EXCLUSIVA: Ex director adjunto del FBI dice que “un puñado en el liderazgo” está politizando el Buró

Por Scott Wheeler
12 de Agosto de 2022 4:54 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 4:54 PM

Análisis de noticias

Años de investigaciones han llevado a los republicanos a denunciar juegos de poder político partidista en el Buró Federal de Investigación y el Departamento de Justicia.

Una redada en la casa del expresidente Donald Trump el 8 de agosto ha agudizado la atención de la nación sobre lo que muchos republicanos han estado alertando durante años: la politización del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) y su brazo policial, la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés). El senador republicano de Iowa, Charles Grassley, ha exigido respuestas sobre la supuesta politización mucho antes de la redada.

“Lamentablemente, un número cada vez mayor de estadounidenses ha perdido la confianza en el FBI debido a su gestión incoherente de las investigaciones políticamente delicadas, su falta de cooperación con las investigaciones legítimas de supervisión del Congreso y su incapacidad para hacer que su propia gente rinda cuentas por su mala conducta”, declaró Grassley a The Epoch Times.

A finales de julio, Grassley envió una carta mordaz (pdf) al fiscal general Merrick Garland y al director del FBI Christopher Wray en la que afirmaba que, si las denuncias que el senador ha recibido de los denunciantes del FBI son ciertas, “el Departamento de Justicia y el FBI están –y han estado– institucionalmente corrompidos hasta la médula”.

Pero no todos están de acuerdo. En una entrevista exclusiva con The Epoch Times, el ex director adjunto de Inteligencia del FBI Kevin Brock dijo que la declaración de Grassley no “se ajustaba a los hechos” y que “es peligroso sembrar en la mente del pueblo estadounidense que el FBI es corrupto”.

Epoch Times Photo
El fiscal general Merrick Garland hace una declaración en el Departamento de Justicia en Washington el 11 de agosto de 2022. (Drew Angerer/Getty Images)

Partidismo en la cúpula

Si bien Brock dijo que las afirmaciones de Grassley sobre el FBI fueron demasiado lejos, también es muy crítico con las acciones de lo que denomina un “puñado en el liderazgo” que, según él, está politizando el Buró y haciendo daño a su imagen.

En respuesta a la redada en la residencia del expresidente Trump en Mar-A-Lago, Brock dijo a The Epoch Times: “El uso de agentes armados para ejecutar una orden de registro invasiva no concuerda con la ofensa de nivel relativamente bajo —para cualquiera— y mucho menos para un ex y posible futuro presidente. La mayoría de los estadounidenses reconocen esta extraordinaria búsqueda como lo que es: un intento de un partido político que controla temporalmente el DOJ para eliminar a un adversario del otro partido”.

Cuando se le preguntó cómo el FBI y el DOJ podrían politizarse, Brock dijo: “Cuando la justicia es capturada por el Partido Demócrata, busca encontrar la criminalidad en la derecha”, mientras que “los republicanos tienen menos apetito” para corresponder.

En una rueda de prensa sobre la redada del 11 de agosto, el fiscal general Merrick Garland confirmó que había aprobado la orden de registro y afirmó además que el Departamento de Justicia había presentado una moción en el Distrito Sur de Florida para desclasificar la orden de registro que se ejecutó. Garland añadió que el departamento no tomó la decisión de solicitar una orden de registro a la ligera.

Epoch Times Photo
El director del FBI, Christopher Wray, testifica durante una audiencia ante el Comité Judicial del Senado en el edificio de oficinas Hart del Senado en el Capitolio en Washington el 4 de agosto de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Casos similares que implican a los demócratas

La redada en el domicilio de Trump en busca de documentos clasificados revela lo que algunos consideran un claro ejemplo de aquello a lo que se refieren Grassley y Brock: una fuerte influencia del Partido Demócrata en el DOJ. Para algunos, la redada en la casa de Trump recuerda a un caso similar.

