Exempleado de Huawei revela el verdadero poder del gigante chino de telecomunicaciones

Cuando Huawei sea derrotado, el régimen chino estará cerca del colapso total porque Huawei es su último bastión
Por Olivia Li
14 de Diciembre de 2019 Actualizado: 14 de Diciembre de 2019

Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones, logró una mala reputación en todo el mundo tras publicarse información online sobre un exempleado de Huawei. Otro exempleado también había compartido sus experiencias con The Epoch Times el 5 de diciembre.

Jin Chun obtuvo una Maestría en Ciencias de la Computación en Irlanda y trabajó para Huawei en la investigación de big data durante tres años antes de dejar la compañía en abril de este año. Dice que Huawei es en realidad un agente del régimen comunista chino, una unidad militar que combina actividades comerciales, espionaje, inteligencia y robo de tecnología en sus operaciones diarias.

Los que denuncian son enviados a prisión y torturados

Li Hongyuan, que trabajó para Huawei durante 13 años, fue despedido y encarcelado injustamente durante ocho meses tras intentar exponer la corrupción que había dentro de la empresa. Su historia se volvió viral en las redes sociales de China.

Según Jin, hay muchas más víctimas que fueron igualmente perjudicadas por Huawei. La mayoría de ellos optaron por guardar silencio porque si hablaban, nada cambiaba y pagarían un alto precio.

“En China, ni siquiera la Corte Suprema castigará a Huawei cumpliendo la ley”, dijo Jin.

Excompañeros de Huawei le dijeron que algunos empleados de Huawei tienen conocimiento de secretos muy importantes de Huawei y que tienen absolutamente prohibido divulgarlos.

Según Jin, varios empleados han intentado revelar que Huawei estaba vendiendo equipos en Irán. Su evidencia incluía visas de entrada otorgadas por Irán y registros de pago de un subsidio de 100 dólares por día que recibieron mientras trabajaban allí. Pero la policía china y el sistema judicial no tratan estos casos abiertamente, ya que son considerados secretos de estado.

“Esos empleados fueron enviados a prisión acusados de extorsión y torturados hasta que prometieron no revelar ningún secreto después de ser liberados. Esto explica por qué ninguna de esas víctimas de Huawei presenta denuncias contra la policía, sino que solo expresan su enojo contra Huawei”, agregó.

Conexión con el Ministerio de Seguridad de China

Jin dijo que el mayor problema con Huawei es su conexión con el Ministerio de Seguridad de Estado chino. En la superficie, Huawei es una entidad comercial, pero no es tan simple como parece.

“Algunos dicen que Huawei está controlado por el Partido Comunista Chino (PCCh). Yo diría que es [parte del] propio PCCh. Eso es obvio”, afirmó.

“Por lo tanto, es imposible que Huawei tenga un conflicto de intereses con el PCCh. Varios de los principales líderes de la compañía provienen de organismos gubernamentales del PCCh, ya sea del Departamento de Estado Mayor del ejército chino o del Ministerio de Seguridad de Estado. Ese es precisamente el trasfondo de Huawei. La compañía definitivamente representa la voluntad del PCCh”.

El 22 de noviembre, el Centro de Investigación de Huawei en Beijing, la principal filial que controla las tecnologías básicas, anunció un gran cambio en su equipo de alta dirección. El exvicepresidente Ren Zhengfei, el expresidente y representante legal Sun Yafang, los exdirectores Xu Wenwei, Xu Zhijun y Guo Pingping renunciaron. Tian Xingpu, en un primer momento jefe del Centro de Investigación, se convirtió en el nuevo director y asesor legal.

Jin explicó que Ren y los otros exejecutivos son obviamente parte del sistema de inteligencia del PCCh, y sus identidades fueron expuestas. Por lo tanto, el PCCh tuvo que sustituirlos por personas desconocidas.

Según Jin, hay tres razones por las que Huawei fue enormemente rentable. En primer lugar, por el apoyo del régimen comunista chino; en segundo lugar, porque son diversos monopolios; y en tercer lugar, por la adopción de un sistema de gestión utilizado por las empresas estadounidenses.

“Por lo tanto, se ha convertido en una de las empresas más exitosas de todas las del PCCh”, agregó.

En términos de tecnología e inteligencia, Huawei es “competente y muy poderoso”, dijo Jin, señalando que la compañía ha contribuido a la iniciativa china ” La Franja y la Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés), y ayudó al régimen chino a desarrollar productos de alta tecnología como el reconocimiento facial, que involucra varios aspectos de la criptografía.

Además, Huawei adoptó ciertos aspectos de la gestión de estilo occidental, como las de IBM y el KGB de la ex Unión Soviética. Los edificios de la empresa están divididos en zonas de color: azul, verde, amarillo y rojo, siendo el rojo el mejor clasificado. Se prohíbe a los empleados comunicar o compartir datos con personas de otras zonas. Para acceder a los datos de otra zona, un empleado necesita primero obtener permiso.

Recopilación de datos personales

Jin reveló que Huawei no solo monitorea a los ciudadanos chinos que viven en China, sino que también recopila información de ciudadanos chinos que residen en el extranjero.

Por ejemplo, IMEI (Identidad Internacional de Equipo Móvil) es un código de 15 o 17 dígitos que identifica de forma única a cada teléfono móvil. Huawei lleva un registro de los códigos IMEI de los chinos en el extranjero para recopilar información personal del propietario, como la dirección, la profesión y sus conexiones sociales.

Jin dijo que en algunos países occidentales, como Estados Unidos, Japón y muchos países europeos, está prohibido por ley recopilar información de los códigos IMEI, pero Huawei aún así lo hace en estos países.

Además, Huawei ha ayudado a algunos países africanos y de Europa Oriental, entre ellos Rumania, con varios proyectos de vigilancia y según se afirma, también cooperó con Deutsche Telekom AG de Alemania en un proyecto de adquisición de datos.

“Los ejecutivos de la compañía nos dijeron que los proyectos de vigilancia son todos legalmente permitidos. Debe ser pura mentira”, dijo Jin.

La especialidad de Jin es el análisis de big data, por lo que el departamento en el que trabajó se enfocó en analizar los gustos, preferencias y personalidades de las personas, así como sus patrones de gastos futuros previstos.

En otras palabras, Huawei no solo utiliza sus tecnologías de vigilancia y análisis de datos para ayudar al Ministerio de Seguridad de Estado de China a controlar a la población china, sino que también obtiene beneficios mediante el estudio de los hábitos de consumo.

“No es fácil lograr todo esto”, explicó Jin. “En primer lugar, el análisis de datos necesita sacar mucha información privada y conocer los hábitos de gasto de la persona. El sistema es capaz de hacer ciertas predicciones. Cuando la persona de repente hace algo fuera de lo predecible, el sistema tratará de analizar: ¿aprendió esta persona a romper el cortafuegos de Internet? ¿Se convirtió en un espía extranjero? Es muy difícil, pero mi departamento fue capaz de hacer análisis precisos”, dijo.

No hay mucha innovación, hay sobre todo plagio

Poco después de que Jin se unió a Huawei, descubrió que era muy diferente de la noción que tenía de una compañía decente de alta tecnología.

“Muchas de las llamadas innovaciones fueron plagiadas. De hecho, Huawei no tiene mucha innovación. La mayoría de las veces, la compañía simplemente toma los caminos por los que andan los demás y obliga a sus competidores a ir un callejón sin salida. Huawei es capaz de hacer eso porque está respaldado por la mano dura del aparato estatal: todo el sistema judicial siempre está del lado de Huawei. Al final, todas las patentes pertenecen a Huawei, incluso las invenciones de otras compañías incluso se convierten en propiedad intelectual de Huawei. Así es como Huawei se convirtió en la compañía de tecnología informática (TI) número uno en China”.

Según Jin, el año pasado, un empleado del Centro de Investigación de Huawei de Nanjing informó a los altos directivos de la filial que un equipo del proyecto afirmaba haber desarrollado una nueva herramienta que en realidad fue plagiada por la Comunidad de Software de Código Abierto de China. Los gerentes que recibieron su carta se vengaron de él y casi lo echan de la empresa. Toda la compañía lanzó entonces una intensa propaganda, utilizando pretextos para defender el nuevo desarrollo como original.

Horario de trabajo agotador y ambiente de trabajo hostil

Huawei proclama sin vergüenza que la compañía adora y adopta un ambiente de trabajo agresivo y despiadado conocido como la “cultura del lobo”.

Jin dijo que prefiere llamarlo “cultura del perro lobo” porque los empleados trabajan como perros todos los días, y la compañía los anima a que se denuncien y se intimiden unos a otros.

Fuerzan a los empleados a renunciar utilizando locos horarios de trabajo 

Según Jin, la mayoría de los empleados solo tienen 4 días libres al mes. El horario de trabajo habitual es de 9:00 a 23:00 horas. Cuando un proyecto se encuentra en una etapa crucial, los ingenieros tienen un día libre al mes. Los que trabajan hasta las 3 a.m. pueden tomarse medio día libre a la mañana siguiente”.

Lo peor de todo es que cuando la compañía necesita reducir la fuerza laboral, en lugar de despedir a los empleados con una indemnización por despido, la gerencia hace que los empleados realicen horas extras en locos horarios de trabajo, por lo que renunciarán por su propia decisión.

