Exhibirán pesebres en 40 capitolios estatales esta temporada

Por Joe Hanneman
06 de Diciembre de 2021 1:10 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2021 1:14 PM

Tras un año de batallas en los tribunales por el cierre de iglesias ordenado por el gobierno y las objeciones religiosas a las vacunas contra el COVID-19 que han sido ignoradas, dos grupos de Illinois dicen tener el antídoto social perfecto: los belenes que celebran el nacimiento de Jesucristo expuestos en el interior de 40 edificios de capitolios estatales, desde New Hampshire hasta Hawái.

Es el noveno año de una asociación entre American Nativity Scene y la Sociedad Thomas More, un bufete de abogados de libertad religiosa, que promueve y coloca nacimientos navideños en los capitolios estatales y en otros lugares públicos. Los 40 pesebres en los capitolios estatales suponen un aumento del 25 por ciento en comparación con la pasada Navidad y casi el doble que en 2018.

“Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de llegar a los 40”, dijo Ed O’Malley, presidente de American Nativity Scene en Prospect Heights, Illinois, a The Epoch Times. “Parece bastante bueno, pero aún no lo hemos logrado”.

Con la financiación de un ángel donante, American Nativity Scene proporciona figuras de dos pies de altura que representan al niño Jesús, María, José y un ángel a grupos privados que desean exponer un nacimiento en la plaza pública. Los grupos locales proporcionan un pesebre y paja, y luego trabajan con el personal de las sedes gubernamentales para obtener los permisos necesarios.

Desde 2013, el grupo ha enviado más de 400 nacimientos navideños para su exhibición en capitolios y otros lugares. Si los voluntarios locales encuentran alguna resistencia, Thomas More Society interviene, acudiendo a los tribunales cuando es necesario, para garantizar el derecho a la expresión religiosa, protegido por la Constitución.

“La capacidad de hacer esto es una buena respuesta a lo que ha sucedido en la sociedad en los últimos dos años”, dijo O’Malley. “No va a suponer un gran cambio, pero creo que va a suponer un cambio”.

American Nativity Scene se fundó en 2012, cuando el suegro de O’Malley, James Finnegan, pidió permiso para colocar un belén en el North Park, propiedad de la ciudad, en Arlington Heights, Illinois, un suburbio de Chicago. Tras una cierta resistencia por parte de la ciudad y su distrito de parques, Thomas More Society intervino y consiguió el derecho del grupo a exponer el pesebre junto a otras imágenes navideñas. Poco después, la idea se extendió a la colocación de pesebres en los capitolios estatales.

“Uno de los beneficios es el entusiasmo de la gente y la oportunidad de hacer algo para ejercer libremente nuestra fe en la plaza pública”, dijo O’Malley, que ayudó a Finnegan y finalmente asumió el liderazgo de American Nativity Scene.

“Tan solo eso, creo que es importante para nuestro país y nuestro mundo, que podamos hacerlo. No en todos los lugares del mundo se puede hacer eso, pero aquí, eso es la Primera Enmienda, el libre ejercicio de la expresión religiosa”.

Uno de los nuevos espacios será el edificio del capitolio en Cheyenne, Wyo. American Nativity Scene se puso en contacto con el voluntario Steven Melia, y éste aceptó el reto. Dijo que un amigo está construyendo el establo. Melia realizó los trámites para conseguir un lugar en el interior del Capitolio de Wyoming. El gobernador Mark Gordon ha sido invitado a la inauguración, que tendrá lugar entre el 17 y el 22 de diciembre. Voluntarios de la Catedral de Santa María, la Iglesia Católica de San José y la Iglesia Católica de la Santísima Trinidad de Cheyenne están trabajando en el proyecto.

“Así que estamos tratando de poner esto ahí, traer a Cristo de vuelta a la plaza pública, para que la gente no se olvide de él. Para mí, eso es realmente importante”, dijo Melia a The Epoch Times.

Batallas legales clave

Una batalla legal crucial sobre la exhibición de nacimientos en terrenos públicos se libró en Chicago en la Navidad de 1987. William Grutzmacher recibió un permiso verbal de un funcionario de la comisión de construcción de la ciudad para colocar un nacimiento de tamaño natural en la plaza del Centro Richard J. Daley, en el centro de Chicago, del 20 al 27 de diciembre de 1987. Ese permiso no duró mucho una vez que la muestra de 12 por 12 pies fue colocada.

“Debieron haber hecho algunas llamadas”, dijo a The Epoch Times Thomas Brejcha, presidente y consejero jefe de Thomas More Society de Chicago. “Bajaron de la oficina de la comisión con palancas y atacaron y desmontaron su nacimiento navideño”. Las figuras de la Sagrada Familia acabaron en un contenedor antes de ser rescatadas por voluntarios. Se salvaron siete de las 21 figuras de la exposición. Los abogados de Thomas More Society acudieron al tribunal federal y consiguieron una orden de restricción temporal del juez de distrito James B. Parsons.

“Puso fin a la destrucción”, dijo Brejcha.

Richard Daley, entonces fiscal del estado del condado de Cook y más tarde el alcalde de Chicago que más tiempo estuvo en el cargo, criticó a la comisión de construcción por pedir al grupo que colocó el nacimiento una fianza de 100,000 dólares en efectivo, y por derribar la muestra.

“Esta es una época que celebran personas de todas las clases sociales”, dijo Daley. “Es una época de exhibiciones religiosas. La plaza es un lugar público”.

La demanda de Grutzmacher contra la Comisión de Edificios Públicos de Chicago se prolongó hasta noviembre de 1988. El juez Parsons emitió una orden judicial permanente que ordenaba a la ciudad abstenerse de la discriminación religiosa y proporcionar el uso de la Plaza Daley a todos los solicitantes “sin discriminación y sin tener en cuenta el contenido de su expresión, religiosa o de otro tipo…”.

Parsons dijo que la administración de la plaza por parte de la ciudad “nunca podrá llevarse a cabo adecuadamente diciendo a un tipo de usuario en contra de otro: ‘Es más fácil para nosotros administrar las propiedades de la ciudad si no vienen religiosos. Preferiríamos no tener religiosos de ningún tipo en nuestra Plaza Daley’. Qué posición tan repugnante y ridícula para ser adoptada aquí en los Estados Unidos de América y presuntamente bajo el mandato de nuestra Constitución”.

Inspirada por la exhibición anual de la Natividad en la Plaza Daley, Thomas More Society ayudó a conseguir la colocación de un pesebre en el Capitolio de Illinois en Springfield en 2008.

Contraexposiciones

En muchos lugares en los que se exponen belenes en público, los grupos ateos colocan contraexposiciones que denuncian la presencia religiosa en los edificios gubernamentales.

En el Capitolio del Estado de Wisconsin, en Madison, Freedom from Religion Foundation colocó una muestra con lo que el grupo llama una exhibición “ligeramente blasfema” que representa a Thomas Jefferson, Benjamín Franklin, George Washington y la Estatua de la Libertad mirando la Carta de Derechos colocada en un pesebre.

Junto al recorte de cartón hay un cartel que dice: “En esta época del solsticio de invierno, únete a nosotros para honrar la Carta de Derechos, adoptada el 15 de diciembre de 1791, que nos recuerda que no puede haber libertad religiosa sin la libertad de disentir. ¡Mantener la religión y el gobierno separados!”. La exposición se encuentra justo al lado del nacimiento navideño.

O’Malley dijo que no le molestan estas muestras de protesta. “Lo ponen solo para contrarrestar nuestro mensaje”, dijo. “Estamos colocando cosas para que la gente reconozca la importancia de la Navidad y su verdadero significado”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.