de Beijing afirman que la epidemia se está propagando a través de las gotitas y el contacto estrecho, así como por manos y superficies contaminadas, y que es probable que se infecten tanto niños como adultos. Admitieron que no existe ningún medicamento especialmente eficaz para tratar la enfermedad.

Por el contrario, la OMS afirmó en su actualización tras las conversaciones con los funcionarios del PCCh que el patógeno respiratorio común micoplasma pneumoniae, del que destacó que es “una causa común de neumonía pediátrica”, se trata fácilmente con antibióticos.

Con información de Nin Haizhong, Luo Ya y Fang Xiao.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.