Expediente judicial de Durham revela que el inspector general del DOJ, Horowitz, le ocultó evidencia

Por Jeff Carlson y Hans Mahncke
28 de Enero de 2022 12:54 PM Actualizado: 28 de Enero de 2022 12:54 PM

Análisis de noticias

Una nueva presentación judicial del fiscal especial John Durham revela que el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ), Michael Horowitz, ocultó información crucial a Durham en relación con el enjuiciamiento en curso de Michael Sussmann, un exabogado de la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016.

La presentación también revela que Horowitz no reveló que su oficina está en posesión de dos teléfonos celulares utilizados por el exconsejero general del FBI, James Baker. Los teléfonos pueden contener información que es importante para el caso Sussmann, así como para una investigación de filtración criminal separada de Baker que Durham realizó personalmente entre 2017 y 2019.

Horowitz saltó a la palestra pública por primera vez en junio de 2018, cuando emitió un informe sobre las actuaciones del FBI en el periodo previo a las elecciones presidenciales de 2016. Horowitz siguió en diciembre de 2019 con otro informe sobre la investigación al Crossfire Hurricane del FBI y la búsqueda por parte de la oficina de una orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) contra el asistente de campaña de Trump, Carter Page.

La presentación de Durham el 25 de enero involucra cuestiones de descubrimiento que rodean el próximo juicio a Sussmann por presuntamente hacer una declaración materialmente falsa al entonces consejero general del FBI, James Baker. Como parte de las obligaciones de descubrimiento de Durham, la Oficina del Asesor Especial se reunió con Horowitz y su equipo el 7 de octubre de 2021, y posteriormente solicitó cualquier material, incluyendo cualquier “documento, registro e información” en relación con Sussmann que pueda haber estado en posesión de la Oficina del Inspector General (OIG).

El 17 de diciembre de 2021, la oficina de Horowitz le compartió información a Durham que indica que Sussmann le había dado información a la OIG a principios de 2017, que decía que la computadora de un “empleado de la OIG fue ‘vista públicamente’ en el ‘tráfico de Internet’ y se estaba conectando a una red privada virtual en un país extranjero”. No está claro de qué se trataba esta información, por qué Sussmann sabría sobre esta información o por qué se habría interesado en las actividades de Internet de los empleados de la OIG.

Tampoco se sabe por qué Sussmann, un ciudadano privado, buscó a la OIG poco después de que envió, tanto al FBI como a la CIA, información que perjudicaba a Trump.

En el momento de la divulgación del 17 de diciembre, “la OIG manifestó al equipo [de Durham] que no tenía “otro archivo u otra documentación” relacionada con este asunto cibernético”. Sin embargo, la semana pasada, los abogados de Sussmann le informaron a Durham que había información adicional, incluido el hecho de que Sussmann se había reunido con Horowitz en marzo de 2017 para transmitirle personalmente la información sobre el uso de una red VPN en la computadora del empleado de la OIG. Esta reunión entre Horowitz y Sussmann no había sido revelada por Horowitz a Durham durante sus reuniones e interacciones anteriores.

No se sabe por qué Horowitz habría tenido una reunión personal con el abogado de campaña de Hillary Clinton. Bill Shipley, un exfiscal federal, dijo sobre el asunto: “[Usted] generalmente no llama al IG y se reúne con él personalmente”. Tampoco está claro por qué Horowitz optó por no informar a Durham sobre la reunión, en particular porque se refería directamente a la información que se le había pedido específicamente a la oficina de Horowitz que entregara a la investigación del fiscal especial Durham.

Los abogados de Sussmann informaron además a Durham que la información sobre la VPN procedía de Rodney Joffe, un experto en informática con estrechos vínculos con el FBI. Este fue otro hecho material que no había sido revelado por Horowitz. Joffe es de gran importancia para el caso de Durham contra Sussmann y para la investigación más amplia sobre los orígenes de la investigación de colusión con Rusia, ya que se alega que proporcionó a Sussmann datos falsificados sobre los contactos entre la Organización Trump y el Alfa Bank de Rusia.

Esos supuestos contactos fueron utilizados por Hillary Clinton y su campaña para impulsar la narrativa de que Trump estaba involucrado con el Kremlin. Durham había señalado en una presentación anterior que “el objetivo [de Joffe] era respaldar una ‘inferencia’ y una ‘narrativa’ con respecto a Trump que agradaría a ciertos ‘VIP'”. Una presentación posterior de Durham señaló que estos VIP eran “individuos en el bufete de abogados [de Sussmann] y en la campaña de Clinton”. También se alega que a Joffe se le ofreció un puesto de alto rango en la administración Clinton.

La omisión de información por parte de Horowitz no terminó con su reunión con Sussmann o la información sobre Joffe. Desde entonces, la oficina de Durham descubrió que la OIG “actualmente posee dos teléfonos celulares del FBI” que pertenecían a Baker, el exconsejero general del FBI. El descubrimiento de Durham de la posesión de Horowitz de los dos teléfonos de Baker no parece haber llegado a través de Horowitz o su oficina.

Según la presentación de Durham, “a principios de enero de 2022, la Oficina del Fiscal Especial se enteró por primera vez de que la OIG actualmente posee dos teléfonos celulares del FBI del exconsejero general del FBI”.

Se alega que Sussmann le mintió a Baker cuando trató de enviar datos incriminatorios sobre Trump y Alfa Bank al FBI; esos datos luego resultaron ser falsos.

Eso hace que Baker y sus teléfonos celulares sean centrales en el caso contra Sussmann.

También hay otro asunto que se relaciona directamente con Baker y sus teléfonos no revelados. Baker había sido objeto de una investigación de filtraciones criminales por “divulgaciones no autorizadas a los medios” que estaba llevando a cabo Durham cuando era el fiscal federal del Distrito de Connecticut.

Durante esta investigación, Durham o un miembro de su equipo cuestionaron la credibilidad de Baker. Ese memorando es buscado actualmente por los abogados de Sussmann. Aunque no se sabe con certeza, se cree que la investigación de la filtración de Baker finalmente se cerró sin cargos. La divulgación de los teléfonos celulares de Baker parece ser importante no solo para el caso Sussmann, sino también para la investigación de la filtración de Baker.

Investigaciones de alto perfil

Horowitz estuvo a cargo de una secuencia de investigaciones muy influyentes sobre los eventos previos y posteriores a las elecciones presidenciales de 2016. Horowitz examinó la investigación del FBI sobre el servidor de correo electrónico privado de Clinton, así como la investigación del FBI sobre la campaña de Trump, la supuesta colusión rusa y la FISA de Carter Page resultante y el abuso de la corte FISA.

La revisión de la investigación del correo electrónico de Clinton resultó en un informe de la OIG de 2018 que describió una serie de fallas por parte del FBI e hizo recomendaciones, entre ellas, mejorar la política de contacto con los medios del FBI y aclarar las pautas para hacer declaraciones públicas. Sin embargo, ciertos temas cruciales, como el hecho de que el entonces subdirector del FBI, Andrew McCabe, estaba supervisando la investigación mientras su esposa se postulaba para un escaño en el Senado del estado de Virginia y había recibido grandes sumas de fondos de campaña del aliado de Clinton, Terry McAuliffe, fueron pasados por alto por Horowitz.

El IG simplemente recomendó que “los funcionarios de ética incluyan la revisión a las donaciones de campaña por posibles problemas de conflicto de intereses cuando los empleados del Departamento o sus cónyuges se postulen para un cargo público”.

Carter Page, consultor de la industria petrolera y exasesor de política exterior de Donald Trump, en Nueva York, el 21 de agosto de 2020. (Brendon Fallon/The Epoch Times)

La revisión de Horowitz de 2018 fue seguida por una investigación más profunda y exhaustiva que resultó en el informe de revisión FISA de Carter Page en 2019. Aunque este informe detalla una letanía de fallas por parte del FBI y “al menos 17 errores u omisiones significativos en las solicitudes FISA contra Page, el informe del IG concluyó que había motivos válidos para abrir la investigación Crossfire Hurricane sobre la campaña de Trump por una supuesta colusión con Rusia.

Inmediatamente después de la publicación del informe del IG de 2019, el entonces fiscal general William Barr y John Durham, el fiscal federal que Barr nombró para llevar a cabo una investigación criminal paralela sobre los orígenes de la investigación del FBI, emitieron declaraciones en las que cuestionaban la conclusión de Horowitz sobre la apertura de Crossfire Hurricane.

Durham, quien más tarde fue nombrado abogado especial por Barr, señaló que, a diferencia del IG, su investigación no se limitó a “desarrollar información desde dentro de los componentes del Departamento de Justicia” e incluyó información de “otras personas y entidades, tanto en Estados Unidos como fuera de Estados Unidos”. Durham declaró que, basándose en la información que había recopilado, le informó a Horowitz unas semanas antes de que se hiciera público el informe del IG que “no estamos de acuerdo con algunas de las conclusiones del informe en cuanto a la predicción y a cómo se abrió el caso del FBI”.

El entonces fiscal general William Barr habla en el Departamento de Justicia, en Washington, el 5 de marzo de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La cuestión de si la investigación Trump-Rusia del FBI se planteó correctamente es crítica. Si los líderes del FBI abrieron la investigación sobre la base de falsos pretextos, esto sería evidencia directa de que los principales líderes del FBI interfirieron en una campaña presidencial. Sin embargo, si se determina que la investigación se planteó correctamente y se abrió legítimamente, entonces el liderazgo del FBI quedaría efectivamente absuelto de cualquier irregularidad legal, y cualquier culpa por las fallas posteriormente investigadas podría recaer en los errores del personal de nivel inferior.

Aunque nunca estuvo del todo claro cómo o por qué Horowitz había determinado que la información utilizada por el FBI era suficiente para abrir la investigación, se especuló que Horowitz se vio obstaculizado por el hecho de que el alcance investigativo de un IG se limita a su propio departamento y, por lo tanto, podría haber llegado a la conclusión equivocada. Pero esta explicación no tiene en cuenta el hecho de que Horowitz podría haber dejado su conclusión sobre la apertura de la investigación por parte del FBI fuera de su informe, precisamente debido a sus limitados poderes de investigación.

La conclusión de Horowitz fue aún más sorprendente, dada la información condenatoria contenida en su informe de 2019. Citó fallas materiales del FBI, incluido “no solo el equipo operativo, sino también los gerentes y supervisores, incluidos los altos funcionarios, en la cadena de mando”, con respecto a la solicitud de orden de arresto FISA contra el asistente de campaña de Trump, Carter Page.

Los hallazgos de Horowitz fueron tan significativos que recomendó a toda la “cadena de mando” del FBI descrita en su informe que “considerara cómo evaluar y abordar sus fallos de actuación”.

Durante el testimonio ante el Congreso, Horowitz también pareció contradecir directamente las afirmaciones con respecto a la conclusión de su propio informe sobre la exoneración al FBI.

“No está claro cuáles fueron las motivaciones [del FBI]”, señaló. “Por un lado, ¿grave incompetencia, negligencia? Por otro lado, intencionalidad, ¿y en qué punto intermedio? No estábamos en condiciones -con las pruebas que teníamos- de llegar a esa conclusión. Pero no lo descarto”.

Nuevas preguntas

Sin embargo, la nueva revelación de la falta de cooperación total de Horowitz con Durham podría generar nuevas preguntas sobre las conclusiones que extrajo el IG en sus revisiones a la investigación al correo electrónico de Clinton, la investigación Crossfire Hurricane del FBI y las solicitudes de orden FISA para Carter Page.

Ambos informes de Horowitz de 2018 y 2019 encontraron errores significativos por parte del FBI y sus informes no llegaron a declarar formalmente irregularidades fundamentales que habrían invalidado las investigaciones del FBI, a pesar de la evidencia aparentemente abrumadora.

En particular, a pesar de la larga lista de errores y fechorías del FBI, solo una persona fue finalmente acusada, y solo recibió libertad condicional, a pesar de haber fabricado pruebas que permitieron que la orden FISA contra Page siguiera adelante.

Los medios hicieron resonancia a la conclusión del informe de 2019 con titulares como “El organismo de control del Departamento de Justicia encuentra que la investigación Trump-Rusia no estuvo contaminada por prejuicios políticos” o “El informe critica duramente al FBI, pero no encuentra prejuicios partidistas en la investigación sobre Rusia”.

Hasta el día de hoy, no se ha resuelto el cuestionable hallazgo de Horowitz de que la investigación de colusión entre Trump y Rusia tuvo fundamentos correctos. Horowitz afirmó que la investigación comenzó debido a un aviso del embajador de Australia en Londres de que un asistente de Trump, George Papadopoulos, había hecho una “sugerencia de una sugerencia” de que Rusia podría ayudar a Trump a ser elegido.

En el momento en que se hizo la denuncia, el 26 de julio de 2016, el autor de un expediente sobre Trump, el exagente del MI6, Christopher Steele, ya había compartido los primeros informes del expediente con su contacto en el FBI, Michael Gaeta, quien señaló que esos informes ya estaban circulando dentro del FBI y a personas de “alto nivel en la capital de nuestra nación”.

La investigación del FBI también apuntó de inmediato al director de campaña de Trump, Paul Manafort, así como a Page, aunque Papadopoulos nunca mencionó a ninguno de los dos. Unos días después, la investigación agregó al general retirado Michael Flynn, en ese momento asesor de la campaña de Trump, a su lista de objetivos, nuevamente sin que Papadopoulos haya mencionado a Flynn.

Hace tiempo que se sospecha que la investigación del FBI sobre Trump y Rusia llevaba tiempo en marcha antes de que se abriera formalmente el 31 de julio de 2016. Y sabemos que el FBI había abierto previamente una investigación de contrainteligencia sobre Carter Page meses antes, el 6 de abril de 2016, inmediatamente después de que se anunciara su nombramiento en el equipo de Trump. El rumor del embajador australiano parece haber sido una excusa conveniente para formalizar la investigación, más que para provocar su inicio.

Con base en la información limitada que se puede obtener de la última presentación de Durham, aún no está claro qué conexión, si es que existe alguna, existe entre el contacto inicial de Horowitz con el abogado de la campaña de Clinton, Sussmann, y sus hallazgos posteriores sobre la investigación al correo electrónico de Clinton, la investigación más amplia a la presunta colusión Trump-Rusia y la solicitud FISA sobre Page.

La defensa de Sussmann sin duda utilizará esta última revelación para poner en duda la investigación de Durham. Parece que sus abogados ya están tratando de poner en duda el carácter de Baker como testigo.

Para Durham, el problema va mucho más allá de su investigación a Sussmann. Ya se sabía que Durham estaba enhebrando una aguja política entre continuar con su investigación y mantener a raya a los jefes del Departamento de Justicia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.