Expertos en lenguaje corporal comparten consejos sobre cómo saber cuándo mienten los políticos

Por Nanette Holt
19 de Septiembre de 2022 8:32 PM Actualizado: 28 de Septiembre de 2022 5:13 PM

Teniendo las elecciones intermedias a la vuelta de la esquina, algunos votantes siguen indecisos sobre las opciones de candidatos.

Y cuando las declaraciones de campaña entran en conflicto, algunos se preguntan ¿quién está siendo honesto?

Eso ya no tiene por qué ser un misterio, dijeron expertos en lenguaje corporal a The Epoch Times.

Pero primero, los votantes que quieren descubrir la verdad deben olvidar todo lo que se les ha dicho sobre cómo detectar una mentira. Están equivocados los mitos de varias generaciones, como la incapacidad del mentiroso para mirar a los ojos de la persona a la que intenta engañar.

“Desviar la mirada no es una pista de engaño, y no mirar hacia la derecha, y no mirar hacia la izquierda: toda esa ciencia ha sido desacreditada” por al menos 22 estudios revisados por pares, dice la experta Susan Constantine.

Entonces, ¿qué es lo que desenmascara una mentira?

No hay una señal única para cualquier persona. Pero hay comportamientos que todos los mentirosos tienen en común, según los expertos.

Desviaciones de la línea base

Cuando alguien intenta engañar, revela inconscientemente una sucesión de comportamientos asociados a la mentira, dicen Constantine y otros dos importantes detectores de la verdad.

Y ese “cúmulo” de lo que los expertos denominan “puntos críticos” o ” indicios” se desviará de la forma habitual de actuar o hablar de la persona.

“Tenemos una forma general en la que nos comportamos—esa es nuestra línea de base”, dijo Traci Brown, autora de “Cómo detectar mentiras, fraudes y robo de identidad”.

Para detectar la falsedad en un político o sospechoso bajo investigación, Brown busca entre 2 a 5 pistas relacionadas con el engaño “fuera de su línea de base” en el lapso de aproximadamente una oración. Constantine entrena a sus clientes para que busquen al menos tres señales en siete segundos.

Los grupos de indicios se producen rápidamente e indican ansiedad. Los expertos coinciden en que la ansiedad acompaña al engaño. Es la respuesta del cuerpo cuando la falsedad se está formulando en el cerebro.

Foto de la época
La experta en lenguaje corporal Susan Constantine es autora de “Cómo detectar a un mentiroso en 7 segundos o menos” y “La guía del completo idiota para leer el lenguaje corporal”. (Cortesía de Susan Constantine)

“Esa es la ciencia, y hay investigaciones que lo respaldan”, dijo Constantine.

Los deslices de la línea de base pondrán al descubierto incluso a un político experto en exagerar la verdad, ocultar hechos o decir auténticas barbaridades.

La mayoría de los políticos experimentados han “aprendido a responder preguntas y presentarlas de una manera en la que te brindan información”, dijo Constantine.

“Están reteniendo, omitiendo y saltando información pertinente, lo cual es intencionado”.

Al ensayar sus temas de conversación, practican para ocultar la transmisión de datos no tan veraces.

Pero es casi imposible camuflar por completo su engaño, especialmente cuando una pregunta inesperada los obliga a salirse del guión, coincidieron los expertos.

Ahí es cuando el cuerpo lo delata. Y ése es el mejor momento para que los observadores se fijen bien.

Sin embargo, no hace falta ser un profesional. La gente está preparada para captar las mentiras de forma natural, lo que nos convierte en un eficaz “detector de mentiras humano”, según la experta en lenguaje corporal Patti Wood, autora de “Snap: Making the Most of First Impressions, Body Language, and Charisma”.

Los indicios de la gran mentira de Clinton

En enero de 1998, cuando el presidente Bill Clinton negó estar involucrado con la pasante de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, no engañó a los expertos entrenados para leer el lenguaje corporal. Vieron pistas clásicas.

Meses después, se demostró que sus observaciones eran correctas cuando Clinton admitió la “relación física impropia”.

El presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, se dirige a la nación desde el jardín de rosas de la Casa Blanca en Washington el 11 de diciembre de 1998, para disculparse por engañar al país sobre su relación con la pasante de la Casa Blanca, Monica Lewinsky. (William Philpott/AFP/Getty Images)
El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, se dirige a la nación desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca en Washington, el 11 de diciembre de 1998, para disculparse por engañar al país sobre su relación con la pasante de la Casa Blanca, Monica Lewinsky. (William Philpott/AFP/Getty Images)

En un videoclip de la Biblioteca Presidencial William J. Clinton, los ojos del expresidente aparecen “fijos y congelados”, lo cual fue un gran indicio, dijo Constantine.

Sus cejas se levantaron brevemente, otra pista. Y utilizó el dedo índice para señalar, hablando más “para convencer que para transmitir” información, dijo Constantine.

“Todos son signos de engaño” porque ocurrieron en conjunto y se desviaron de su forma normal de hablar, su línea de base, dijo.

Durante el desmentido, Clinton pronunció las palabras: “Quiero decir una cosa al pueblo estadounidense. Quiero que me escuchen. Voy a repetirlo. No tuve relaciones sexuales con esa mujer—la señora Lewinsky”.

Golpeando el podio para enfatizar, dijo: “Nunca le dije a nadie que mintiera. Ni una sola vez. Jamás. Estas acusaciones son falsas. Y necesito volver a trabajar para el pueblo estadounidense. Gracias.”

Incluso sus elecciones de palabras ayudaron a revelar la mentira, dijo Wood.

Cuando llamó a Lewinsky “esa mujer”, antes de que “se diera cuenta” y utilizara su nombre, eso se “llama despersonalización”, y es una pista que los agentes de la ley observan al entrevistar a los sospechosos, dijo Wood.

“Cuando alguien despersonaliza, en realidad es una señal de que es culpable de un crimen contra esa persona o con esa persona”.

Además, hizo una pausa anormalmente larga entre las palabras “mujer” y “señora Lewinsky”.

“Más largo de lo normal, y fuera de su línea de base”, dijo Wood.

La clave es un cúmulo

Al tratar de detectar mentiras, “es muy importante entender cómo funciona el cerebro”, dijo Constantine. “Cuando una persona sabe que va a decir algo que no es cierto, hay pistas que comienzan a desarrollarse”.

Ahí es cuando se desvían de su línea de base.

“Cuando están a punto de inventar, pasar por alto, reforzar y omitir, o mentir completamente, comenzarás a ver estos pequeños cúmulos que ocurren”, dijo Constantine.

Al igual que Clinton, el engañador puede hacer una pausa poco natural o mirar fijamente a la audiencia o al entrevistador. O “un hombro se levantará muy levemente—lo que es una señal de engaño. Pero hay muchos”, dijo Constantine.

La clave, como siempre, es el cúmulo.

Puede incluir una risita, un bostezo, las cejas levantadas, sacar aire, sacar la lengua por un lado de la boca, tartamudear, cambiar el peso, dar golpecitos con los pies, llevarse una mano a la cara, apretar los labios, morderse la comisura de los labios, parpadear o no parpadear lo suficiente, y cambios repentinos en el tono, el tempo, el volumen o la entonación de la persona.

Esos comportamientos ocurren, dijo Constantine, debido a la “ansiedad interna, y eso es lo que llamamos carga cognitiva, y eso es lo que le sucede al cerebro cuando éste sabe que vas a mentir”.

Constantine dijo que la vicepresidenta Kamala Harris muestra signos de engaño cuando mantiene una sonrisa forzada o se ríe de lo que dice otra persona. Es una pista de engaño que los expertos llaman “deleite de engaño”.

Foto de la época
La vicepresidenta Kamala Harris se ríe después de responder una pregunta de la prensa durante un evento sobre acceso a Internet de alta velocidad en el complejo de la Casa Blanca, el 3 de junio de 2021. (Foto de Drew Angerer/Getty Images)

“Cuando una persona dice algo, y luego siente que te ha engañado, a veces usted verá que le aparece una mueca, o una sonrisa”, o una risa inoportuna e incómoda.

“Ella hace eso”, dijo Constantine. “Y pone demasiadas caras”, lo que significa mantener una expresión, como una sonrisa o un ceño fruncido, durante demasiado tiempo.

Las expresiones genuinas son fugaces y desaparecen “de la cara en microsegundos”, dijo Constantine. “De modo que cuando se mantienen, ya sea una sonrisa o un ceño fruncido, o una expresión exagerada, se trata de sobreexpresiones. Esas son las que son artificiales. Esas son las que son forzadas”.

Y eso es una alerta de deshonestidad, dijo.

A menudo, la sobreexpresión de Harris “se debe más bien a que se siente muy incómoda e insegura”. dijo Constantine. “Así que ella piensa que con una sonrisa excesiva o una cara exagerada se ganará a la gente. Hace lo contrario”.

Pero, agrega Constantine, “nunca confiaría en nadie si se sentara frente a mí” con una sonrisa forzada y poco sincera.

“Usted cree que me va a conquistar, porque está tratando de ser carismático, y está exagerando, lo que para mí no es auténtico”, dijo Constantine. “Es artificioso. Para mí es un triple no”.

Foto de la época
Patti Wood es una autora y experta en lenguaje corporal que con frecuencia es contratada para enseñar a cómo leer las pistas que las personas envían sin darse cuenta con su comportamiento. (Cortesía de Patti Wood)

A menudo le piden que analice los debates, Wood también observa la boca en busca de más pistas.

“Cuando se chupan los labios, lo llamo retención de labios, están ocultando la verdad. Así que es muy probable que lo siguiente que salga de su boca sea una mentira”, dijo Wood.

Lo mismo ocurre cuando los candidatos “escuchan una pregunta y sus labios se juntan. Tienen la verdad en su interior, pero evitan que salga. Así que es muy probable que lo siguiente que salga de su boca sea una mentira”.

O si el sujeto está molesto con el entrevistador por haber hecho una pregunta difícil, puede sacar la lengua, apenas y muy rápidamente. Wood ralentiza la velocidad de reproducción del vídeo para detectar este tipo de indicios.

“Esto significa que han sido acorralados y descubiertos”, dijo Wood. Lo ve con frecuencia en los testigos que testifican ante el Congreso.

En su cúmulo de señales, los mentirosos pueden lamerse los labios, normalmente de izquierda a derecha, dijo, “como si estuvieran borrando lo que acaban de decir”.

Y en la búsqueda de mentiras, ella observa los ojos.

Las personas que formulan una mentira pueden mantener los párpados cerrados por más tiempo de lo normal.

“Cierran los ojos ante lo que no les gusta, o intentan tener un minuto para pensar en la mentira”, dijo Wood. “Esto permite que su cerebro descanse durante un segundo, para que pueda ir a su neocórtex [área del cerebro], donde están las mentiras, y pensar en la mentira”.

Los aspavientos de Biden

Brown y Constantine notaron lo que ven como signos inequívocos de que el presidente Joe Biden se ha desviado de la verdad.

Durante su campaña para la presidencia, a menudo hablaba con suavidad y confianza—su línea de base— hasta que abordaba un tema en particular, dijo Brown.

“Cada vez que hablaba sobre la raza y la igualdad racial”, dijo, era cuando empezaba a tartamudear o a tener un “tropiezo en medio de una palabra. Eso ocurría con frecuencia en la campaña”.

La palabra que hace tropezar a un orador podría ser la que está en el corazón de una mentira, dijo.

Y cuando un orador suave de repente comienza a tartamudear, y “la tasa de errores en las palabras es muy alta, eso es un indicador de engaño”, dijo Brown.

Su impresión: cuando Biden proclamó repetidamente que la desigualdad racial es un problema generalizado en Estados Unidos, en realidad no se lo creía.

Sus ojos contaban una historia similar, dijo.

“Cada vez que la tasa de parpadeo de alguien cambia, eso es ansiedad alta”, dijo Brown. “El estrés súper elevado puede estar relacionado con el engaño. No siempre. Pero sí puede estarlo”.

Foto de la época
El presidente Joe Biden se tapa la boca mientras tose durante una reunión virtual con directores ejecutivos y líderes laborales sobre la Ley de Chips, en Washington, el 25 de julio de 2022. (Brendan Smialowski/AFP a través de Getty Images)

Constantine sospecha que hay deshonestidad cuando Biden empieza a toser o a aclararse la garganta de repente. Esos comportamientos indican “una ansiedad muy alta para él, y pueden estar relacionados con el engaño, absolutamente”, dijo.

Se ve un comportamiento similar en todas partes, incluso en la iglesia, coincidió Wood.

Cuando escuche un “sermón del ministro, y hable de la infidelidad, escuche a la congregación, a quien tose y carraspea”, aconsejó Wood. Los que tosen ponen en duda su propia fidelidad, dijo.

Es un consejo que ha compartido con amigos, con resultados cómicos.

“Todos fuimos a ver una película, y los personajes hablaban sobre la infidelidad en la película, y la gente tosía y se aclaraba la garganta de repente en el cine”, recordó Wood. “Todos mis amigos me miraron y se rieron”.

Pero hay más en los gestos de Biden que hacen que Constantine y Brown sospechen engaño.

“La pausa, la vacilación, el aclararse la garganta, mirar hacia abajo después de haber estado mirando hacia arriba, la sonrisa, los ojos en blanco, el levantamiento de las cejas, el deleite del engaño: Biden los hace todos”, dijo Constantine. “Ha sido impactante para mí que la gente le crea”.

“¡La sonrisa de satisfacción!”, dijo. “Y luego escuchaba una pregunta y simplemente se echaba a reír. Es como si se encogiera de hombros ante lo que alguien dice, algo como: ‘No sabes de lo que estás hablando'”.

“Y esa es su forma de camuflar lo que realmente siente al poner una sonrisa de deleite del engaño, lo cual es muy condescendiente”.

O cuando dice: “¡Vamos, hombre!”

“Ese es el desprecio”, que señala la deshonestidad, dijo Constantine.

Trump

El expresidente Donald Trump también es “un caso interesante para que lo estudien los expertos en lenguaje corporal”, dijo Constantine.

“Tiene sus propios pequeños gestos que realmente ni siquiera están en ninguno de nuestros libros de texto”, dijo. “Él es como un libro de texto por sí solo con sus gestos—sus graciosos pequeños signos A-OK y gestos de deslizamiento hacia un lado”.

“Pero, en general, creo que él cree en lo que dice”, dijo Constantine. Sus gestos “extraños” parecen reflejar la veracidad, incluida la forma en que suele mostrar las palmas abiertas.

Foto de la época
El expresidente Donald Trump habla en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Dallas, el 6 de agosto de 2022. (Bobby Sanchez para The Epoch Times)

“Pero tiene un alto nivel de inseguridad, y por eso se jacta e inventa”, agregó. “No creo que esté tratando de engañar. Creo que es parte de su narcisismo. Su personalidad sale a relucir en sus gestos. Todo en él es mucho más grande y grandioso”.

El hecho de que Trump señale con el dedo durante los debates presidenciales le sugirió a Brown que no había sido entrenado en el lenguaje corporal.

Los candidatos entrenados suelen reconocer a dos o tres personas en la primera fila cuando suben al escenario, un comportamiento estándar para Hillary Clinton.

“Eso dice: ‘Soy muy popular y estoy viendo a todos mis amigos'”, dijo Brown. “Señalan y sonríen, y eso está entrenado”.

Pero a diferencia de Trump, “no señalan con el dedo índice, sino que llevan el pulgar al dedo índice, y atenúan la agresividad”.

“Señalar con el dedo índice, eso es súper agresivo. Hasta Trump, solo veíamos eso en los dictadores de Medio Oriente. En general, los estadounidenses hasta ahora no han querido esa forma de político agresivo”

Foto de la época
El expresidente Donald Trump habla en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Dallas, el 6 de agosto de 2022. (Bobby Sanchez para The Epoch Times)

Trump también salió de detrás de su podio, como si “estuviera acechando a Hillary”, dijo Brown. “Fue un lenguaje corporal súper agresivo”.

Detector de mentiras humano

Durante los debates, Brown observa quién se agarra a los costados del podio, un signo de incomodidad, y una pista que, cuando se une a otros “puntos críticos”, el engaño está por llegar.

Los “comportamientos apaciguadores” también son una señal de estrés que proviene de un esfuerzo por engañar, dice Brown. Ella busca el crujido de nudillos, el autoabrazo, el golpeteo, el tamborileo de los dedos, la tos, la deglución, el carraspeo y el bostezo.

Y “cualquier cosa que sea asimétrica puede mostrar engaño”, dijo, como una sonrisa involuntaria torcida o un encogimiento de hombros.

“Su cuerpo casi nunca le permite salirse con la suya” en una mentira, sin crear evidencia, dijo Brown.

Foto de la época
La experta en lenguaje corporal Traci Brown imparte seminarios sobre “detección de engaños” y cómo detectar “de quién son los pantalones”. (Cortesía de Traci Brown)

El cuerpo también tiene una forma de reaccionar a las mentiras antes de que las reconozcamos conscientemente, dijo Wood.

Así que no deje de escuchar esa molesta sensación de que “su sistema nervioso central, que es su detector de mentiras humano, no se siente bien”, dijo Wood.

Si está viendo a un candidato y “algo le da escalofríos” y “quiere cambiar de canal”, tome nota.

Es porque “su sistema nervioso central le alertará del engaño, porque su cuerpo lo percibe como un peligro, diciendo: ‘¡Algo no está bien! ¡Algo no anda bien!‘”

Pero hay una forma segura de dejar que un mentiroso escape a la detección, coincidieron los tres expertos.

Es permitir que los prejuicios preconcebidos nublen el pensamiento.

La gente “quiere creer tan desesperadamente en la persona a la que quiere apoyar o por la que quiere votar”, dijo Constantine. Es un sentimiento difícil de reprimir.

“Pero si pueden dejar de lado su propio sistema de creencias y limitarse a escuchar y observar las pistas, van a tener una visión mucho más limpia y precisa de lo que dice el candidato, y de si las palabras que dice son ciertas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.