Explicación de la próxima batalla por la financiación del Gobierno

Por Joseph Lord
11 de Septiembre de 2023 9:27 PM Actualizado: 11 de Septiembre de 2023 9:27 PM

A la vuelta del receso de agosto, la financiación del Gobierno es la principal prioridad de los legisladores.

Pero eso va a ser un reto para el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano de California), que tiene que lidiar con una bancada ideológicamente dividida al tiempo que equilibra las negociaciones con el Senado, controlado por los demócratas, y la Casa Blanca para aprobar la serie de proyectos de ley necesarios para financiar el gobierno.

Cada año, el Congreso debe aprobar 12 proyectos de ley de gastos para financiar diversos programas y sectores del gobierno.

Si no se aprueban estos proyectos de ley, se inicia un cierre total o parcial del gobierno, una situación en la que solo los empleados federales más esenciales permanecen en el trabajo. Los empleados no esenciales de los sectores no financiados del gobierno son suspendidos indefinidamente sin sueldo hasta que su sector vuelva a ser financiado por el Congreso.

El último cierre del Gobierno -el más largo de la historia- comenzó en diciembre de 2018 al final del 115º Congreso y duró 34 días, momento en el que el 116º Congreso había tomado posesión de sus escaños en medio de un enfrentamiento entre el presidente Donald Trump y los demócratas sobre la financiación de un muro fronterizo. Finalmente, el presidente Trump accedió a reabrir el Gobierno a pesar de no salirse con la suya en este asunto.

En los últimos cuatro años y medio, el país ha evitado otro cierre del gobierno, en parte debido al control consolidado de los demócratas en el Capitolio y la Casa Blanca.

Pero ahora, con el poder dividido de nuevo en Washington, esta vez entre una Cámara de Representantes republicana y un Senado demócrata, la amenaza de un cierre del Gobierno vuelve a estar sobre la mesa.

Aunque existe un plazo codificado hasta el 30 de mayo para que las comisiones presenten borradores de sus propuestas de paquetes presupuestarios, el Congreso no ha cumplido este plazo en más de una década. Tradicionalmente, los legisladores se han apresurado a superar los problemas de gasto en septiembre, tras el mes de receso de agosto.

Los republicanos de la Cámara de Representantes se quedan fuera del anterior proyecto de ley

Durante la sesión del último Congreso saliente, para disgusto de la Cámara republicana entrante, el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), negoció y aprobó con la mayoría demócrata saliente un proyecto de ley general de gastos de 5.000 páginas y 1,7 billones de dólares para financiar el Gobierno durante el año fiscal 2023.

Esa medida incluía 858.000 millones de dólares en gastos de defensa, un aumento de casi el 10 por ciento respecto al año anterior que obtuvo el apoyo republicano, además de 787.000 millones de dólares en gastos no relacionados con la defensa, lo que supone un aumento de casi el 8 por ciento. La propuesta también incluía 85.000 millones de dólares en fondos suplementarios para Ucrania y ayuda en caso de catástrofes.

En ese momento, los republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado pidieron a McConnell que aprobara una resolución de continuidad, un proyecto de ley que permite al gobierno permanecer abierto en los niveles de financiación aprobados previamente, con el fin de dar a los republicanos de la Cámara de Representantes en el 118º Congreso entrante una voz en el gasto.

El representante Chip Roy (R-Texas) condenó entonces el paquete como “un golpe de gasto de la sesión del último Congreso saliente”.

Pero a pesar del coro de críticas, McConnell optó por no permitir que su propio partido negociara los niveles de gasto y, en su lugar, llegó a un acuerdo con los demócratas por valor de 1.7 billones de dólares, lo que casi con toda seguridad evitó que los demócratas tuvieran que negociar un proyecto de ley que cumpliera los amplios recortes de gasto que ahora exigen los republicanos.

Debido al proyecto de ley de gastos del Sr. McConnell, los republicanos de la 118ª Cámara de Representantes han tenido una participación mínima en la elaboración de los umbrales de gasto para el gobierno federal durante esta legislatura del Congreso.

Batalla por el techo de la deuda

No obstante, los republicanos ya han logrado forzar algunas concesiones fiscales de los demócratas durante sus nueve meses en el poder.

A principios de mayo de este año, los republicanos pusieron fin a un enfrentamiento de varias semanas con los demócratas en torno al techo de la deuda, es decir, la cantidad máxima que el Tesoro estadounidense puede pedir prestada legalmente. Si no se hubiera elevado el techo de la deuda, se habría producido un impago que habría diezmado el valor del dólar estadounidense.

El producto de esas negociaciones fue la Ley de Responsabilidad Fiscal, un paquete que ofrecía concesiones a ambas partes, sin que ninguna quedara plenamente satisfecha.

