Exclusivo: Beijing le da la espalda al líder de Hong Kong

08 de Noviembre de 2016 Actualizado: 08 de Noviembre de 2016

HONG KONG— Leung Chun-ying, el Jefe ejecutivo de Hong Kong no está en buenos términos con el líder chino y casi con seguridad no será apoyado para un segundo mandato en las próximas elecciones de marzo, según se ha enterado La Gran Época.

La fuente- un individuo con información confiable sobre las delicadas operaciones políticas entre China y Hong Kong- dijo que los integrantes de la administración de Xi Jinping en Beijing se han unido para oponerse a un segundo mandato de Leung por otros cinco años el año entrante. También afirmó que “virtualmente no tiene chance de ser reelegido”. Y agregó “no se le permitirá quedarse y no hay forma de que se quede”.

Los candidatos para el puesto de Jefe ejecutivo de Hong Kong intentan típicamente buscar cierta aprobación de Beijing; la última ronda de elecciones está programada para fines de marzo de 2017.

La fuente afirma que una de las razones de la frialdad con Leung se relaciona estrechamente con el nombramiento de “líder central” al secretario general del Partido Comunista Xi Jinping, luego de un cónclave la última semana de octubre. Desde que asumió el puesto mayor en 2012, Xi ha estado purgando al partido de elementos de Jiang y consolidando su poder. La ascensión de Xi a la posición de líder supremo envía el mensaje de que la fuerza del líder central anterior, el ex jefe del partido, Jiang Zemin está menguando.

Es de conocimiento general que Leung forma parte de la facción de Jiang, a través de su asociación con Zeng Qinghong, la mano derecha de Jiang y el ex vicepresidente chino.

Leung Chun-ying, una figura poco popular entre la gente de Hong Kong supervisó una serie de incidentes tumultuosos que han frustrado el liderazgo de Xi Jinping, indicó la fuente.

Poco después de llegar al poder en 2012, su administración introdujo una forma de educación “nacional” junto con guías enviadas por Beijing. Muchos hongkonenses percibieron esto como un intento de adoctrinamiento comunista, y decenas de miles marcharon en las calles en protesta.

En 2014, la policía de Hong Kong disparó 87 latas de gas lacrimógeno hacia una protesta fuera del gobierno central, lo que provocó una ocupación de las calles que duró 79 días, por decenas de miles de jóvenes.

En años recientes, Leung intentó usar elementos pro independencia en la ciudad, aunque la mayoría de los hongkonenses no apoyan una soberanía de Hong Kong.

Según la misma fuente, la gota que derramó el vaso para el liderazgo de Xi Jinping sobre Leung Chun-ying fue cuando el gobierno de Hong Kong impidió a la emisora neoyorquina de idioma chino New Tang Dynasty Television (NTD) realizar su competición de danza clásica china en la ciudad.

“Leung hizo lo imposible por bloquear una actuación cultural apolítica” dice la fuente. “Esto causó revuelo en Zhongnanhai”, oficina central y residencia de los líderes máximos del régimen chino, así como el asentamiento pro Beijing en Hong Kong.

En julio de este año, dos teatros de Hong Kong que habían firmado contrato con NTD (un canal de televisión que pertenece al Epoch Media Group, al cual también pertenece La Gran Época) canceló abruptamente el acuerdo luego de volverse tema de intensa presión política. Los grupos de choque del Partido Comunista conectados con la red subterránea de Jiang Zemin en Hong Kong también acosaron y entorpecieron los esfuerzos de NTD para promocionar la competencia de danza.

Sin lugar para el evento, NTD se vio forzada a reubicar la competición de danza en la cercana Taiwán. El gobierno de Hong Kong fue repudiado por legisladores locales, el Congreso de EE. UU. y por miembros del Parlamento Europeo.

“El actual liderazgo chino, no dejará que Leung Chun-ying cause problemas en Hong Kong otra vez” dijo la fuente. “No sólo no será reelecto, sino que también se ocupará de él”.

La sorpresiva cancelación de un viaje del líder de Hong Kong a Beijing parece corroborar el análisis de la fuente.

Leung tenía originalmente planeado asistir a la ceremonia de apertura de un simposio económico Beijing-Hong Kong con el ex alcalde de Beijing, Wang Anshun el 3 de noviembre, pero anunció el 31 de octubre que no iría. Un día antes del anuncio, Wang había renunciado a la alcaldía- según se dice– por un puesto estatal como experto, un puesto mucho menos prestigioso y con menos poder. Según el periódico chino en el extranjero World Journal, Wang es también un protegido de Zeng Qinghong y por lo tanto ligado con la red política de Jiang Zemin.

“La gente dentro del Partido Comunista sabe de la actitud del líder del partido hacia Leung”, dice la fuente. Y Leung sabe que no será bien recibido en Beijing. Leung también teme que la prensa se entere y publique que no ha podido asegurarse un respaldo de Beijing para su reelección en Hong Kong, indicó la fuente.

La información también siembra dudas sobre los recientes rumores de que la legislatura servil del régimen chino, el Congreso Nacional del Pueblo, controlado por un rival político de Xi Jinping, intentará intervenir en un importante y oscuro proceso judicial en Hong Kong.

Varios medios de Hong Kong han informado que la falsa legislatura del régimen chino intentará interpretar la Ley Básica, la mini constitución de Hong Kong cuando se reúna el 3 de noviembre, en relación al caso que involucra a dos nuevos miembros de Consejo Legislativo de Hong Kong que convirtieron la ceremonia de juramento en una protesta contra China. Si el CNP hace esta interpretación, impedirá que la suprema corte de Hong Kong revise el caso.

Si la legislatura china realiza la interpretación, será la quinta acción de este tipo desde la entrega de los británicos en 1997. Estas interpretaciones son siempre controvertidas porque les recuerda a los hongkonenses que están gobernados en última instancia, por la China comunista.

Leung había sugerido previamente que le pediría a Beijing involucrarse en el caso, lo cual hizo enojar a miembros del establishment legal de Hong Kong, que ve el pedido de Leung como un acto de socavar el poder judicial de Hong Kong.

Sin embargo, el Diario Sing Pao, un diario pro Beijing que se cree habla a favor de Xi, afirma en un informe del 2 de noviembre que las especulaciones sobre la interpretación del CNP “no son ciertas”. El día siguiente, Sing Pao escribió que las interpretaciones del CNP son un “asunto serio” y no aisladas en una “caja negra”. Sing Pao concluye el artículo recordando al miembro del Comité Permanente del Politburó, Zhang Dejiang, de la reciente condena de Xi de conspirar en “intrigas y camarillas” entre un “muy pequeño grupo” de cuadros de elite y le pidió a Zhang que “preste atención”.

Si Leung realmente está siendo dejado de lado por el liderazgo chino, sería poco probable que el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo emita una controvertida interpretación luego de su reunión el 3 de noviembre.

En el caso de que sí se emita tal interpretación, eso sugeriría que los elementos de la red de Jiang Zemin que aún quedan en altos puestos, (en este caso, Zhang Dejiang jefe del CNP y supervisor de Hong Kong), estarían intentando una represalia contra Xi Jinping por su candente campaña anticorrupción que ha encarcelado tantos cómplices de Jiang.

Zhang causó problemas en el pasado. En 2014, un informe en Hong Kong publicado por la legislatura dirigida Zhang, despertó fuertes emociones en Hong Kong, dando comienzo al Movimiento de los Paraguas.

TE RECOMENDAMOS