En 2015, la exsecretaria de Estado y candidata presidencial Hillary Clinton fue investigada por el FBI por ocultar información clasificada en un servidor de correo electrónico no autorizado que tenía en su casa. Durante esa investigación, Clinton borró correos electrónicos que estaban bajo citación. El FBI, que estaba a cargo de la investigación de Clinton, no realizó redadas en ningún momento y permitió a Clinton y a sus abogados negociar qué pruebas entregaría Clinton a la oficina y dictar los términos en los que Clinton sería entrevistada.

Justo antes de que concluyera esa investigación denominada “Examen de mitad de año”, la entonces fiscal general Lorretta Lynch anunció, después de que se revelara que el expresidente Bill Clinton se había reunido con ella en secreto, que había nombrado a un “fiscal de carrera” para que tomara la decisión de si Hillary Clinton sería acusada de un delito.

The Epoch Times ha sabido que el fiscal de carrera que tomó esa decisión fue Richard Scott, entonces jefe adjunto de contrainteligencia, que anteriormente había sido asociado en el bufete de abogados Williams y Connelly, el mismo que representaba a Hillary Clinton en el asunto. En 2018, la exabogada del FBI Lisa Page testificó ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes que el FBI se inclinaba por procesar a Clinton por “negligencia grave” en el manejo de información clasificada en su servidor privado de correo electrónico.

El exdirector del FBI James Comey testifica ante la audiencia del Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU. en el Capitolio de Washington, DC, el 8 de junio de 2017. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

“Por separado, ya sabes, tuvimos múltiples conversaciones con el Departamento de Justicia sobre presentar una acusación por negligencia grave”, dijo Page al comité en julio de 2018. Page pasó a testificar que fue Richard Scott quien tomó la decisión de no acusar a Clinton de un delito. Scott dejó el DOJ en 2018 y no pudo ser contactado para pedirle comentarios.

Más o menos al mismo tiempo que el DOJ decidió no presentar cargos contra Clinton, se estaba abriendo la ahora infame investigación “Crossfire Hurricane” contra el entonces candidato Trump. Aunque los fundamentos de esa investigación han sido desacreditados, la afirmación de que el presidente ruso Vladimir Putin prefería a Trump en lugar de a Clinton es frecuentemente mencionada como un hecho por los demócratas y algunos medios de comunicación. El ex director adjunto del FBI, Brock, no está de acuerdo con esa conclusión, citando los ocho años de Obama y los cuatro años de la secretaria de Estado Clinton de apaciguamiento de Putin.

“Si Putin prefirió a Trump antes que a Clinton es más idiota de lo que se pensaba”, dijo Brock, refiriéndose a una lista de cosas que la Administración Obama hizo para apaciguar a Putin y a Rusia. La lista incluía el “reset” de Clinton con Rusia, la retirada de los sistemas de defensa antimisiles de los aliados estratégicos Polonia y República Checa, la devolución de diez espías rusos en 2010 antes de que el FBI pudiera interrogar al espía durmiente, y ser conciliador tras la invasión rusa de Crimea en 2014.

Brock dice que “a la vista de todo eso está fuera del alcance de la imaginación” que Putin hubiera preferido a Trump.

Piden una reforma en el FBI

Mientras sigue circulando la desinformación sobre Trump, Grassley dijo que altos funcionarios del FBI se desvivieron por clasificar como desinformación extranjera las pruebas de información financiera criminal encontradas en la laptop de Hunter Biden.

“La información proporcionada a mi oficina implica preocupaciones sobre la recepción y el uso por parte del FBI de información despectiva relacionada con Hunter Biden, y la falsa descripción por parte del FBI de las pruebas adquiridas como desinformación”, escribió Grassley en la carta de julio al fiscal general y al director del FBI.

Grassley dijo a The Epoch Times. “El FBI tiene una misión importante, pero necesita credibilidad y confianza pública para poder ejecutar con éxito esa misión”.

Los críticos dicen que la redada del FBI en la finca de Trump ha socavado aún más su credibilidad.

“Para ser tomado en serio, el FBI necesita tomar medidas para ganarse de nuevo esa confianza, pero no he visto mucho interés por parte del buró en hacer de esto una prioridad”, dijo Grassley.

El FBI y el Departamento de Justicia no han devuelto las llamadas en busca de comentarios sobre este reporte.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.