Exjueza de la Corte Suprema respaldaba teoría electoral del GOP más de lo que se pensaba anteriormente

Por Matthew Vadum
09 de Mayo de 2023 9:35 AM Actualizado: 09 de Mayo de 2023 9:35 AM

La exjueza Sandra Day O’Connor, de 93 años, pareció expresar simpatía en el año 2000 por elementos de una controvertida teoría legal respaldada por el Partido Republicano que reconocería el poder de las legislaturas estatales para regular las elecciones federales sin la interferencia de los tribunales estatales, según los documentos recientemente revelados del difunto juez John Paul Stevens.

El entonces presidente Gerald Ford nombró a Stevens, un jurista liberal, a la Corte Suprema en 1975. Stevens se retiró de la corte en 2010 y murió en 2019 a la edad de 99 años. La Biblioteca del Congreso ha puesto a disposición del público una gran cantidad de documentos de su época en el Tribunal.

O’Connor, que anteriormente había sido líder de la mayoría republicana en el Senado de Arizona, se convirtió en la primera mujer en servir en la Corte Suprema cuando fue nombrada por el entonces presidente Ronald Reagan en 1981. Una conservadora moderada que a menudo sirvió como el voto decisivo de la corte, se retiró de la corte en 2006.

La teoría se conoce como la “doctrina de la legislatura estatal independiente”. Los republicanos dicen que la Constitución de EE.UU. siempre ha autorizado directamente a las legislaturas estatales a establecer reglas para la realización de elecciones, incluidas las elecciones presidenciales, sin la interferencia de los jueces estatales. Los demócratas dicen que esta idea es una teoría legal conservadora marginal que podría poner en peligro los derechos de voto y fomentar la manipulación.

La doctrina se apoya en cláusulas de la Constitución.

La cláusula electoral del Artículo I establece: “La Legislatura de cada Estado prescribirá la época, el lugar y la forma de celebrar las elecciones de senadores y representantes”. La cláusula sobre los electores presidenciales del Artículo II otorga a cada Estado la facultad de designar a los electores presidenciales “en la forma que disponga su Asamblea Legislativa”.

Las declaraciones de O’Connor aparecieron en un memorando recién descubierto el 10 de diciembre del 2000, que circuló entre los miembros de la corte mientras consideraban el caso Bush vs Gore, la decisión emitida dos días después que puso fin a las elecciones presidenciales disputadas y aseguró la ajustada victoria del republicano George W. Bush sobre el demócrata Al Gore. El memorando está incluido en los papeles de Stevens.

En ese momento, el tribunal dictaminó en una votación 7-2 que la metodología de conteo de votos ordenada por la Corte Suprema de Florida era inconstitucional porque trataba de manera diferente a los votantes en diferentes partes del estado. El tribunal también dictaminó en una votación 5-4 que el conteo tenía que terminar porque no quedaba suficiente tiempo antes de la fecha límite que la legislatura estatal había establecido para nombrar a los electores presidenciales, lo que significaba que debido a que Bush estaba por delante de Gore en el voto popular estatal en ese momento, los electores del estado se adjudicaron a Bush, dándole la mayoría en el Colegio Electoral.

O’Connor se unió a la opinión mayoritaria de la corte el 12 de diciembre del 2000, que decidió el caso sobre la base de la igualdad de protección, eludiendo la doctrina de la legislatura estatal independiente.

Pero en su memorándum reiteró los principales puntos señalados por los actuales partidarios de la doctrina.

En el memorando de O’Connor, la juez afirma que la Constitución “otorga a cada legislatura estatal autoridad plenaria para dirigir la forma de designación de los electores presidenciales de ese estado. … Este poder se otorga expresamente a la ‘Legislatura’ de cada Estado y no a ningún otro brazo del gobierno estatal”.

Indicó que la Constitución exige que los tribunales federales intervengan en un caso como el de Bush vs Gore para salvaguardar la autoridad del poder legislativo de un Estado para determinar las normas electorales.

“No es incompatible con la idea de federalismo reivindicar la autoridad constitucionalmente ordenada de una legislatura estatal contra la usurpación por otra rama del gobierno estatal no facultada para ello. Muy al contrario, es lo que exige la Constitución”.

La Corte Suprema de Florida violó la Constitución al no respetar la autoridad de la legislatura de ese estado, escribió.

“Desde las elecciones presidenciales del 7 de noviembre del 2000, la Corte Suprema de Florida emitió dos fallos con respecto al nombramiento de los veinticinco electores presidenciales de Florida. Un examen a estas opiniones revela que la Corte Suprema de Florida no ha considerado adecuadamente la delegación constitucional de autoridad a la legislatura de Florida y las restricciones correspondientes que nuestro esquema constitucional impone a su poder de toma de decisiones en este ámbito”.

Tres miembros de la corte, el difunto presidente del Tribunal Supremo William Rehnquist y el difunto juez Antonin Scalia, junto con el juez Clarence Thomas, dijeron en una opinión concurrente que la doctrina era aplicable.

En la opinión concurrente escrita por Rehnquist, a la que se unieron los otros dos jueces, Rehnquist escribió que, aunque “la cortesía y el respeto por el federalismo nos obligan a ceder ante las decisiones de los tribunales estatales sobre cuestiones de derecho estatal… existen algunos casos excepcionales en que la Constitución impone un deber o confiere un poder a una rama particular del gobierno de un Estado. Este es uno de ellos”.

La opinión concurrente destaca el papel que juega la legislatura estatal en la selección de los electores presidenciales bajo la Constitución.

“Esta investigación no implica una falta de respeto por los tribunales estatales, sino más bien un respeto por el papel constitucionalmente prescrito de las legislaturas estatales. Dar peso definitivo al pronunciamiento de un tribunal estatal, cuando la cuestión es si el tribunal se ha apartado realmente del significado legal, sería abdicar de nuestra responsabilidad de hacer cumplir los requisitos explícitos del Artículo II”.

La doctrina ahora está en las noticias porque es el tema de un caso actual de la Corte Suprema conocido como Moore vs Harper, que es una impugnación presentada por los republicanos de Carolina del Norte contra un mapa electoral estatal favorecido por los demócratas y la corte suprema de ese estado. El caso se discutió ante la Corte Suprema de EE. UU. el 7 de diciembre de 2022. Después del argumento oral, los republicanos tomaron el control de la corte suprema estatal anteriormente dominada por los demócratas y el 28 de abril se revirtió, encontrando que las cortes “no están destinadas a entrometerse en cuestiones de política”, como trazar distritos electorales.

El 4 de mayo, la Corte Suprema de EE.UU. ordenó a los litigantes que presentaran documentos ante la corte para informarles lo que deberían hacer a la luz del cambio de situación jurídica.

Los escritos deben presentarse el 11 de mayo. El tribunal podría decidir desestimar Moore vs Harper porque la controversia subyacente que dio lugar a la apelación ya no existe. El tribunal también podría seguir adelante con la emisión de una opinión formal en el caso si los jueces creen que los asuntos en cuestión son demasiado importantes para ignorarlos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.