Exmiembro de Oath Keepers declara que su comportamiento el 6 de enero fue “ingenuo”

Por Madalina Vasiliu
19 de Octubre de 2022 10:53 AM Actualizado: 19 de Octubre de 2022 10:53 AM

WASHINGTON— Un exmiembro de Oath Keeper testificó el 18 de octubre que se arrepiente de sus acciones durante los eventos del 6 de enero.

Jason Dolan, de 46 años, de Wellington, Florida, quien sirvió entre los Marines durante 20 años, dijo que se declaró culpable de conspirar y obstruir un procedimiento oficial para asumir su responsabilidad por sus “ingenuas y estúpidas” acciones.

Como parte de su compromiso de declararse culpable, Dolan dijo al tribunal que tenía que “testificar y decir la verdad” en el juicio de los Oath Keepers.

Dolan testificó en el marco de un juicio por conspiración sediciosa contra cinco acusados, incluyendo cuatro miembros de los Oath Keepers.

Dolan no conoce su condena y se arriesga a pasar hasta seis años en prisión. Él declaró que el gobierno no le hizo ninguna promesa y que es consciente de que el juez decidirá su sentencia. Él se declaró culpable en otro caso ante el juez Amid Mehta, que preside el juicio de los Oath Keepers.

“Yo me declaré culpable porque ayudé a planificar y coordinar un viaje a D.C.”, dijo Dolan al fiscal Jeffrey Nestler, “queriendo impedir que quienes yo veía como un gobierno ilegítimo se tomaran el poder”.

Cuando Dolan se retiró del ejército, empezó a trabajar como guardia de seguridad en un hotel. Pero lo dejó debido a su próxima operación de cadera. Durante la segunda parte de 2020, dijo que pasó el tiempo solo en su garaje bebiendo y viendo videos y cobertura de noticias sobre las elecciones presidenciales de 2020, supuestamente robadas.

También afirmó que él apoyaba al expresidente Donald Trump. En su momento se sintió indignado por los resultados de las elecciones, ya que se esperaba que Trump ganara de acuerdo a los eventos y mítines que vio.

Ante el jurado declaró que no se sentía seguro de poder lograr algo por sí mismo si quería oponerse a los resultados electorales. Se enteró de la rama de los Oath Keepers de Florida por un amigo. Al abogado Nestler le dijo que le gustaba la idea de que la organización estuviera formada por personas con antecedentes militares o policiales.

Cuando se unió a los Oath Keepers, los miembros no estaban contentos con los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, dijo a continuación. La organización le pidió que descargara la aplicación de chat cifrado Signal, que nunca antes había utilizado. En diciembre de 2020, Dolan estuvo en dos o tres chats de grupo de Signal en los que pasaba varias horas cada noche, a veces incluso más tiempo.

Su mujer y su hija no estaban involucradas en política, dijo Dolan, añadiendo que disfrutaba formando parte de los chats de los Oath Keepers.

“[Me] sentí bien al saber que otras personas sentían lo mismo que yo, patriotismo por nuestro país”, dijo a continuación.

Los fiscales llevaron al tribunal el rifle AR y la pistola de Dolan como exhibición para el jurado. Dolan confirmó que las armas de fuego eran suyas y que las dejó en un hotel de Virginia el 5 de enero de 2021.

Al principio, los Oath Keepers hablaron de un posible ataque de Antifa, dijo Dolan. Si Trump hubiera convocado la Ley de Insurrección, “estaríamos luchando con las fuerzas pro-Trump contra las fuerzas pro-Biden”, añadió, indicando que se enteró de esta información por las conversaciones del grupo Signal. Aunque Dolan conocía la Ley de Insurrección por los acontecimientos históricos, no investigó su legalidad.

Dolan viajó a Virginia y D.C. con Kenneth Harrelson, uno de los acusados en el juicio, y con Terry Cummings, quien testificó la semana anterior. Cummings no ha sido acusado.

Si Trump hubiera invocado la Ley de Insurrección, dijo Dolan, él supone que los acusados Steward Rhodes o Kelly Meggs le habrían dado instrucciones para actuar.

“Yo habría seguido cualquier orden que me indicaran”, dijo Dolan.

Dolan testificó que muchos Oath Keepers estaban dispuestos a detener las votaciones del colegio electoral “de una forma u otra”.

El 6 de enero, Dolan y otros Oath Keepers equipados con chalecos antibalas, spray de pimienta y otros equipos fueron a la Elipse, donde Trump dio su discurso en el mitin “Stop the Steal” (Paren el Robo). Después, se dirigieron al Capitolio. En su camino, alguien del grupo fue informado de una irrupción en el Capitolio.

Ellos llegaron al lado izquierdo del Capitolio, dijo Dolan. Cuando descubrió que el entonces vicepresidente Mike Pence no detuvo la certificación de los votos electorales, pensó que esa había sido la última oportunidad de Pence para intervenir.

Los fiscales mostraron un vídeo, grabado por Dolan, con él y Harrelson dirigiéndose al Capitolio. Los agentes de la policía del Capitolio intentaban impedir que la gente entrara, dijo Dolan. La multitud coreaba a los Oath Keepers mientras se acercaban a la puerta de Colón. “[Se] sintió muy bien ser reconocido. [La] multitud fue en general bastante educada con nosotros, se apartó de nuestro camino”.

Dolan dijo que los policías del Capitolio no eran un objetivo, sino que “eran un obstáculo para entrar”.

Él se siente arrepentido de lo que hizo y agradece que Trump no invocara la Ley de Insurrección porque eso habría desencadenado mucha violencia, dijo Dolan al jurado. Ahora él aún se pregunta qué es lo que le hizo tomar las decisiones que tomó.

Rhodes, Meggs, Harrelson, Jessica Watkins y Thomas Caldwell han sido acusados de conspiración sediciosa, conspiración para obstruir un procedimiento oficial, complicidad, conspiración para impedir que un funcionario cumpla con sus obligaciones, destrucción de propiedad gubernamental, desorden civil y manipulación de documentos.

Si son condenados, se arriesgan a pasar 20 años en prisión.

Dolan se enfrentará al interrogatorio de los abogados de la defensa cuando el juicio continúe el 19 de octubre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.