Extraño fenómeno de vacuna Sinovac: países informan de aumento de casos después de usar la vacuna

Por EVA ZHAO
03 de Abril de 2021
Actualizado: 03 de Abril de 2021

El gobierno de Hong Kong ha puesto en marcha recientemente un plan de vacunación a gran escala contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como COVID-19, pero se ha visto envuelto en frecuentes informes de reacciones adversas graves. En solo un mes, 13 personas murieron en Hong Kong tras ser inoculadas, 11 de las cuales habían sido inyectadas con la vacuna Sinovac, una vacuna china de fabricación nacional.

El PCCh no ha informado de un solo caso de efectos secundarios graves o de muertes después de anunciar la administración de 100 millones de dosis de la vacuna Sinovac en China el 28 de marzo.

Pero hay cuatro fenómenos extraños de la vacuna china Sinovac, que se analizan a continuación.

No se han registrado muertes en China

La primera muerte notificada tras la vacunación en Hong Kong se produjo el 28 de febrero. El 28 de marzo, en apenas un mes, 13 personas de Hong Kong, de entre 55 y 80 años, murieron tras recibir la vacuna. Once de ellas recibieron la vacuna Sinovac, mientras que las otras dos habían recibido la BioNTech.

Además, una anciana de ochenta años murió en su casa al día siguiente de recibir la vacuna Sinovac, el 20 de marzo, pero el Departamento de Salud de Hong Kong no informó de ello ni hizo público el incidente. El Departamento de Salud respondió en las primeras horas del 31 de marzo que “no había una relación causal directa entre su muerte y la vacunación, por lo que no cumplía los criterios de notificación de los AEFIs (Eventos adversos tras la inmunización)”.

En una entrevista con The Epoch Times, Yuen Hoi Man, portavoz adjunto de la política médica del Partido Democrático de Hong Kong, criticó al gobierno por privar al público del derecho a saber al no divulgar la información, lo que también afecta a la confianza pública en las vacunas. Afirmó que, aunque no exista una relación directa, el gobierno debe ser veraz cuando no se pueda descartar una relación indirecta.

El Dr. Cheung Wai Lit, médico de medicina china, en una entrevista con The Epoch Times, también dijo que sospechaba que había otros casos de muertes después de recibir la vacuna china, pero que no hay forma de que alguien externo lo confirme.

En respuesta a la muerte de 13 personas en Hong Kong tras recibir la vacuna, las autoridades respondieron el 30 de marzo diciendo que los datos actuales muestran que la mayoría de los casos murieron de enfermedades cardiovasculares y que ninguno de los casos individuales estaba directamente relacionado con la vacunación.

Sin embargo, Law Cheuk You, vicepresidente de la Autoridad Hospitalaria de Hong Kong, dijo en una entrevista con The Epoch Times, que “en general, la posibilidad de algunos efectos secundarios indirectos no se puede descartar por completo”, dijo Law, “de hecho, muchos medicamentos tienen [efectos secundarios]”.

Law dijo que hay casos de muerte tras la vacunación contra el COVID-19 en otros países. Pero incluso en los casos que pueden no tener una relación directa, las autoridades siguen dando datos. Con los datos, se da la opción a otros de elegir las medidas adecuadas.

El 30 de marzo, Alemania anunció que hasta el 29 de marzo, más de 2.7 millones de personas habían recibido la vacuna de AstraZeneca y que 31 personas desarrollaron coágulos de sangre, con 9 muertes. Por ello, el gobierno alemán decidió suspender la vacuna para menores de 60 años.

El 29 de marzo, Canadá también anunció que suspendía el uso de la vacuna de AstraZeneca para personas menores de 55 años tras los informes sobre raros coágulos de sangre, aunque por el momento no hay casos relevantes en el país.

El gobierno de Hong Kong, sin embargo, aunque recientemente suspendió el uso de las vacunas de BioNTech por defectos en el envase, aún no ha suspendido el uso de la vacuna Sinovac, tras 11 muertes de un total de unas 450,000 personas vacunadas en un mes. Esto ha provocado la preocupación de la población.

Law dijo que no hay suficientes datos estadísticos sobre el uso de la vacuna Sinovac para personas mayores de 60 años y que sus datos clínicos de fase III no se han publicado en revistas médicas revisadas por expertos. Aun así, el gobierno de Hong Kong sigue pidiendo a los ancianos que se vacunen. Law pidió al público que solo reciba vacunas que tengan datos clínicos suficientes.

Yuen Hoi Man también sugirió suspender el uso de la vacuna Sinovac para las personas mayores de 60 años y las que padecen enfermedades crónicas.