En enero de este año, el director ejecutivo de Huawei, Ren Zhengfei, anunció un plan de despido para “despedir a los empleados mediocres”. Después de que el presidente de los EE.UU. Trump pusiera a Huawei en la lista negra en mayo, la compañía sintió la necesidad urgente de reducir su fuerza laboral.

“El ‘despido’ que conozco se lograba de esta manera: en un equipo de proyecto de unas 40 personas, el gerente obligaba a los ingenieros a trabajar hasta la medianoche todos los días. Eventualmente, el 90 por ciento de los ingenieros renunciaron dejando solo cuatro en el equipo”, dijo Jin.

De hecho, el proyecto en el que trabajaron nunca fue entregado, pero el gerente de proyecto recibió un aumento porque ayudó a deshacerse de docenas de empleados que ya no eran necesarios.

“A Huawei le gusta intimidar a los empleados de esta manera, obligarlos a renunciar de manera voluntaria. Por lo tanto, los que renuncian no se cuentan como despidos”.

Este incidente lo ayudó a darse cuenta de que Huawei es una máquina de moler carne que sirve a un régimen totalitario, usando un camuflaje de alta tecnología y un estilo occidental de gestión.

“La compañía está construida y desarrollada sobre un mecanismo chupa sangre”, dijo Jin. “Todas tus contribuciones son atribuidas a la gerencia, y no te queda nada. Si a los gerentes les gusta tu obediencia, pueden darte algunas pequeñas recompensas; si piensan que no eres obediente, no te darán nada y hasta se vengarán”.

Denunciarse los unos con los otros

Jin explicó por qué decidió renunciar a Huawei.

En los últimos años, la empresa animó abiertamente a los empleados a denunciarse los unos a otros. En una reunión de personal a principios de este año, un gerente leyó la declaración oficial de la compañía para que todos supieran que se había creado una cuenta de correo electrónico designada para que la gente informara o denunciara a los demás.

“¿No es lo mismo que otra Revolución Cultural? No me gusta este tipo de ambiente de trabajo en absoluto”, dijo Jin. “Me enteré por uno de los foros internos de Huawei que varias veces, la persona que fue denunciada fue enviada a prisión. La mayoría de las veces, la persona que va a la cárcel era un gerente de división, acusado de malversación de fondos, y las penas de prisión suelen ser de 10 a 11 años. Todos nos preguntábamos cuál era la situación verdadera en estos casos. Supongo que solo los altos ejecutivos de Huawei lo saben”.

Usando software para sortear el cortafuegos de China, Jin dijo que una vez navegó por un sitio web en el extranjero. Mientras leía las noticias de Voice of America, un gerente se acercó y vio lo que estaba haciendo. Jin tenía miedo de ser denunciado y castigado, así que decidió presentar inmediatamente una carta de renuncia. 

Huawei es la última fortaleza del PCCh

Según Jin, Huawei no es solo una empresa individual, es una enorme cadena industrial. Además de sus centros de investigación de las filiales de Beijing, Nanjing, Shanghai, Xi’an y la India, también hay muchas empresas de tercerización y subcontratación que están directamente controladas por Huawei o cuyos derechos de propiedad intelectual están controlados por Huawei.

Huawei tiene aproximadamente 200.000 empleados y sus centros de investigación de Beijing y Nanjing tienen más de 10.000 cada uno. En total, hay varios millones de empleados en la familia Huawei, reveló Jin.

Jin mencionó específicamente que el Centro de Investigación de Huawei de Beijing se dedica al desarrollo tecnológico de la Red Núcleo, y sus datos y tecnología son los más sensibles. Por ejemplo, un país en Europa compró el equipo de Huawei y la empresa asiática pudo, a través de las interacciones de red de este país con otros países, robar tecnologías de toda Europa.

Tanto Huawei como su Centro de Investigación de Beijing tienen una relación particularmente buena con Deutsche Telekom y Belgian Telecom, y tienen mucha cooperación empresarial.

“Huawei es de hecho la empresa más poderosa bajo el PCCh. Como aprendió a hacer uso de la filosofía y la tecnología occidental para servir a un régimen totalitario. Por lo tanto, es el componente más peligroso del PCCh y trae el mayor daño al mundo”, dijo Jin.

“Mi conciencia me obliga a hablar”, continuó, “siento que si Huawei pudiera ser derrotado, el PCCh estaría muy cerca del colapso total porque Huawei es su última y más fuerte fortaleza. Sin embargo, si Huawei no puede ser derrotado, es literalmente una pesadilla para toda la humanidad”.

Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS