Expertos son escépticos de que el virus del PCCh esté bajo control

Por Eva Fu
17 de Marzo de 2020 Actualizado: 18 de Marzo de 2020

Se despierta cada dos horas mientras trata de dormir. La diarrea la mantiene despierta toda la noche. Hay un sabor amargo persistente en su boca.

Para Wei, una millennial en la zona cero epidémica de Wuhan, la pregunta candente de si tiene el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el coronavirus, ha permanecido desde el 18 de enero, cuando fue a un bar y volvió a casa sintiéndose enferma. Pero después de tres tomografías computarizadas y dos pruebas de ácido nucleico, que resultaron negativas, ella sigue siendo solo un caso “sospechoso”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque la mala gestión del Partido Comunista Chino permitió que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia global.

Varios de los amigos de Wei están en el mismo bote. Xia, por ejemplo, tiene tos seca e insomnio. Otra amiga, que tenía síntomas similares a Wei, más tarde desarrolló calcificación pulmonar y fue diagnosticada con COVID-19. Ella ahora está en estado grave.

“No le importamos a nadie”, dijo a The Epoch Times en una entrevista. Wei no tiene los síntomas comunes de fiebre y tos, pero no se ha recuperado de su misteriosa enfermedad.

¿Están estas personas realmente libres del virus?

Wei tiene un amigo cuya tomografía computarizada de los pulmones se parecía a un “vidrio esmerilado” (opacidad de vidrio esmerilado, un rasgo clínico común de los pacientes), pero dio negativo en los resultados para COVID-19 ocho veces.

“Wuhan está controlado. No hay forma de que te diagnostiquen. Ellos [las autoridades] han inventado los datos y sus pruebas resultarán negativas, pase lo que pase”, dijo Wei.

Hospitales improvisados

Mientras tanto, persisten las preguntas sobre el destino de los pacientes que fueron dados de alta después del cierre de los hospitales improvisados ​​de Wuhan. El último cerró el 10 de marzo.

Se instalaron en los estadios, centros de exposiciones y gimnasios de la ciudad para tratar al creciente número de pacientes. Pero este mes, las autoridades de la ciudad anunciaron que se estaban admitiendo a menos pacientes y, por lo tanto, las instalaciones ya no serían necesarias.

The Epoch Times entrevistó previamente a Fu, una paciente con síntomas leves, que permaneció en un hospital temporal en el distrito Hanyang de Wuhan, junto con otros 900 pacientes, hasta que el centro la dio de alta el 28 de febrero. El 10 de marzo, recibió un informe de diagnóstico indicando espuelas en ambos pulmones, mientras que su arteria, hígado y vesícula biliar estaban dañados.

Fu habló con otros 20 pacientes que fueron dados de alta a pesar de tener un daño pulmonar similar.

¿Una segunda ola?

En las últimas semanas, China ha reportado una disminución en el número de infecciones. Durante 10 días seguidos hasta el 15 de marzo, las autoridades chinas no informaron nuevos casos en todas las regiones fuera de Wuhan. El 16 de marzo, las autoridades informaron 21 nuevos casos en todo el país, de los cuales 12 eran casos importados o personas infectadas con el virus que habían llegado a China desde un país extranjero.

Si todo va bien, alrededor del 20 de marzo, el país podría estar libre de nuevas infecciones y las empresas de Wuhan podrían reanudar la producción en otras dos semanas, dijo Li Lanjuan, un experto principal de la Comisión Nacional de Salud de China, a los medios estatales chinos.

Desde finales de enero, las autoridades de la provincia de Hubei, del cual Wuhan es la capital, promulgaron estrictas medidas de bloqueo, cerrando todo el transporte público y las carreteras.

Pero este mes, partes de Hubei comenzaron a aliviar las restricciones. Wuhan mismo anunció que permitiría a las personas viajar a Wuhan nuevamente, siempre que se auto-pongan en cuarentena durante 14 días a su propio costo.

Los expertos internacionales han cuestionado si el número reducido de infecciones podría continuar.

“A medida que el país acelera su economía y se reintegra en el mundo, sigue habiendo peligro de reintroducción del virus”, dijo Laurie Garrett, experta en epidemias y columnista de Política Exterior, a The Epoch Times en un correo electrónico.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., dijo en una entrevista reciente con ABC, que las autoridades de EE. UU. estaban prestando atención a lo que sucede en China luego de que las medidas de cierre se aliviaran y la gente comenzara a reanudar su vida normal.

“Con suerte, se mantendrá bajo, pero posiblemente podría volver a subir”, dijo Fauci.

Chen Bingzhong, exfuncionario de la Comisión Nacional de Salud de China, se mostró escéptico sobre las cifras chinas.

“Creo que esto es imposible. Es una enfermedad tan grave que básicamente están falsificando datos”, dijo a The Epoch Times. “Es imposible para China tener cero casos nuevos, ha suprimido [datos], por lo que muchos casos simplemente no fueron reportados”.

The Epoch Times obtuvo previamente documentos internos del gobierno que detallan cómo las autoridades no informan los diagnósticos confirmados y destruyen los datos relevantes.

Restricciones Restantes

Las autoridades también insinuaron un brote más severo.

En Beijing, la comisión de educación de la ciudad anunció el 17 de marzo que todas las escuelas permanecerán cerradas debido al virus del PCCh.

Los internautas también compartieron un video de lo que parecía ser personal del gobierno local limpiando una señal de tráfico con fecha del 12 de marzo que decía: “Todas las autopistas fuera de la provincia de Hubei han sido cerradas”.

Descubra

Más del 50% de las muertes por coronavirus en China no se tratan en hospitales

TE RECOMENDAMOS