Cabe señalar que la Comisión Nacional de Salud del PCCh anunció el 28 de marzo que se habían administrado más de 100 millones de dosis de sus vacunas nacionales en China, pero no informó de ninguna muerte o efecto secundario grave. Al mismo tiempo, sin embargo, cualquier comentario sobre los efectos adversos de las vacunas se borra rápidamente de la Internet china.

El brote se intensifica en los países que utilizan las vacunas Sinovac

Reino Unido fue el primer país en iniciar la vacunación contra el COVID-19, aprobando el uso de la vacuna de BioNTech en diciembre antes de introducir la vacuna de AstraZeneca en enero de este año. Su brote disminuyó gradualmente después del 9 de enero. En Reino Unido se registraron 4715 casos el 27 de marzo, lo que supone un descenso significativo respecto a los 6187 casos del día anterior. En Estados Unidos e Israel, donde también se eligió la vacuna de BioNTech como vacuna principal, la epidemia también se redujo significativamente tras la vacunación.

Sin embargo, el número de casos confirmados en Chile, Turquía y Pakistán, que optaron por recibir la vacuna china Sinovac, ha aumentado.

Chile administró casi 9 millones de dosis de las vacunas Sinovac en febrero, con una media de 47 dosis por cada 100 personas, lo que le convierte en el país con la mayor tasa de vacunación de Sudamérica. Sin embargo, el número de resultados positivos registrados en Chile aumentó en lugar de disminuir, y el 26 de marzo se registró un nuevo máximo de 7626 casos en un solo día, lo que provocó una escasez de camas de hospital y un reciente cierre de la capital, Santiago.

Turquía comenzó a administrar las vacunas Sinovac a mediados de enero y al menos ocho millones de personas han sido inyectadas con la vacuna, lo que supone más del 10% de la población. Pero su número de casos también repuntó a finales de febrero, y el 30 de marzo se registraron 37,303 nuevos casos, la cifra más alta en un solo día desde el brote del 11 de marzo del año pasado. El presidente Recep Tayyip Erdogan anunció el 2 de abril que habría toque de queda durante los fines de semana a lo largo del mes de Ramadán.

Además, Pakistán, que utiliza la vacuna china desde principios de febrero, está experimentando una tercera oleada de la pandemia, con un índice nacional de tests positivos que se eleva al 11%, el nivel más alto desde el brote. Más de 20 ciudades han sido “cerradas” debido a la gravedad del brote.

El presidente pakistaní, Arif Alvi, escribió el 29 de marzo que dio positivo tras recibir la primera dosis de una vacuna producida por la empresa china National Pharmaceutical Group Corp el 15 de marzo. Anteriormente, el primer ministro pakistaní, Imran Khan, también dio positivo en las pruebas del virus el 18 de marzo, dos días después de recibir su primera dosis de la vacuna fabricada por la misma empresa china.

Lin Xiaoxu, exinvestigador de virología en el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, dijo que el PCCh afirmó en febrero que 20 millones de personas en China continental habían recibido la vacuna, pero no ha publicado ningún análisis real de la tasa de efectividad.

“Los países que se inyectan la vacuna producida por la empresa china Sinovac Biotech o National Pharmaceutical Group Corp, deberían pedir primero a China que proporcione esos datos sobre cuánta protección tienen los chinos después de recibir la vacuna”, dijo Lin.

Tasa de reacciones adversas similar a la del placebo

Por el momento, la vacuna Sinovac solo ha dado a conocer los datos de los estudios clínicos de la fase I y la fase II, y los datos pertinentes muestran que la tasa de reacciones adversas es solo de un 20%, una cifra inferior a la de otras vacunas. El Dr. Dong Yuhong, virólogo europeo y director científico de una empresa suiza de biotecnología, dijo que, desde un punto de vista académico, hay dos puntos cuestionables sobre los datos de Sinovac (pdf).

En primer lugar, en otras vacunas COVID-19, la proporción de efectos secundarios en el grupo de vacunación suele ser significativamente mayor que en el grupo de placebo. Pero la proporción de efectos secundarios tras la vacunación de Sinovac fue similar a la de la inyección del placebo. Algunos efectos secundarios fueron incluso menores en el grupo de vacunación que en el de placebo.

En segundo lugar, en términos generales, cuantas más dosis se inyecten, más efectos secundarios habrá. Este fenómeno puede observarse en estudios clínicos de otras vacunas y se denomina “correlación de dosis”. Sin embargo, a partir de los resultados del estudio de la vacuna Sinovac, no parece haber tal patrón. Los efectos secundarios en algunos grupos de dosis bajas son mayores que los de los grupos de dosis altas.

El Dr. Dong dijo que los científicos han estado esperando los datos clínicos de la fase III de Sinovac, pero, por desgracia, aún no han visto su publicación, y el número de sujetos inscritos en su estudio clínico de fase I-II es relativamente pequeño, por lo que es difícil evaluar los efectos adversos de la vacuna Sinovac.

Aunque el PCCh publicó datos sobre los efectos secundarios de la vacuna Sinovac en los ensayos clínicos que son similares a los del grupo placebo, el 6 de enero, el medio de comunicación estatal del PCCh, Xinhua, reportó que las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no pueden recibir la vacuna de fabricación nacional. Incluso recomienda a las mujeres posponer su embarazo durante tres meses después de recibir la vacuna.

Una residente en China continental también recibió un aviso de su comunidad local en el que se decía que el embarazo debía posponerse hasta seis meses después de recibir la vacuna, lo que implica que la vacuna china puede tener graves efectos secundarios sobre la fertilidad.

El Dr. Cheung Wai Lit dijo que en el proceso de despliegue de la vacunación a gran escala en China, el PCCh siguió publicando nuevas directrices y principios.

“Los que administran las vacunas ahora están cruzando un río tanteando las piedras, utilizando cuerpos humanos para las pruebas clínicas”, dijo el Dr. Cheung.

Vacunación obligatoria politizada

Dado que los datos de las vacunas chinas carecen de transparencia, la gente está preocupada por la seguridad de las mismas. Las noticias hablan de la poca aceptación de las vacunas en Shanghai y en otras ciudades de primer nivel. Hasta el 27 de marzo, la tasa de vacunación en China era solo del 7%.

Recientemente, The Epoch Times obtuvo un documento que muestra que, para acelerar la tasa de vacunación, el PCCh politizó la vacuna y obligó a la gente a vacunarse.

Este documento interno procede de una gran empresa privada, Chongqing Sokon Industry Group. Se titulaba “Aviso sobre el fortalecimiento de la prevención y el control de la epidemia”. El aviso decía: “Todas las unidades deben estar a la altura de las consideraciones políticas, seguir el principio de ‘todos deben aplicársela’ (…) con una estricta aplicación, y mantener la responsabilidad”. “El Grupo perseguirá a cualquier unidad e individuo que no promueva la nueva labor de vacunación COVID para que rinda cuentas”.

Fuera de las grandes empresas, el ámbito de la vacunación obligatoria con vacunas de fabricación china ha comenzado a ampliarse. El Sr. Liu, un comerciante de verduras del mercado de Honggang, en la ciudad de Sanya, Hainan, dijo a The Epoch Times que ahora se exige una prueba de vacunación para entrar en el mercado. “Toda Sanya está ahora sujeta a la vacunación, es obligatoria”.

El Sr. Wu, un abogado de derechos humanos de China continental, reveló en una entrevista con un reportero de The Epoch Times los problemas anteriores de las vacunas en China y dijo: “La seguridad, la calidad y la eficacia (de las vacunas chinas) son muy bajas. En el pasado, hubo niños que quedaron discapacitados y con retraso mental tras la vacunación. [Para desarrollar las vacunas] en tan poco tiempo, sabían que la calidad no era buena, pero aun así obligaron a más de mil millones de chinos a aceptarlas. Es demasiado aterrador. Es realmente tratar la vida de la gente como una broma”.

Anteriormente, el exdirector del Instituto Nacional de Salud de Perú, Ernesto Bustamante, dijo en un programa de televisión local que la cepa de Wuhan de Sinopharm tenía solo un 33% de efectividad, mientras que la de la cepa de Beijing tenía un 11.5%. También se informó de que Sinovac solo tenía un 50.4 por ciento de efectividad, según los datos de Brasil. Los frecuentes brotes de vacunas defectuosas y vacunas falsas en China a lo largo de los años son aún más comunes e impactantes.

En 2018, Changsheng Biotechnology vendió más de 250,000 dosis de calidad inferior de la vacuna DTap (una vacuna combinada para que los niños pequeños desarrollen inmunidad contra la difteria, tétanos y tos ferina). En 2013, hubo muchos casos de muertes de bebés causadas por una inyección de la vacuna contra la hepatitis B en el sur de China. En 2007, el incidente de la vacuna de Shanxi causó casi 100 niños gravemente discapacitados o muertos. Y en 2005, un incidente con la vacuna de la hepatitis A en Anhui provocó una muerte y 215 reacciones adversas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS