Expertos en DD.HH. de la ONU en alerta por acusaciones de sustracción forzada de órganos en China

Por Tom Ozimek
15 de Junio de 2021
Actualizado: 15 de Junio de 2021

Una docena de expertos en derechos humanos, afiliados a las Naciones Unidas (ONU), expresaron el lunes conmoción y consternación por lo que dijeron eran acusaciones creíbles de sustracción forzada de órganos a manos del Partido Comunista Chino (PCCh), dirigida contra minorías religiosas y étnicas.

Los expertos, incluidos los relatores especiales de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y miembros de un grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias, estaban “extremadamente alarmados por los informes de presunta ‘sustracción de órganos’ dirigida a minorías, incluidos practicantes de Falun Gong, Uigures, tibetanos, musulmanes y cristianos detenidos en China”, dijo la agencia en un comunicado.

“La sustracción forzada de órganos en China parece estar dirigida a detenidos de minorías étnicas, lingüísticas o religiosas específicas, a menudo privados de su libertad sin órdenes de arresto y sin que se les expliquen las razones de sus detenciones”, dijeron los expertos en un comunicado conjunto. “Estamos profundamente preocupados por los informes de trato discriminatorio a los prisioneros o detenidos en función de su origen étnico, religión o creencias”.

Los expertos, que no están vinculados a ningún gobierno u organización y sirven en el sistema de derechos humanos de la ONU como especialistas independientes, formularon su opinión sobre la base de lo que, según el ACNUDH, era “información creíble” de que ciertas categorías de detenidos en China estaban siendo sometidos por la fuerza a análisis de sangre y exámenes de órganos sin su consentimiento. Los resultados de los exámenes, que incluyen pruebas de ultrasonido y radiografías, se habrían registrado en una base de datos de fuentes de órganos vivos que se utiliza para relacionar los órganos con posibles receptores, dijo la ACNUDH.

“Según las denuncias recibidas, los órganos más comunes que se extraen de los presos son, según se informa, corazones, riñones, hígados, córneas y, con menos frecuencia, partes de hígados. Esta forma de tráfico con carácter médico presuntamente involucra a profesionales del sector de la salud, incluidos cirujanos, anestesistas y otros especialistas médicos”, dijeron los expertos.

El ACNUDH dijo que los expertos ya habían planteado el problema a las autoridades chinas en 2006 y 2007, pero la respuesta que recibieron carecía de datos críticos como los tiempos de espera para la asignación de órganos o información sobre las fuentes de los órganos.

“En este contexto, la falta de datos disponibles y de sistemas de intercambio de información son obstáculos para identificar y proteger con éxito a las víctimas de la trata y para investigar y enjuiciar eficazmente a los traficantes”, dijo la ACNUDH. La oficina añadió que otro mecanismo de investigación de derechos humanos de la ONU puso de manifiesto su preocupación por la extracción de órganos de presos de una determinada minoría religiosa, aunque no especificó cuál.

“A pesar del desarrollo gradual de un sistema de donación voluntaria de órganos, sigue apareciendo información sobre graves violaciones de derechos humanos en la obtención de órganos para trasplantes en China”, dijeron los expertos.

La agencia de la ONU dijo que existe una preocupación persistente por la falta de supervisión independiente en torno al consentimiento y la asignación de órganos de prisioneros o detenidos. El ACNUDH pidió al régimen chino que “responda con prontitud a las acusaciones de ‘sustracción de órganos’ y permita la supervisión independiente por parte de los mecanismos internacionales de derechos humanos”.

El “Palacio de las Naciones”, que alberga las oficinas de las Naciones Unidas, se ve al final del césped delantero bordeado de banderas, en Ginebra, el 4 de septiembre de 2018. (Fabrice Coffrini/AFP a través de Getty Images)

Los expertos incluyeron a Siobhán Mullally, relator especial sobre la trata de personas, Fernand de Varennes, relator especial sobre cuestiones de las minorías, Ahmed Shaheed, relator especial sobre la libertad de religión o creencias, y Nils Melzer, relator especial sobre la tortura y otros actos crueles, inhumanos o trato o castigo degradante. Los relatores especiales forman parte del mayor cuerpo de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU.

Las acusaciones de que personas que actúan en nombre del régimen chino han estado extrayendo órganos vitales de los prisioneros, que murieron en el proceso para la cirugía de trasplante, surgieron por primera vez en 2006.

Desde entonces, se han presentado más pruebas en numerosos informes, incluido un fallo de un tribunal independiente presidido por Sir Geoffrey Nice, quien anteriormente dirigió el enjuiciamiento al expresidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, por crímenes de guerra.

El Tribunal de China, con sede en Londres, concluyó en marzo de 2020 que la sustracción forzada de órganos había tenido lugar en China durante años “en una escala significativa”, siendo los practicantes de Falun Gong la “fuente principal” de órganos humanos. El informe del tribunal también señaló que otros grupos minoritarios como los uigures, los budistas tibetanos y los cristianos de iglesias domésticas también son objeto de estos abusos.

Falun Gong, una práctica espiritual, consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en la verdad, la compasión y la tolerancia. Hace 22 años, el régimen comunista chino lanzó una campaña para erradicar Falun Gong y sometió a más de 70 millones de sus practicantes al acoso, la detención, los trabajos forzados, la tortura y la extracción forzada de órganos.

Dorothy Li contribuyó a este artículo.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS