EXCLUSIVA: Órgano de vigilancia insta a investigar la información errónea de los CDC y NIH

Por Zachary Stieber
10 de Mayo de 2023 10:28 AM Actualizado: 10 de Mayo de 2023 10:28 AM

El gobierno de Estados Unidos, de Joe Biden, debería investigar las violaciones de la integridad científica cometidas por funcionarios que hicieron afirmaciones falsas o engañosas sobre COVID-19 y otros asuntos, afirma un órgano de vigilancia en una nueva carta.

Varios funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, por ejemplo, afirmaron falsamente que COVID-19 era una de las cinco principales causas de muerte infantil, y hasta la fecha no han corregido la información.

En otro caso, un alto funcionario de los Institutos Nacionales de Salud afirmó que las vacunas contra COVID-19 proporcionaban definitivamente una mejor protección que la inmunidad que se disfruta tras recuperarse de COVID-19, citando un documento de los CDC no revisado por pares, a pesar de que muchos otros estudios demostraban lo contrario.

La información errónea viola las directrices de integridad científica del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y sus oficinas, que incluyen los CDC y los NIH, según afirma el órgano de vigilancia Protect the Public’s Trust (PPT) en una carta del 9 de mayo.

El grupo de vigilancia insta a la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca a que adopte medidas para evitar que se produzcan infracciones en el futuro.

“A pesar de la exhaustiva documentación y de las pruebas contenidas en las denuncias del PPT, no hay indicios de que el HHS haya tomado medidas apropiadas para corregir las infracciones pasadas o evitar que se produzcan en el futuro”, escribió Michael Chamberlain, director del PPT, a Arati Prabhakar, directora de la Oficina de Política Científica y Tecnológica, y a Alondra Nelson, subdirectora de la oficina.

“En consecuencia, el PPT llama su atención sobre la negativa del HHS, durante años, a cumplir los mandatos de integridad científica del presidente Biden, para que el público estadounidense pueda estar seguro de que estos problemas se corregirán y de que sus instituciones públicas estarán a la altura de los altos estándares que profesan”, añadió Chamberlain.

En los últimos meses, Protect the Public’s Trust (PPT), que se describe a sí mismo como un órgano de vigilancia no partidista con el objetivo de ayudar al gobierno a ser imparcial y libre de conflictos de intereses, envió documentación sobre las infracciones a funcionarios de la administración, incluidas pruebas de que la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, y otros funcionarios de los CDC dijeron falsamente al público que COVID-19 era una de las principales causas de muerte infantil.

El estudio preliminar que citaron fue corregido desde entonces, pero los funcionarios no han notificado al público que la información que transmitieron no era exacta.

Uno de los médicos que transmitió la información falsa afirmó en correos electrónicos obtenidos por The Epoch Times que “incluso 1 muerte por COVID que se pueda prevenir es demasiada, independientemente de cómo se cuente”.

“El uso por parte de los CDC de un estudio inexacto, la referencia repetida a estadísticas falsas y la negativa señalada a corregir adecuadamente el registro reflejan un desprecio por los principios básicos de la integridad científica y el derecho del pueblo estadounidense a tomar decisiones informadas por sí mismos sobre la base de la mejor información disponible”, escribió Chamberlain.

En otro ejemplo, los CDC reconocieron haber ocultado datos que tenían sobre COVID-19, por temor a que fueran “malinterpretados como que las vacunas eran ineficaces”.

Los CDC también recomendaron las vacunas contra COVID-19 para niños pequeños, a pesar de que los datos de los ensayos clínicos muestran un mayor número de efectos adversos graves en el grupo vacunado con Moderna, así como una eficacia inferior y niveles inciertos de protección en el grupo vacunado con Pfizer. Esto indica que la recomendación de los CDC se basó en “razones políticas y no científicas”, afirma la nueva carta.

Los CDC tampoco incluyeron los efectos adversos identificados como posiblemente provocados por las vacunas contra COVID-19 de las encuestas enviadas a las personas vacunadas, lo que constituye una infracción de las directrices de integridad, afirma el órgano de vigilancia.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) también infringió las políticas al exagerar el riesgo del vapeo, según la carta, lo que provocó el rechazo de lo que se había convertido en una forma para dejar de fumar cigarrillos.

Las agencias y la Casa Blanca no respondieron a las peticiones de comentarios.

“Los funcionarios de nuestro gobierno siempre afirman que ‘siguen la ciencia’. Sin embargo, hemos documentado varios casos en los que el HHS ha ignorado sus principios de integridad científica en aparente servicio a una agenda política”, dijo Chamberlain a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Los incidentes que hemos documentado son emblemáticos de las acciones y decisiones que han llevado a la rápida disminución de la confianza en los funcionarios de salud pública. Sin embargo, ni el HHS ni la Oficina de Política Científica y Tecnológica (OTSP), encargados de mantener las exigentes normas de integridad científica de la Administración Biden, han considerado oportuno emprender ningún tipo de autorreflexión, sino que han optado por darse palmaditas en la espalda mientras la fe y la confianza del público en estos funcionarios continúa su espiral descendente”, agregó Chamberlain. “Nosotros esperamos que, al poner estas quejas en conocimiento de la OTSP, pueda iniciarse una necesaria introspección y potencialmente incluso una investigación”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.