Experto en política económica elogia a Trump por el comercio y pide acciones en la industria sobre China

Por Tom Ozimek
26 de Diciembre de 2019 9:14 PM Actualizado: 26 de Diciembre de 2019 9:14 PM

Un especialista en política económica de “America First” elogió el historial del presidente Donald Trump en materia de comercio y economía nacional, al tiempo que pidió más medidas para nutrir la industria estadounidense y protegerla de su principal rival mercantilista, China.

Alan Tonelson, quien fundó el blog de política pública RealityChek, dijo a The Epoch Times que las políticas económicas internacionales de Trump han cumplido con la promesa de frenar el declive de la manufactura estadounidense.

“Ciertamente creo que ha habido un reajuste en este país que no habría tenido lugar sin las llamadas ‘guerras comerciales de Trump’. Y, al menos, de igual importancia, parece que han frenado la continua deslocalización”, dijo Tonelson.

“Parece que cada vez hay más y más empresas que son más reacias a enviar la producción al extranjero por temor a que los aranceles estadounidenses les perjudiquen en algún momento”, añadió. “O simplemente no quieren entrar en el punto de mira del presidente Trump”.

Aunque elogió las políticas de la administración en materia de comercio en general, el experto en políticas pidió medidas más audaces para nutrir las industrias estadounidenses.

“Aunque he estado muy complacido, en general, con el desempeño de Trump en el comercio, creo que hay mucho más por hacer en lo que la gente llamaría el frente de la política industrial”.

Tonelson abogó por una ampliación del papel federal en el desarrollo de tecnologías, en particular las de importancia estratégica para los Estados Unidos. Dijo que le gustaría ver que la Casa Blanca tomara medidas más audaces para romper la reticencia de los legisladores republicanos “a alejarse de su dura resistencia ideológica a la idea de que el gobierno puede hacer cualquier cosa bien excepto posiblemente la defensa nacional”.

El Presidente Donald Trump sale después de hablar en una Cumbre de Salud Mental de la Casa Blanca
El Presidente Donald Trump sale después de hablar en una Cumbre de Salud Mental de la Casa Blanca en el Auditorio del Tribunal Sur del Edificio de Oficinas Ejecutivas Eisenhower en la Casa Blanca en Washington el 19 de diciembre de 2019. (Drew Angerer/Getty Images)

A pesar de los golpes que la industria manufacturera estadounidense había recibido antes de Trump, todavía genera casi dos tercios de todos los fondos para investigación y desarrollo que el sector privado estadounidense gasta cada año.

“Por lo tanto, si se quiere que Estados Unidos siga siendo una economía de alta tecnología, es muy difícil ver cómo sucede o cómo continúa a menos que se mantenga una fuerte base de fabricación nacional”, dijo Tonelson.

El “America Firster” agregó que deseaba ver un mecanismo que condicionara los recortes de impuestos corporativos de Trump a la inversión de capital en Estados Unidos, y señaló que las empresas han utilizado gran parte de la desgravación fiscal para la recompra de acciones, lo que “no aumenta ni fortalece la base productiva de la economía estadounidense”.

Tonelson dijo que la política comercial de Trump fue impulsada por la noción de que a menos que Estados Unidos aproveche la oportunidad histórica de desafiar a China por prácticas comerciales injustas como el robo de tecnología, la lucha para salvar la manufactura estadounidense podría perderse.

“Si uno sigue en una posición en la que permite que sus principales rivales comerciales subvencionen a sus industrias clave y las eliminen, o roben su propiedad intelectual de forma deliberada, o extorsionen esa propiedad intelectual una vez que sus empresas empiecen a expandirse en el extranjero, es probable que no vaya a ninguna parte rápidamente”, dijo Tonelson.

‘América First’ versus ‘Made in China 2025

Tonelson dijo que las acciones hostiles del Partido Comunista Chino en el área económica —incluyendo los ataques cibernéticos y el robo de propiedad intelectual— representan la “amenaza número uno” para la prosperidad y seguridad de Estados Unidos.

“Me preocupa ciertamente que una China —al menos bajo el tipo de régimen que la ha gobernado desde 1949, ese tipo de China— que se apodere del liderazgo tecnológico mundial, pueda poner en gran peligro la seguridad y prosperidad de Estados Unidos simplemente por medio de las diversas herramientas de guerra cibernética que se han desarrollado recientemente y que seguramente seguirán desarrollándose”, dijo. “Los chinos no han mostrado ninguna reticencia a emprender una guerra en este sentido”, añadió.

Los expertos en políticas sostienen que a través de su política “Made in China 2025“, que busca el dominio mundial en 10 verticales tecnológicos clave, incluyendo la robótica y la inteligencia artificial, el régimen chino busca desplazar a Estados Unidos como la principal superpotencia mundial y perjudicar sus intereses.

“Los objetivos del plan no son sólo poner a China en la cima de la investigación tecnológica y de la cadena alimentaria de fabricación, sino, al hacerlo, destruir a los competidores occidentales”, dijo el colaborador del Epoch Times, James Gorrie.

“En el fondo, la economía china se basa en el soborno, el robo y la violencia horrorosa”, dijo Gorrie. “De 1949 a 1979, la economía de China se basó en que el estado robaba los magros frutos del trabajo del pueblo chino —y mataba a decenas de millones de ellos en el proceso. Una vez que China invitó a las empresas occidentales a fabricar productos allí, la economía de China continuó robando de los suyos, pero amplió su alcance de robo para robar capital, tecnología, propiedad intelectual, incluso plantas completas de fabricación de las empresas occidentales”.

El senador John Cornyn (R-Texas) en la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre
El senador John Cornyn (R-Texas) en la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre “Espionaje no tradicional de China contra Estados Unidos: La amenaza y las posibles respuestas políticas” en Washington el 12 de diciembre de 2018. (Jennifer Zeng/The Epoch Times)

Tonelson señaló que China no sólo depende de la tecnología estadounidense robada en su intento de ocupar el centro del mundo, sino que también depende de los consumidores estadounidenses para comprar los productos de fabricación china. Esto plantea un problema ético en sí mismo, ya que el trabajo en la China comunista no siempre es voluntario y a veces se produce con graves violaciones de los derechos humanos.

Un ejemplo es el aproximadamente millón de uigures que, según se informa, han sido encarcelados en un complejo de centros de detención y de trabajo forzado en Xinjiang. Otro es la persecución del movimiento espiritual Falun Gong; algunos de sus miembros han sido torturados hasta la muerte en campos de trabajo haciendo productos para exportar a los mercados occidentales.

Los líderes estadounidenses también reconocen la amenaza que representa la hostilidad económica china.

El informe del año pasado (pdf) que concluye una investigación del Representante de Comercio de los Estados Unidos sobre las denuncias de prácticas comerciales injustas de China encontró que el régimen había recurrido a tácticas como los subsidios ilegales que perjudican a las empresas estadounidenses, las transferencias forzadas de tecnología, las intrusiones cibernéticas y el robo de propiedad intelectual.

Más recientemente, en una audiencia del Congreso llamada “Espionaje no tradicional de China contra Estados Unidos: La amenaza y las posibles respuestas políticas”, el presidente del Comité Judicial Chuck Grassley (R-Iowa) expuso la amenaza comunista.

“Cuando se trata de espionaje, el director del FBI [Christopher] Wray ha dicho: ‘No hay ningún país que esté ni siquiera cerca’ de la República Popular China”, dijo Grassley en la audiencia del 12 de diciembre. “El general Keith Alexander calificó las ganancias estimadas de China por el espionaje económico de hasta 600,000 millones de dólares, ‘la mayor transferencia de riqueza de la historia'”.

“Se cree que China es responsable del 50 al 80 por ciento del robo de propiedad intelectual transfronterizo en todo el mundo, y de más del 90 por ciento del espionaje económico cibernético en Estados Unidos. Los informes publicados este año por la Oficina de Comercio y Manufactura de la Casa Blanca, el Representante Comercial de Estados Unidos y la ODNI [Oficina del Director de Inteligencia Nacional] informan en detalle de las conclusiones sobre el papel de China como principal atacante cibernético y ladrón de la propiedad intelectual y la tecnología estadounidenses”.

senador Charles Grassley (R-Iowa), presidente del Comité Judicial del Senado
El senador Charles Grassley (R-Iowa), presidente del Comité Judicial del Senado, en la audiencia del panel sobre “Espionaje no tradicional de China contra Estados Unidos”: La amenaza y las posibles respuestas políticas” en Washington el 12 de diciembre de 2018. (Jennifer Zeng/The Epoch Times)

Tonelson dijo que espera que Trump siga siendo duro con China.

“Aunque sólo redujo un pequeño porcentaje de los aranceles estadounidenses existentes, suspendió su amenaza de imponer aranceles a los 160,000 millones de dólares restantes de importaciones chinas a Estados Unidos que habían llegado libres de impuestos hasta ahora, y pensé que era exactamente el momento equivocado para aliviar a los chinos”, dijo Tonelson.

Tonelson argumentó que China es ahora más vulnerable y por lo tanto es probable que parpadee primero en la guerra comercial debido a la extremadamente alta proporción de la deuda china con respecto al PIB y a la dependencia de los dólares de los mercados de exportación para comprar productos básicos como el petróleo, que son la base del crecimiento económico de China.

“China no puede compensar el déficit construyendo más carreteras y puentes para siempre”, dijo Tonelson sobre la necesidad que tiene China de divisas, y añadió que la tensión política era otra vulnerabilidad que enfrentaba el régimen chino.

“No sólo considerando los crecientes problemas económicos que han venido experimentando, también hay mucha presión política que ha sido causada por la crisis de Hong Kong”, dijo Tonelson.

La manufactura es clave

“Si hablamos de la manufactura, específicamente, señalaría que históricamente ha sido la nación líder en el crecimiento de la productividad”, dijo Tonelson. “Si usted valora el crecimiento de la productividad, como debería, entonces debería estar muy preocupado de que este sector haya perdido ese liderazgo. Una de las razones es que gran parte de su propio elemento más productivo ha sido eliminado de la existencia o enviado al extranjero”.

Tonelson ha escrito libros sobre el libre comercio, la globalización y el declive industrial. En “Carrera hacia el fondo: por qué un excedente de trabajadores en todo el mundo y un libre comercio incontrolado están hundiendo los estándares de vida estadounidenses”, argumentaba que alrededor del momento de la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) a principios de siglo, Estados Unidos entró en una “competencia global sin ganancias” contra los países de bajos salarios. Al apalancar los débiles derechos de los trabajadores y los laxos estándares de seguridad en el lugar de trabajo, países como India y México—pero especialmente China— ganaron la inversión de Occidente, causando la caída de los salarios y los estándares laborales en todo el mundo.

Alan Tonelson, experto en política económica de "America First" y autor de "The Race to the Bottom
Alan Tonelson, experto en política económica de “America First” y autor de “The Race to the Bottom”. (Cortesía de Alan Tonelson)

También argumentó que la competencia de bajos salarios golpeó a muchas de las industrias de salarios más altos de Estados Unidos, como la aeroespacial y la de software, añadiendo que el impacto perjudicial en la manufactura de Estados Unidos no fue el resultado de las fuerzas del libre mercado de la ventaja comparativa, donde los países se especializan naturalmente en la producción de ciertos bienes.

“Diría que relativamente poca de esa ventaja comparativa ha sido el resultado del libre juego de las fuerzas del mercado”, dijo Tonelson. “Ha sido creada y continuamente distorsionada por gobiernos extranjeros. Así que si realmente crees que el capitalismo de libre mercado es el camino a seguir y que el capitalismo de libre mercado es la mejor apuesta para que el mundo entero maximice la prosperidad, la eficiencia, el progreso tecnológico, y así sucesivamente, entonces deberías estar muy preocupado de que el subsidio de las industrias clave sea tan frecuente en todas partes”.

“Los críticos de la política comercial, especialmente de la franja de America First, estaban muy preocupados durante los años anteriores a Trump por el fracaso en ese entonces de los presidentes y congresos de Estados Unidos para hacer retroceder adecuadamente la depredación comercial —no sólo por parte de China, sino por parte de Japón, Alemania y prácticamente cualquier otra economía nacional que se pudiera pensar— amenazaba genuinamente con convertir la manufactura doméstica estadounidense en lo que se podría llamar un ciudadano mundial de segunda clase”, dijo Tonelson.

Trabajadores clasifican piezas en una empresa de electrónica en Tengzhou
Trabajadores clasifican piezas en una empresa de electrónica en Tengzhou, en la oriental provincia china de Shandong, el 1 de febrero de 2016. (STR/AFP/Getty Images)

Añadió que “America Firsters” nunca se convenció de que Estados Unidos pudiera mantener niveles satisfactorios de prosperidad, seguridad nacional y soberanía sin una base manufacturera fuerte.

Aunque Tonelson elogió las políticas comerciales de Trump, argumentando que “hemos visto algunas señales de que algunas de esas tendencias perjudiciales se han invertido”, reconoció que el progreso “ciertamente no ha llegado tan rápido como me gustaría ver”. Tonelson culpó a la reversión más lenta de lo esperado del declive de la manufactura estadounidense por la necesidad de Trump de asegurar el respaldo republicano ante las amenazas a su presidencia.

“En defensa de Trump, estuvo atado de pies y manos durante sus dos primeros años en el cargo por su clara conclusión de que no podía resistir la ortodoxia republicana demasiadas veces porque necesitaba el apoyo de los republicanos para evitar un juicio político, dijo Tonelson. “Se puede decir que todavía se enfrenta a esa amenaza, pero su posición en las filas republicanas de base es tan abrumadoramente fuerte ahora, que no tiene que preocuparse tanto”.

¿Qué es el nacionalismo económico de “América First”?

Tonelson, que ha dado muchas conferencias sobre el comercio y las políticas económicas más amplias de Estados Unidos durante 30 años, dijo a The Epoch Times que en su esencia, la escuela de nacionalismo económico “América First” da prioridad a garantizar la riqueza y la seguridad de Estados Unidos antes de tratar de gestionar los asuntos mundiales.

“La idea principal es mejorar la seguridad, prosperidad y competitividad económica de Estados Unidos, así como su independencia política, aprovechando la capacidad única de este país para prosperar independientemente de las condiciones mundiales”, explicó.

La escuela de pensamiento nacionalista económico fue el enfoque dominante de Estados Unidos en materia de política económica exterior por primera vez en casi el 60 por ciento de la historia del país, hasta mediados de la década de 1930.

“Fue reemplazada, comenzando por Pearl Harbor, por lo que ahora se llama ‘globalismo’ y lo que en los días anteriores a la caída del muro solía llamarse ‘internacionalismo'”, dijo Tonelson.

Añadió que lo que reemplazó al nacionalismo económico fue la idea de que Estados Unidos sólo podía lograr niveles adecuados de seguridad, prosperidad e independencia al fomentar grandes mejoras en la economía mundial y en las condiciones de seguridad mundial.

Tonelson dijo que “America Firsters” trata de dar la vuelta a la noción de que Estados Unidos debería sacrificarse económicamente y exponerse a amenazas como un ataque nuclear en un esfuerzo por dirigir las condiciones mundiales en una cierta dirección, y que en cambio,  Estados Unidos debería centrarse en gestionar sus circunstancias internas, sobre las que tiene mucho más control.

“Ciertamente nos oponemos firmemente a lo que ha sido la clara práctica internacionalista durante décadas antes de Trump de sacrificar regularmente grandes porciones de la base económica del país en aras de mantener relaciones de alianza fluidas, en aras de mantener ese orden económico mundial. De hecho, vemos ese enfoque globalista/internacionalista como una gran manera de exponer innecesariamente a los Estados Unidos a varios peligros y varias vulnerabilidades”.

El enfoque de America First es que, según lo que dice Tonelson, es probable que Estados Unidos no sea lo suficientemente capaz de dirigir los asuntos mundiales en una dirección lo suficientemente favorable como para servir de ancla de su seguridad nacional, “pero es más que ampliamente fuerte y rico y lo suficientemente sabio como para averiguar cómo prosperar pase lo que pase fuera de sus fronteras”.

“La estrategia de America First depende, en última instancia, de que el país intente controlar lo que puede controlar de forma plausible”, dijo. “Es decir, los acontecimientos y eventos dentro de sus propias fronteras, en lugar de tratar de controlar lo que claramente es mucho más difícil de controlar, y que es el desarrollo y los eventos fuera de sus propias fronteras”.

“Creo que Trump merece un gran crédito por abrir los ojos del sistema político estadounidense a una forma fundamentalmente nueva de lograr objetivos críticos, económicos y también de seguridad nacional”, añadió Tonelson. “Y mi esperanza es simplemente que si resulta reelegido, el enfoque se haga más nítido, que la aplicación sea más consistente”.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM

***

Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.