Experiencia cercana a la muerte revela a una joven comunista que el ateísmo marxista está equivocado

Por Tara MacIsaac
16 de Agosto de 2019 Actualizado: 16 de Agosto de 2019

Xue-Mei era miembro activo del Partido Comunista Chino, su mente estaba profundamente arraigada en el marxismo. “Yo era una acérrima atea”, dijo en un mensaje en la página web de la Fundación de Investigación y Experiencias Cercanas a la Muerte (NDERF). Pero una profunda experiencia cercana a la muerte “cambió completamente mis perspectivas hacia el sentido de la vida y la ética del mundo entero”, dijo.

Xue-Mei relató que tenía una tos crónica y con frecuencia iba a una clínica médica para tratamientos con antibióticos. Durante uno de los tratamientos, tuvo una mala reacción a la medicación. Acostada en una cama en el hospital, conectada al antibiótico por vía intravenosa, de repente oyó algo así como un tren chillando a lo largo de las vías.

“Caí en un túnel oscuro y estaba yendo hacia adelante”, recordó. “Me sentí tremendamente preocupada preguntándome a mí misma: ‘¿Qué está mal conmigo? Yo … estaba muy bien en este momento, pero ¿cómo es que todo cambió?’. Yo quería parar y volver, pero me estaba moviendo hacia adelante sin control y no podía regresar. Quise gritar desesperadamente, sin embargo, estaba muda. Traté de luchar, pero aun así mi esfuerzo fue inútil. Me percibí como una manchita, lanzándome en un camino circular eterno”.

Xue se dio cuenta que fue separada de su cuerpo y se preguntó si esto era la muerte. Si es así, pensó que no era el final, como ella había creído previamente. “Yo no desaparecí, sino que más bien estaba aislada del mundo físico. No sentía dolor. Yo estaba flotando… como una pluma y con una sensación muy agradable”.

Unos seres la rodearon, llenos de compasión y consolándola, se comunicaron con ella telepáticamente para despejar su confusión. “Ya no estaba en el largo y oscuro túnel. … yo estaba en un mundo luminoso, cálido y puro. Me sentí aliviada por completo, no más sufrimientos, sino que los reemplazó la paz y la dicha”, recordó.

Xue vio cada molécula de un objeto como estar en la forma de ese objeto. Vio que las partículas microscópicas pueden contener mundos enteros. Se sentía en varias dimensiones diferentes que coexisten. Mientras percibía ese otro reino, ella también podía ver lo que estaba pasando alrededor de su cuerpo físico; escuchó cómo el buscapersonas sonaba y que el doctor daba consejos a los demás, incluso vio a través de una pared dos perchas que colgaban en un armario.

Cuando vio que el médico se acercaba, sabía que tenía que llamar su atención para que pudiera salvarla. Todavía tenía cosas que lograr en la vida, un joven hijo a quien cuidar, y no quería que sus padres tengan que llorar por ella.

“Mi espíritu se hundió bruscamente, sintiendo que mi cabeza daba vueltas. Por último, me fundí en mi cuerpo. Cuando abrí los ojos para sentarme, empecé a vomitar sin parar”, dijo.

El doctor estaba sorprendido por el volumen de líquido oscuro que ella vomitaba, parecía demasiado para haber sido sostenido por su estómago. Ella sentía que era una limpieza.

Estaba agradecida por la experiencia, porque su miedo a la muerte disminuyó y su comprensión materialista del mundo había cambiado, dando paso a una nueva y renovada etapa de vida libre de las ataduras de ateísmo y la lucha de clases.

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS