Expertos: Qué implican en la práctica los programas de reducción del crecimiento demográfico

Por Ella Kietlinska y Joshua Philipp
09 de Julio de 2022 5:06 PM Actualizado: 09 de Julio de 2022 5:06 PM

Ciertos elitistas y las Naciones Unidas creen que el mundo está superpoblado, por lo que hay que reducir el crecimiento de la población. Sin embargo, los programas de control de la población en muchos países utilizan a menudo métodos forzados, dijo Steven Mosher, presidente del Instituto de Investigación de la Población.

En opinión de los multimillonarios, como Bill Gates, con la excepción de Elon Musk, el mundo está superpoblado; en particular, creen que hay demasiada gente pobre, dijo Mosher en el programa “Crossroads” de EpochTV.

Sin embargo, desde la década de 1990 se observa el fenómeno del colapso demográfico en las naciones industrializadas de Europa, Extremo Oriente, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda, lo que significa que la tasa de fertilidad de la población está por debajo de la tasa de reemplazo de 2.1 hijos por mujer, dijo Mosher.

Una población necesita un promedio de 2.1 hijos por mujer para reemplazarse a sí misma de una generación a la siguiente.

“En los últimos 25 años, esa despoblación, esa fecundidad inferior a la de reemplazo, se ha extendido por todo el mundo. Casi todos los países del mundo tienen ahora muy pocos bebés para reemplazarse a sí mismos, con la excepción de algunos países de África”.

Sin embargo, África se enfrenta al problema de las altísimas tasas de mortalidad infantil y juvenil, por lo que las parejas africanas quieren tener naturalmente de tres a cinco hijos para que dos o tres de ellos lleguen a la edad adulta, dijo Mosher.

En Estados Unidos, antes de que se aprobara el caso Roe contra Wade en 1973, había unos 4 millones de embarazos al año y casi todos daban lugar a nacimientos vivos, explicó Mosher. Después de Roe contra Wade, seguía habiendo 4 millones de embarazos, pero un tercio de ellos acababa en aborto, añadió.

En esa época, la tasa de natalidad en Estados Unidos cayó por debajo de la tasa de fertilidad de reemplazo todos los años, con una excepción en la que afirmó que era de 2.1 en todos los grupos raciales, dijo Mosher. Sin embargo, volvió a caer en picado tras el estallido de la pandemia de COVID-19, dijo.

Mosher espera que, tras la anulación del caso Roe contra Wade, la vida vuelva a ser respetada en la mitad de los estados y la tasa de natalidad comience a acercarse a la tasa de reposición. Los niños son el único futuro que tienen la familia, la comunidad y la nación, añadió. “Si tienes muy pocos hijos, estás en camino de morir básicamente con el tiempo”.

Fondo de Población de las Naciones Unidas

La sede de las Naciones Unidas (ONU) se levanta en Manhattan el 19 de septiembre de 2019 en la ciudad de Nueva York.(Spencer Platt/Getty Images)

Desde 1969, cuando se creó el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la ayuda económica exterior que los países desarrollados ricos ofrecían a los países pobres venía con condiciones: los países receptores de la ayuda debían contar con un programa de control del crecimiento demográfico, a menudo llamado estabilización de la población, dijo Mosher.

“Los países pobres, que quieren que la ayuda exterior les ayude a desarrollarse económicamente, han aceptado el programa”.

Por ejemplo, el gobierno de Kenia, debido a la presión extranjera, puso en marcha un programa con el objetivo de reducir la tasa de natalidad a 2.5 hijos por medios como el aborto legalizado y la esterilización forzada de las mujeres que habían dado a luz a dos o tres hijos, dijo Mosher. El programa incluye una distribución masiva de anticonceptivos, a menudo abortivos, que anula la mentalidad provida y profamilia del pueblo keniano, añadió.

Desde el inicio de los programas de control de la población, hace 50 años, las tasas de natalidad en los países del tercer mundo han disminuido drásticamente, dijo Mosher. Sin embargo, las agencias que promueven estos programas disponen de miles de millones de dólares y decenas de miles de empleados, y no van a “plegar nuestras tiendas e irse a casa”, añadió.

Aunque la tasa de fertilidad baje a 1.3 o 1.4 hijos, lo que significa un descenso absoluto de la población, continuarán con sus programas porque los controladores de la población creen que no hay espacio en la tierra para 7000 millones de personas, dijo Mosher. En sus escritos dicen que la población adecuada del mundo es de unos 1000 millones, “lo que plantea la cuestión de qué van a hacer con los otros 6000 millones con el tiempo”, señaló.

En 1974, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos elaboró un informe, conocido como “El Informe Kissinger” (pdf), en el que se analizaban las implicaciones del crecimiento de la población mundial.

Entre las consecuencias del rápido crecimiento de la población en los países del tercer mundo, el Informe Kissinger enumeraba la posible radicalización de estas naciones debido a la gran proporción de jóvenes en su población y a la inmigración internacional.

“Los jóvenes, que se encuentran en una proporción mucho mayor en muchos PMA [países menos desarrollados], son probablemente más volátiles, inestables, propensos a los extremos, a la alienación y a la violencia que una población mayor. Estos jóvenes pueden ser persuadidos más fácilmente para atacar las instituciones legales del gobierno o la propiedad real del “establishment”, los “imperialistas” y las “corporaciones multinacionales”, según el informe.

“Las migraciones hacia los países vecinos (sobre todo los más ricos o con menor densidad de población), ya sean legales o ilegales, pueden provocar reacciones políticas negativas o forzadas”, afirmaba el Informe Kissinger.

Henry Kissinger fue secretario de Estado en las administraciones de Nixon y Ford y miembro de la Comisión Trilateral.

Programa abusivo de control de la población en Perú

Steven Mosher dijo que el Instituto que dirige ha documentado programas coercitivos de control de la población en unos 40 países.

Por ejemplo, en Indonesia los militares cazan a las mujeres que ya tienen dos hijos y las llevan para esterilizarlas obligatoriamente, dijo Mosher. “Vietnam pasó a una política de dos hijos, que se aplicó mediante la esterilización forzada y el aborto forzado [pero] muchos de los otros países no llegaron tan lejos”.

Un programa de esterilización forzada introducido en Perú en la década de 1990 estaba vinculado a la recepción de ayuda extranjera de Estados Unidos, dijo Mosher. Como resultado de este programa, 300,000 mujeres fueron esterilizadas, añadió.

A las mujeres peruanas que no se sometieron a la esterilización y a los hijos de esas mujeres se les negó el acceso al programa de asistencia sanitaria y de subsidios alimentarios del gobierno, dijo Mosher.

“Los médicos y las enfermeras de Perú recibieron cuotas de mujeres que debían traer cada mes para su esterilización, so pena de perder sus empleos si no cumplían con ellas”.

La esterilización coercitiva se dirigía principalmente a la población indígena pobre y no a los descendientes de los colonizadores españoles de Perú, dijo.

“Siempre es la mayoría la que esteriliza a la minoría, la minoría étnica, la minoría religiosa”. En China, las mujeres de la minoría étnica tibetana o uigur son objeto de esterilización, no la población china han, que es la etnia dominante en China”, dijo Mosher.

Política de un solo hijo en China

Shuangwang, CHINA: A Chinese "one-child" policy billboard saying, "Have less children, have a better life" greets residents on the main street of Shuangwang, southern China
Una valla publicitaria de la “política de un solo hijo” china que dice “Ten menos hijos, ten una vida mejor” saluda a los residentes en la calle principal de Shuangwang, China, el 25 de mayo de 2007. (Goh Chai Hin/AFP vía Getty Images)

China fue líder en la reducción del crecimiento de la población debido a su política de hijo único, programa que utilizó en gran medida el aborto forzado incluso a los 7, 8 o 9 meses de gestación, dijo Mosher. Esta política condujo a “una matanza masiva de niñas antes y después del nacimiento”, lo que provocó una escasez de mujeres jóvenes en China, así como abusos masivos en términos de esterilización forzada, explicó el experto.

A pesar de los abusos, el Fondo de Población de la ONU, en 1983, honró al entonces director del programa de planificación familiar de China con el máximo galardón por sus logros en la estabilización de la población, dijo Mosher. “De hecho, pusieron a China como modelo para otros países del mundo”.

Mosher fue a China en la década de 1980, cuando era un científico social de la Universidad de Stanford, como uno de los grupos de 50 becarios, la primera tanda de científicos estadounidenses seleccionados para ir a China.

“La sociedad que normalmente está cerrada a los extranjeros se abrió de forma única, durante un breve periodo de tiempo, completamente a mí”.

Mosher estuvo en China cuando comenzó su política de hijo único y siguió a las mujeres detenidas por el régimen chino por el delito de estar embarazadas de un segundo, tercer o cuarto hijo ilegal.

Esas mujeres fueron llevadas a un campo donde estuvieron retenidas durante días y semanas, y fueron sometidas a “agotadoras sesiones de propaganda y lavado de cerebro”, dijo Mosher.

A continuación, “fueron llevadas a una clínica médica local, que había sido convertida en un cetro de abortos durante ese período de tiempo, y a todas ellas se les aplicaron inyecciones letales en el útero para matar a sus hijos no nacidos”.

“Como si eso no fuera suficiente dolor y sufrimiento, luego eran esterilizadas. Era una cadena de carnicería”, dijo Mosher, que estuvo presente en el quirófano y fue testigo de los hechos.

Los bebés de las mujeres que ya estaban de parto cuando llegaron, fueron asesinados con una inyección de formaldehído en el punto blando del cráneo del niño administrada tan pronto como la cabeza del bebé estaba saliendo, dijo Mosher.

El régimen chino no podía conseguir que los médicos locales realizaran estos procedimientos, por lo que tenían que traer a médicos militares del Ejército Popular de Liberación (EPL) para que realizaran los abortos, las esterilizaciones y el asesinato de los bebés, explicó.

Durante los años 1980 a 2016, cuando estaba en vigor la política del hijo único, se practicaron 400 millones de abortos “lo que significa que se sacrificaron 400 millones de niños no nacidos y a veces recién nacidos”, dijo Mosher.

El Partido Comunista Chino (PCCh) puso fin a la política del hijo único en 2016 cuando la escasez de mano de obra en el país alcanzó los 4.1 millones de trabajadores, dijo Mosher.

Sin embargo, el PCCh no ha dejado de controlar el crecimiento de la población china, ya que reinstauró la política de dos hijos que estaba en vigor antes de 1980.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.