Esa ley suspendió el límite de deuda hasta enero de 2025, lo que significa esencialmente que no hay límites del Congreso sobre cuánto dinero puede pedir prestado el Tesoro hasta entonces. Esto supuso una clara victoria para el presidente Joe Biden, ya que significó que no se enfrentará a otra batalla por el techo de la deuda durante el 118º Congreso.

Por otro lado, la ley establecía algunos recortes y topes de gasto. McCarthy promocionó estos aspectos como una clara victoria para los republicanos, pregonando los recortes incluidos en el proyecto de ley como los mayores recortes de gastos en la historia de Estados Unidos.

Además, el proyecto de ley imponía un recorte del uno por ciento en el gasto discrecional federal no relacionado con la defensa si no se aprobaba un nuevo acuerdo de gasto antes de finales de septiembre, cuando se agota la financiación actual del gobierno, una medida que garantizaba al menos recortes marginales en el gasto no relacionado con la defensa, un objetivo clave de los republicanos, de cara al futuro.

Tensión en la bancada republicana

No obstante, muchos republicanos se mostraron contrariados por el acuerdo, ya que consideraban que no iba lo suficientemente lejos como para recortar el gasto en servicios sociales y programas federales de ayuda social.

Varios de estos republicanos, muchos de los cuales forman parte del Freedom Caucus de la Cámara de Representantes, ven la próxima batalla por el gasto como un medio para lograr avances más concretos hacia su objetivo de equilibrar el presupuesto, recortar el gasto público y reducir el déficit.

De las propuestas de gasto presentadas por la Cámara de Representantes y el Senado, varias presentan importantes diferencias de precio.

Por ejemplo, el Comité de Asignaciones del Senado aprobó provisionalmente un proyecto de ley para la financiación de los Departamentos de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y Educación con un precio de 224.400 millones de dólares, lo que ya representa un recorte del 7 por ciento con respecto a los niveles anteriores.

Pero los republicanos de la Cámara de Representantes han solicitado un recorte mucho más sustancial, proponiendo una reducción del presupuesto de las tres agencias a 147.000 millones de dólares.

Sin embargo, cualquier proyecto de ley de gastos aprobado por la Cámara también tendrá que pasar el examen del Senado, controlado por los demócratas, y de la Casa Blanca del presidente Biden, ya que es poco probable que ambos aprueben los puntos más amplios solicitados por los miembros derechistas de la Cámara.

Al mismo tiempo, la presidencia de McCarthy ha estado desde el principio pisando sobre hielo delgado dentro de su grupo. Para obtener la presidencia, McCarthy tuvo que aceptar recortes significativos de su poder, como permitir que un solo miembro de la Cámara presentara una moción para dejar vacante la presidencia, lo que podría dar lugar a otra batalla por el mazo de presidente.

La amenaza de que miembros de su propio partido presenten una moción de este tipo contra él planea sobre los próximos esfuerzos de McCarthy para negociar paquetes de gasto.

Proyectos polémicos

Hasta ahora, solo uno de los 12 proyectos de ley de gastos, el de Construcción Militar y Asuntos de Veteranos, está en camino de ser aprobado por el Congreso.

Otros proyectos importantes, como la versión de la Cámara de Representantes de un proyecto de ley de defensa que aborda cuestiones culturales controvertidas, siguen siendo objeto de gran controversia.

El proyecto de ley de financiación del Departamento de Justicia y del FBI, dos de los principales objetivos del escrutinio republicano, tampoco ha avanzado todavía, ya que algunos miembros han pedido recortes sustanciales en los presupuestos de ambos organismos.

También se está estudiando un proyecto de ley adicional para financiar el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que gestiona la frontera sur, incluso cuando los republicanos de la Cámara de Representantes se apresuran a iniciar un procedimiento de destitución contra el Secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, que, según los republicanos, no ha asegurado la frontera en medio de una afluencia sin precedentes de inmigrantes ilegales.

La financiación expira el 30 de septiembre, y el gobierno entrará en un cierre parcial – un cierre de todos los sectores del gobierno sin financiación – en la medianoche del 1 de octubre si no se llega a un acuerdo, lo que significa un mes frenético de las negociaciones bicamerales se avecina para los legisladores durante las próximas semanas.

McCarthy podría autorizar la aprobación de una resolución continua para mantener abierto el gobierno mientras continúan las negociaciones sobre estos y otros proyectos de ley. Sin embargo, es posible que dude a la hora de avanzar en este sentido debido a las divisiones ideológicas dentro de su bancada y la amenaza de una moción de desalojo.

Mark Tapscott contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.