Exponen la gran intromisión china en el extranjero en un informe meticuloso y condenatorio

La censura, la propaganda, el soborno y la intimidación son solo algunas de las herramientas que utiliza el régimen chino
Por Fergus Hodgson - Antigua Report
10 de Noviembre de 2018 Actualizado: 10 de Noviembre de 2018

Tras un informe político meticuloso, valiente y condenatorio, el Partido Comunista Chino (PCCh) no tiene dónde esconderse.

Para socavar el orden democrático mundial, el PCCh desdibujó las líneas entre el poder blando y el poder agudo en la guerra política. El régimen chino reclutó embajadas, empresas, ONG, crimen organizado e incluso comunidades estudiantiles y de exiliados para promover sus ambiciones en el extranjero. Contrariamente a la creencia popular, el principal objetivo de las relaciones exteriores de Beijing es expandir su esfera de influencia, no la de obtener una ganancia comercial, y mucho menos la de tener una feliz convivencia.

“El borde duro del poder agudo: Comprendiendo las operaciones de influencia de China en el extranjero” (36 páginas), que fue publicado el 25 de octubre por el no partidario Instituto Macdonald-Laurier (MLI), un grupo de expertos de Ottawa, Canadá, ofrece ejemplos reveladores de la sofisticada estrategia de China para desestabilizar instituciones extranjeras. El autor J. Michael Cole, que reside en Taiwán, también recomienda medidas que los gobiernos pueden tomar para evitar ataques que a menudo caen en zonas grises legales.

Sobre todo, Cole escribe, “no hemos prestado suficiente atención a China a lo largo de los años”. Desde que el presidente Xi Jinping puso fin a las esperanzas de que China se liberalizara y democratizara, “ya no podemos permitirnos considerar [la amenaza china] como un fenómeno lejano”.

Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos, además de Hong Kong y Taiwán, son los principales objetivos de la propaganda china, argumenta.

Una guerra contra la verdad

Cole quiere que los canadienses y estadounidenses sean conscientes de “la ideología que se encuentra en el corazón de las operaciones de influencia del PCCh en el extranjero”. Es intrínsecamente autoritario e inclinado hacia la censura y la intimidación, afirmando que la primera víctima de esta guerra es la verdad. Las evidencias irrefutables incluyen demandas frívolas por difamación y despidos contra periodistas que se atreven a arrojar luz sobre la criminalidad y la brutalidad del régimen.

Una de las razones por las que la estrategia de China es tan efectiva es un enfoque casi imperceptible en la infiltración y cooptación de las comunidades intelectuales. Los codiciados intercambios académicos solo se dirigen a investigadores y profesores con puntos de vista aceptables; las generosas subvenciones a universidades extranjeras hacen que los receptores estén en deuda con el régimen y fomentan la autocensura.

Los Institutos Confucio, supervisados por el Ministerio de Educación de China, son un caballo de Troya y una manifestación visible de la influencia en los campus. Como lo demuestra “En el nombre de Confucio”, un documental de una hora hecho en Canadá, estas organizaciones son vehículos para el espionaje, la censura y la manipulación curricular.

Es por eso que la Universidad de Columbia Británica rechazó 3 veces un Instituto Confucio en su campus. Con 110 programas de este tipo en Estados Unidos y 12 en Canadá, representan “un verdadero desafío para la independencia académica de las universidades estadounidenses”, señala Joseph Bosco, un especialista en China retirado del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

“Con demasiada frecuencia, nos encantan las oportunidades económicas de interacción con China, y descuidamos los problemas que surgen de la estrecha relación con China y les damos la libertad de operar dentro de Estados Unidos con instituciones de propaganda”.

Para finales del 2018, el número total de estudiantes chinos en universidades extranjeras será de 800.000. Ejercen una influencia financiera considerable y el régimen dispone de soldados a su servicio. Cole destaca cómo algunos de estos colaboran con las embajadas para poner en la lista negra a profesores, mantener la línea del partido y espiar a sus compañeros. Estos estudiantes soldados adoptan débiles pero efectivos insultos para silenciar a sus oponentes como “anti-China”.

Desafortunadamente, estos esfuerzos a menudo lograron sus objetivos y eliminado el escrutinio académico, una de las razones por las que el informe del MLI es tan histórico y desafiante. Por ejemplo, Cambridge University Press (Reino Unido), Springer Nature (Alemania) y Charles Sturt University (Australia) sucumbieron y suprimieron más de 2450 libros y documentos. Springer Nature, la editorial académica más grande del mundo, tiene temas prohibidos que incluyen Taiwán, la masacre en la Plaza Tiananmen de 1989, Tibet y Falun Dafa.

El resultado: China está restringiendo los debates y exportando su aparato de censura orwelliana sin que el hombre común se dé cuenta. Los chinos, como explica Cole, explotaron nuestra “apertura unilateral” en Occidente. El peso de la evidencia da crédito a las preocupaciones vocales del presidente Donald Trump sobre el juego sucio chino en el país y en el extranjero, más allá del sabotaje económico.

Los políticos al servicio de la patria

La historia apenas termina con los estudiantes y las instituciones académicas. El PCCh expandió su alcance dentro de las comunidades de exiliados chinos -incluyendo a aquellos que alcanzaron cargos electos- y financiaron una red de organizaciones pantalla en constante cambio. Una de ellas es la Chinese Ryuku Study Society, que promueve la unificación con Taiwán bajo el gobierno del PCCh.

Cole identifica a cómplices como Jian Yang, miembro del Parlamento de Nueva Zelanda y Michael Chan, legislador recientemente retirado de Ontario. En particular, señala que trabajaron con oficinas exteriores chinas. En el caso de Chan, activó el Servicio de Inteligencia de Seguridad canadiense, e incluso entabló una demanda contra el periódico Globe and Mail por informar sobre ello.

La proliferación de lucrativos contratos para altos funcionarios gubernamentales y militares retirados también preocupa a Cole. Recomienda una prohibición total por un período de hasta 10 años después de la jubilación.

Evita convertirte en lo que te opones

Un gran desafío al que se enfrentan las democracias liberales que intentan detener la influencia china es la preocupación por adoptar la misma medida represiva a la que se oponen. La censura ad hoc de los actores del PCCh en todo el mundo, particularmente en las democracias liberales que defienden la paz y la libertad, resultaría contraproducente.

“Al luchar contra este ataque orwelliano contra nuestras sociedades, no debemos, en consecuencia, convertirnos  orwellianos nosotros mismos”, advierte Cole. “Hacerlo solo ayudaría a China en sus esfuerzos por socavar el buen funcionamiento y nuestra creencia en las instituciones democráticas que definen quiénes somos”.

En cambio, insta a los responsables de la toma de decisiones a que adopten un enfoque cuidadoso y a largo plazo. Las universidades y los grupos de expertos tienen un papel fundamental que desempeñar para dar a conocer la verdad, y eso debe influir en la selección del personal y las asociaciones institucionales.

Las naciones tendrán que actualizar sus sistemas jurídicos para prevenir el abuso de los agentes de la guerra política; mejorar la supervisión de la inversión extranjera; mejorar los sistemas de identificación y seguimiento para combatir la desinformación y la guerra cibernética; y coordinar mejor los organismos de aplicación de la ley y de inteligencia.

Es probable que las sugerencias del autor fracasen en naciones con una corrupción desenfrenada, lo que las hace vulnerables a los bolsillos profundos de Beijing. Una cultura del clientelismo, censura y soborno es precisamente lo que facilita el poder agudo de China. Esto hace que un gobierno limitado sea aún más imperativo, para permitir una mayor transparencia e impedir los intentos de robo.

Mientras tanto, China sigue aumentando el gasto en el extranjero y conquistando nuevos mercados. Una barrera a esa expansión es Estados Unidos y la administración Trump, con un nuevo aliado que asumirá dentro de poco sus funciones en Brasil. La Unión Europea y los canadienses también pueden actuar sobre la base de estas conclusiones si se toman en serio la idea de ser faros de los valores democráticos.

Fergus Hodgson es el fundador y editor ejecutivo de la publicación de inteligencia latinoamericana Antigua Report. Paz Gómez colaboró en la elaboración de este artículo.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Descubre a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS