Exoficial médico del ejército demanda a su superior por presunto castigo ante su queja por la orden de vacunación

Por J.M. Phelps
06 de Diciembre de 2023 9:49 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2023 9:49 PM

Un antiguo oficial médico del ejército y denunciante de irregularidades ha presentado una queja contra su oficial al mando, alegando que fue objeto de represalias ilegales por denunciar que el mandato de la vacuna COVID-19 del Pentágono era ilegal.

Como teniente primero del ejército, Mark Charles Bashaw, fue expulsado del ejército en junio, cinco meses después de que se rescindiera el mandato de vacunación. Bashaw alega que fue expulsado del ejército como represalia por desempeñar correctamente sus funciones como oficial médico y advertir a su cadena de mando de los posibles daños de la vacuna COVID-19.

Según una declaración jurada descrita como una “denuncia penal” fechada el 24 de noviembre y vista por The Epoch Times, Bashaw alega que su oficial al mando violó el artículo 132 del Código Uniforme de Justicia Militar (UCMJ), que prohíbe a los miembros del servicio tomar represalias contra alguien por denunciar un delito o hacer una “comunicación protegida”, como una denuncia protegida.

“Según mis investigaciones y mi conocimiento del Código Uniforme de Justicia Militar, cualquier persona, de acuerdo con el Manual de Consejos de Guerra, puede denunciar un delito sujeto a juicio en consejo de guerra”, declaró Bashaw a The Epoch Times.

Bashaw sostiene que, como se negó rotundamente a apoyar y participar en el enmascaramiento, las pruebas y las inyecciones de COVID-19 en los Centros de Salud Pública de Defensa-Aberdeen, anteriormente llamados Centro de Salud Pública del Ejército, fue “objeto de represalias y despedido por la aplicación ilegal de estas cosas”.

Bashaw envió su declaración jurada a su antiguo comandante general, el general de división (MG) Robert L. Edmonson II y a su superior, el general Charles R. Hamilton. Ambos han confirmado su recepción.

El General de División Edmonson es el Comandante Principal de Misión del Mando de Logística Médica del Ejército, que es un mando subordinado del Mando de Comunicaciones-Electrónica del Ejército. El Mando de Logística Médica del Ejército es el organismo ejecutivo de todas las “vacunas de biodefensa”, incluida la vacuna contra COVID-19.

El Mando de Comunicaciones-Electrónica del Ejército, así como el Mando de Material del Ejército, están al corriente de las acusaciones de Bashaw. Cada departamento dijo a The Epoch Times: “Como cuestión de política, no discutimos asuntos de personal en curso. Nos tomamos en serio todas las acusaciones y estudiaremos la denuncia”.

Transparencia y rendición de cuentas

Bashaw solicita una investigación y/o cargos del UCMJ contra su antigua autoridad de mando, el general de división Edmondson. Alega que su oficial al mando tomó represalias contra él durante 523 días después de recibir comunicaciones protegidas de denunciantes que alegaban violaciones del reglamento, de la ley federal y peligros sustanciales para la salud y la seguridad públicas asociados a los disparos de COVID-19.

“Después de que presentara la comunicación protegida a su oficina, [el general de división Edmonson] confirmó a sabiendas su recepción y procedió a someterme a un consejo de guerra”, declaró el Sr. Bashaw.

“Luego firmó mi eliminación y una baja general con conducta inaceptable después de 17 años y medio de servicio honorable”. Bashaw alega que esto fue una violación del artículo 132, que implica “represalias contra un comunicador protegido”.

Bashaw había presentado anteriormente otra queja formal en virtud del artículo 138 contra su oficial al mando, en la que alegaba violaciones del reglamento del Ejército, del UCMJ y de la Constitución, pero fue ignorada, según él.

La reciente queja del ex oficial también alega una violación del artículo 92, que consiste en no obedecer una orden o reglamento legal.

“Como general al mando, el general de división Edmonson tenía el deber de asegurarse de que hubiera vacunas COVID-19 aprobadas por la FDA en la clínica local de su instalación, pero no lo hizo porque no existían”, afirmó.

En ese momento, Bashaw se presentó como denunciante y reveló públicamente que el ejército no estaba proporcionando vacunas COVID-19 etiquetadas como plenamente aprobadas y autorizadas por la FDA a sus miembros del servicio, y en su lugar estaba distribuyendo vacunas etiquetadas como emitidas bajo Autorización de Uso de Emergencia. Una política del Pentágono había permitido que las vacunas etiquetadas como emitidas bajo Autorización de Uso de Emergencia fueran aptas para su uso bajo el mandato de vacunación. Sin embargo, Bashaws y otros habían sostenido que la política era ilegal porque el mandato establecía que se aplicaba a “las vacunas COVID-19 que reciben plena autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de conformidad con el etiquetado y la orientación aprobados por la FDA”.

Bashaw sostuvo que el general Hamilton tiene que “asignar la responsabilidad y la rendición de cuentas” a su comandante subordinado, el general de división Edmonson, por sus presuntas violaciones. “Como mínimo, tiene que haber una investigación transparente sobre las acusaciones que he hecho”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.