Explotación de recursos en Sudamérica por parte de China es “imparable”

Por Autumn Spredemann
10 de Diciembre de 2021 8:18 PM Actualizado: 10 de Diciembre de 2021 8:18 PM

A medida que China sigue expandiendo su influencia a través de las inversiones, algunos habitantes de Bolivia, Perú y Ecuador han reaccionado y se han manifestado en contra del socio inversor emergente por cuestiones de maltrato y contaminación.

Bolivia concedió al gobierno chino una participación del 49 por ciento en sus reservas de litio en 2019 —la mayor de su tipo en el mundo— en un acuerdo de 2300 millones de dólares.

China invirtió 79.2 millones de dólares en Ecuador, entre 2010 y 2019, para adquirir derechos mineros y también consiguió un proyecto de 80 millones de dólares que le otorgaba derechos petroleros en la Amazonía.

En Perú, que es el segundo productor mundial de cobre, la inversión de China en el sector minero representa 15,000 millones de dólares.

A pesar de estas grandes aportaciones de dinero, hay una notable falta de inversión en las comunidades locales, o en infraestructuras, lo que lleva a lo que el analista de las relaciones entre China y América Latina, Fernando Menéndez, llama “imperialismo con características chinas”.

Una relación de trabajo complicada

En las profundidades del Pantanal boliviano, China captó otra importante inversión: uno de los mayores yacimientos de hierro del mundo en la montaña de El Mutún.

El expresidente socialista Evo Morales adjudicó a la empresa china Sinosteel el proyecto de 546 millones de dólares, que se reanudó este año después de que una serie de retrasos impidieran a la empresa avanzar de forma significativa desde 2017.

En el cercano Puerto Suárez, una colección de maquinaria pesada permanece cargada en camiones, a la espera de ser transportada por un camino de tierra que conduce a El Mutún.

Los camiones son una ocasión feliz para algunos lugareños que los ven como una oportunidad para un futuro más brillante con Sinosteel.

Epoch Times Photo
Equipo en los camiones espera a ser entregado en El Mutún el 8 de diciembre de 2021. (Cesar Calani/The Epoch Times)

“Otras empresas lo intentaron antes [para excavar] y las echaron o no consiguieron el hierro”, dijo Desiderio Montano a The Epoch Times.

China no fue el primer país que intentó explotar el depósito de hierro de Bolivia.

La empresa india Jindal renunció a un contrato con el gobierno de Morales en 2007, y la brasileña EBX fue expulsada en 2006, por la misma administración, por intentar acceder a las reservas minerales de forma ilegal.

Montano dice que la llegada de Sinosteel es una bendición por los puestos de trabajo y la infraestructura que traerá a Puerto Suárez y al cercano Puerto Quijarro.

Sin embargo, Menéndez señala un patrón distintivo con las inversiones de China en Sudamérica: se limitan estrictamente al alcance de sus proyectos, sin invertir nada en las comunidades locales más allá del alcance de sus beneficios.

“Así es como terminas con cosas como carreteras pavimentadas en medio de la nada con poca o ninguna población civil. Invierten poco, pero se llevan mucho”, dijo a The Epoch Times.

Cuando se trata de trabajar juntos, los bolivianos tienen una relación de amor-odio con China.

En los vastos salares del país, la empresa china Xinjiang TBEA Group emplea a trabajadores locales para las tareas más duras, que exigen largas horas a una altitud extrema, por una escasa remuneración.

A más de 12,000 pies de altura en las afueras de la ciudad de Uyuni, un lugareño llamado Miguel Flores dijo a The Epoch Times que tiene uno de los mejores empleos trabajando para la compañía china de litio.

“Soy conductor y trabajo siete días [seguidos] antes de tener los siguientes siete días libres”, dijo.

Flores dice que ser conductor es mejor que trabajar en otras partes del proyecto de extracción, pero aún así hace jornadas de 12 horas.

“La gente en la mina trabaja incluso más horas y se les paga menos por trabajos [físicos] más duros”.

Aunque Flores admite que trabajar para China no es lo ideal, hay pocas opciones de empleo estable en los remotos pueblos al borde del salar boliviano.

Tampoco es el primero en describir condiciones e indemnizaciones injustas.

Epoch Times Photo
Salar boliviano cerca de la operación minera del grupo chino Xinjiang TBEA el 26 de octubre de 2021. (Cesar Calani/The Epoch Times)

En 2019, salió a la luz un video de un altercado entre los trabajadores bolivianos de la carretera y un capataz chino.

Se produjo una pelea después de que el capataz intentara atropellar a los trabajadores bolivianos con una excavadora por negarse a trabajar.

Un representante sindical de la Central Obrera Departamental de Cochabamba dijo que los trabajadores llevaban tres días de huelga en una obra de Bulo Bulo porque no habían recibido el pago por su trabajo.

El capataz intentó entonces pasar encima de los trabajadores con maquinaria pesada, lo que provocó que los lugareños se amontonaran en la excavadora, sacaran al capataz y lo golpearan.

Se oye a un boliviano gritar “vuélvete a tu país [improperio]” mientras los miembros del equipo directivo chino intentan rescatar al capataz.

En el mismo video, un trabajador grita: “¡Ha intentado matarnos!”.

El economista boliviano Eduardo Hoffmann declaró a The Epoch Times que China está, sin duda, intentando fomentar un régimen totalitario fuera de sus fronteras.

Se necesita una aldea

En Ecuador, un pueblo indígena waorani demandó a PetroOriental, filial de China National Petroleum Corporation (CNPC), por la contaminación atmosférica que sufría su comunidad a causa de la extracción de petróleo en el bloque 14.

Al igual que sus vecinos de Bolivia y Ecuador, las comunidades peruanas también han luchado contra las empresas chinas.

En 2019, los manifestantes incendiaron las oficinas de Confipetrol y la CNPC durante una protesta laboral en la localidad de El Alto, en la provincia de Talara.

El incidente se produjo después de que una petición de mejores condiciones de trabajo, junto con una transmisión en vivo de su reunión, fuera denegada por la dirección china durante una negociación con los trabajadores peruanos.

Las quejas rechazadas desencadenaron una respuesta violenta por parte de los trabajadores, lo que hizo que los funcionarios de CNPC huyeran del lugar.

En 2012, la empresa minera china Chinalco desalojó a 5000 personas del pueblo de Morococha, en el departamento de Junín, que forma parte de la sierra central peruana, para construir una mina.

Aunque la mayoría de los residentes fueron reubicados a la fuerza, 65 familias resistieron el desalojo hasta diciembre de 2018, cuando Chinalco intentó demoler lo que quedaba del pueblo, incluidas las casas en las que aún vivían personas.

¿Una fuerza “imparable”?

Hoffmann dijo que la economía y la política de los acuerdos de China en América Latina ya no pueden separarse. “Su influencia es demasiado grande, ahora son imparables”.

Además, dice que la gran base de consumidores de China les ha empujado a ser más agresivos en sus esfuerzos de producción.

Menéndez añade que la culpa del mal trato a la población local y de la actitud despreocupada hacia el medio ambiente la tienen los gobiernos latinoamericanos por sus acuerdos descuidados y con poca visión de futuro con China.

“Han adoptado este enfoque con un actor de gran poder que piensa en términos de siglos”, dijo.

“La gente que cobra los cheques no está pensando estratégicamente”.

Epoch Times Photo
Maquinaria pesada en el sitio del proyecto El Mutún el 8 de diciembre de 2021. (Cesar Calani/The Epoch Times)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.