Exfuncionario: Beijing aplica la “prohibición de contenidos coreanos” para manipular la política coreana

Por Lisa Bian y Sean Tseng
15 de Octubre de 2023 4:37 PM Actualizado: 15 de Octubre de 2023 4:37 PM

En una saga diplomática que comenzó en 2017, el Partido Comunista Chino (PCCh) implantó una “prohibición de contenido coreano” de facto como represalia contra Corea del Sur por la instalación del sistema de defensa antimisiles THAAD. A pesar de suavizar algunas restricciones en 2021, el PCCh las ha intensificado recientemente. En febrero de este año, el Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de Corea del Sur informó de que las autoridades chinas habían suspendido indefinidamente todas las nuevas licencias para series de televisión surcoreanas.

Ahn Cheol-soo, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y Unificación de la Asamblea Nacional de Corea del Sur y perteneciente al gobernante Partido del Poder Popular (PPP), reveló el 6 de octubre datos del citado ministerio. Según los datos, entre enero y febrero de 2022, la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión de China (SARFT, por sus siglas en inglés) aprobó licencias para 18 dramas surcoreanos, incluidos títulos populares como ” Qué le pasa al secretario Kim”, “Lista de reproducción de hospitales” y “Cha-Cha-Cha de la ciudad natal”. Desde entonces, sin embargo, se han paralizado más aprobaciones.

La información muestra además que, aunque las cadenas de televisión surcoreanas consiguieron acuerdos sobre derechos de autor con sus homólogas chinas en el Festival de Televisión de Shanghai, celebrado en junio, no se ha podido reanudar la actividad con normalidad.

Históricamente, entre tres y cinco películas surcoreanas llegaban a los cines chinos cada año antes del embrollo del THAAD. Tras una prolongada prohibición, “Oh! My Gran” se estrenó en China en diciembre de 2021. En particular, tras una cumbre en noviembre de 2022 entre el líder chino Xi Jinping y el presidente surcoreano Yoon Suk Yeol, Tencent Video se convirtió en la primera plataforma OTT china en seis años en emitir una película surcoreana, ” El hotel junto al río.” No se han confirmado estrenos posteriores.

En cuanto a los videojuegos, el PCCh también dejó de emitir números de versión (licencias de importación y servicio) en abril. Antes del despliegue del THAAD en 2016, el mercado chino había acogido 35 juegos surcoreanos. Ese número se desplomó a seis en 2017 y se detuvo por completo entre 2018 y 2019. Se produjo un ligero resurgimiento de 2020 a 2022, con aprobaciones concedidas para uno, dos y siete juegos, respectivamente.

El THAAD (Terminal High Altitude Area Defense) es un sistema antimisiles diseñado y fabricado por Estados Unidos que se instaló en Corea del Sur entre 2016 y 2017 como baluarte contra un posible ataque norcoreano con misiles. Sin embargo, Beijing insistió en que el despliegue del THAAD afecta a la seguridad de China y adoptó una serie de contramedidas y boicots contra Corea del Sur.

Un informe de Chosun Ilbo especuló con la posibilidad de que el PCCh esté utilizando las sanciones culturales como palanca sobre Corea del Sur, mientras ésta fortalece sus alianzas con Estados Unidos y Japón.

A pesar de negar oficialmente la existencia de una “Prohibición de Contenido Coreano”, el PCCh ha restringido continuamente las exportaciones culturales surcoreanas desde 2017 como medidas punitivas por la instalación del THAAD..

Han Mino, antiguo funcionario del Ministerio de Cultura de Corea del Sur y representante de la Campaña de Promoción de la Verdad del Instituto Confucio, opinó que el PCCh pretende utilizar la prohibición para sembrar la discordia entre la administración Yoon y la población surcoreana. Sostiene que el PCCh está señalando que la alineación de Corea del Sur con las políticas de Estados Unidos y Japón ha puesto en peligro sus exportaciones culturales a China.

Han subrayó además que la postura diplomática de Corea del Sur hacia China está inextricablemente ligada a la política estadounidense. Dadas las escasas perspectivas de mejora de las relaciones entre Estados Unidos y China, Han ve pocas esperanzas en la derogación de la “Prohibición del Contenido Coreano” y tacha de ingenuas las esperanzas que tienen algunos surcoreanos de que se levante.

La proximidad de Yoon a EE.UU. y Japón inquieta a Beijing

Desde su toma de posesión, Yoon se ha alineado cada vez más con Estados Unidos y Japón, fortaleciendo una ya sólida alianza trilateral que ha incomodado claramente al PCCh.

A principios de este año, en marzo, Yoon dio un paso sin precedentes hacia la reconstrucción de las relaciones con Japón, reanudando la “diplomacia itinerante” que había estado inactiva durante más de una década.

El 26 de abril, tras una cumbre de alto nivel con el presidente estadounidense Joe Biden, Yoon emitió una declaración conjunta en la que confirmaba que Corea del Sur está en sintonía con Estados Unidos en su estrategia Indo-Pacífica. Esta estrategia, dirigida principalmente a contener al PCCh, recibió un mayor compromiso por parte de ambos líderes. La declaración destacaba especialmente “la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán como elemento indispensable de seguridad y prosperidad en la comunidad internacional”. También condenaba explícitamente cualquier reivindicación marítima ilegal, la militarización de islas artificiales y los intentos unilaterales de alterar el statu quo, especialmente por medios coercitivos.

Además, el 18 de agosto, la histórica cumbre de Camp David, en la que participaron Yoon, el presidente Biden y el primer ministro japonés Fumio Kishida, marcó el inicio de una era de colaboración global contra Corea del Norte y el PCCh.

Esta profundización de las alianzas ha exacerbado la inquietud del PCCh, que ve cómo Corea del Sur se aleja cada vez más de una postura neutral en las relaciones sino-estadounidenses para adoptar una que se hace cada vez más eco de las posiciones de Estados Unidos y sus aliados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.