Exclusiva: Presidente tibetano en el exilio dice que hay que entender al Tíbet para entender a China

Por Venus Upadhayaya
03 de Noviembre de 2020
Actualizado: 03 de Noviembre de 2020

NUEVA DELHI, India—El presidente de la Administración Central Tibetana (CTA, también conocida como el Gobierno tibetano en el exilio), el Dr. Lobsang Sangay, dijo a The Epoch Times en una entrevista exclusiva que el mundo debe entender los asuntos del Tíbet para poder entender lo que está sucediendo en la China contemporánea.

“A menos que conozcan el Tíbet, no entenderán completamente a China. Estudien el Tíbet para entender completamente de lo que el Partido Comunista Chino es realmente capaz”, dijo Sangay en un correo electrónico desde su base en Dharamshala, la sede de la CTA.

Sangay asistió a una reunión formal en el Departamento de Estado de los EE.UU. (una iniciativa única en seis décadas) el 15 de octubre, inmediatamente después del nombramiento de Robert A. Destro como coordinador especial para asuntos tibetanos.

Después de llegar a Dharamshala, que está a 300 millas de la capital nacional de la India, Nueva Delhi, Sangay le dijo a The Epoch Times el 29 de octubre que él y Destro hablaron sobre la crítica situación dentro del Tíbet y también sobre el reciente informe sobre los campos de trabajo en el Tíbet.

“También discutimos la importancia de renovar el diálogo entre los enviados de Su Santidad [el Dalai Lama] y el Gobierno chino. Insté al gobierno de EE.UU. y al coordinador especial, Destro, a presionar a China al respecto. También discutimos la rápida aprobación de la Ley de Política y Apoyo al Tíbet 2019 en el Senado”, dijo, mientras estaba en cuarentena después del viaje a Estados Unidos.

El Partido Comunista Chino calificó la reunión entre Sangay y Destro como “una medida destinada a desestabilizar el Tíbet” y Sangay dijo que no le sorprende el comentario del PCCh.

“China debe darse cuenta de que el Tíbet ha sido y es desestabilizado debido a sus políticas represivas. China debe ser capaz de ver que un diálogo constructivo con los enviados de Su Santidad basado en el Enfoque de la Vía Intermedia [MWA] es la única manera de resolver el problema del Tíbet”, dijo Sangay.

“China, durante las últimas seis décadas, no ha logrado la estabilidad y unidad que buscaba con sus políticas represivas. No lo ha logrado en los últimos sesenta años y no lo va a lograr en el futuro a menos que la cuestión del Tíbet se resuelva de forma pacífica”, dijo, y añadió que la cuestión tibetana y el Enfoque de la Vía Intermedia (MWA) ha recibido apoyo bipartidista en el Congreso y del ejecutivo de Estados Unidos.

“Últimamente, el creciente poderío económico de China ha obligado a muchos países y líderes a perseguir intereses económicos por encima de los derechos humanos y la justicia. Sin embargo, los anteriores presidentes de los Estados Unidos, desde George Bush padre, han recibido a Su Santidad el Dalai Lama y han dado prioridad a las cuestiones de derechos humanos, incluida la crítica situación dentro del Tíbet”, dijo Sangay.

Dijo que la CTA ofrecerá “esfuerzos de construcción de la paz” a quien gane las elecciones de Estados Unidos y también buscará ayuda para resolver la cuestión del Tíbet de manera pacífica a través del diálogo basado en la MWA, cuando le preguntaron cómo las elecciones de Estados Unidos afectan a la causa del Tíbet.

El presidente de la Administración Central Tibetana (CTA), Lobsang Sangay (i), con Robert A Destro (centro), el coordinador especial de EE.UU. para asuntos tibetanos, en el Departamento de Estado en Washington, el 15 de octubre de 2020. (Cortesía de la Oficina del presidente de la CTA)

Una China sin liberalización política

Sangay dijo que China cambió económicamente sin “liberalización política”, y espera que después de la COVID-19, todas las naciones democráticas se unan para hacer frente a la amenaza china.

“Las naciones de ideas afines que valoran la justicia, la libertad, la igualdad, y sobre todo las formas democráticas deben unirse para desafiar la amenaza china”, dijo Sangay en un correo electrónico mientras estaba en cuarentena.

Recientemente, en el Simposio de Derechos Humanos de Vaclav Havel sobre China, Sangay había dicho “o transformamos a China o China nos transforma a nosotros”.

Cuando le preguntaron cuán fácil o difícil es transformar a China, Sangay dijo a The Epoch Times: “Definitivamente no va a ser fácil, y el mundo no puede tener la esperanza de que China se transforme. Hoy, más que nunca, el mundo ha aprendido de la manera más dura que China es una amenaza para los derechos humanos y la democracia mundial, entre muchas otras cosas”.

Sangay, que ha estudiado derecho internacional y democracia en la Universidad de Harvard, dijo que China ha estado exportando sus “tácticas de diplomacia de poder blando y poder duro” a otros países democráticos para desarrollar sus propias agendas políticas.

“China en el mundo pos-COVID no va a ser muy diferente de la China en estos tiempos de COVID”, dijo.

“Solo este mes, China ganó un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, a pesar de ser uno de los peores violadores de los derechos humanos del mundo. Incluso en un momento en el cual el mundo está en las garras de la pandemia, China está redefiniendo asiduamente las normas internacionales de derechos humanos y desbaratando todos los esfuerzos que podrían hacer a China responsable de sus crímenes de derechos humanos en su país y en otros lugares”.

Sangay dijo que espera que después de la COVID, el mundo haya aprendido la lección de que el mundo democrático necesita proteger los sistemas transparentes de los regímenes autoritarios como China empleando la libertad de expresión y los medios de comunicación libres.

Tensiones en la frontera entre la India y China

Sangay dijo que la agresión de China en la frontera del Himalaya con la India ha causado tensiones en toda la región.

“Las maniobras agresivas de China se están sintiendo y presenciando en todo el mundo. El tipo de agresión que vimos esta vez en la frontera es muy preocupante”, dijo Sangay. “Ya he dicho esto antes y lo repito, esta no es la primera agresión militar y no será la última”.

Sangay dijo que la India ha sido cordial con China a pesar de la continua agresión e intrusiones en la frontera, y que China nunca ha correspondido este trato.

Dijo que después del sangriento y “desafortunado” evento en la frontera entre India y China en Galwan el 15 de junio, la India tuvo que tomar medidas duras porque China no le dejó otra opción a la India.

“Lo más importante es una política renovada y robusta que asegure la reciprocidad en todos los tratos con China y la construcción de una asociación estratégica con naciones de ideas afines, eso es un paso en la [buena] dirección”, dijo, y añadió que todas las naciones después de la pandemia deben reflexionar seriamente sobre el liderazgo de China en el orden mundial.

“Todas las naciones deben hacerse esta pregunta: ¿Estamos preparados para arriesgarnos a otra crisis sanitaria mundial?”

“Esperemos que para el final de esta pandemia, el mundo haya aprendido la lección de que los sistemas democráticos y transparentes con libertad de expresión y medios de comunicación libres deben ser protegidos de los regímenes autoritarios para que los países del mundo libre puedan juntos conquistar con éxito cualquier pandemia o crisis futura”, dijo Sangay.

Dijo que los tibetanos han trabajado persistentemente para fortalecer la causa del Tíbet en los últimos seis decenios y que esto continuará después de la COVID también.

“Nuestras prioridades siempre han sido resolver la cuestión del Tíbet mediante un diálogo constructivo y ser testigos del legítimo retorno de Su Santidad al Tíbet. Y será nuestra prioridad ahora y hasta que se manifieste a pesar de los desafíos que podamos encontrar”, dijo Sangay.

Siga a Venus en Twitter: @venusupadhayaya


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Reciben extraña medicina en cuarentena forzada; Brasil contra vacuna china | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS