Fabricantes taiwaneses abandonan China debido a disputa comercial de Beijing con EE. UU.

Por Annie Wu, La Gran Época
04 de Septiembre de 2018 Actualizado: 04 de Septiembre de 2018

Las empresas taiwanesas de tecnología están saliendo de China continental a medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y Beijing amenaza con afectar las cadenas de suministro, informó la prensa de Taiwán.

En la última lista de la Casa Blanca aparecieron más componentes de tecnología y equipos electrónicos sujetos a un aumento de aranceles por USD 200.000 millones, por lo que los fabricantes taiwaneses se están preparando para lo peor. Muchas empresas taiwanesas son contratadas para fabricar o ensamblar dispositivos para grandes multinacionales como Apple y HP, lo que las convierte en una parte fundamental de la cadena de suministro mundial.

A medida que la guerra comercial se intensifica, estas compañías buscan cambiar su producción fuera de China.

Es probable que los aranceles exacerben la tendencia actual de los fabricantes de Taiwán a irse de China, ya que el aumento de los costos y el entorno comercial injusto para sus empresas, expulsa a más compañías. Según un artículo del 31 de julio de Global Views Monthly, una revista taiwanesa, ejecutivos taiwaneses están saliendo de las principales ciudades manufactureras de China continental como Dongguan y Shenzhen en la provincia de Guangdong, y Shanghai y Kunshan en la provincia de Jiangsu.

Un ejecutivo no identificado dijo a la revista: “Solo en nuestra compañía, en nuestro mejor  momento, había más de doscientos ejecutivos taiwaneses… ahora, solo quedamos unos cincuenta”.

En un informe reciente de Mirror Media, James Wang, CEO de Sercomm, fabricante de software y firmware de redes de banda ancha, dijo que cuando entren en vigencia los aranceles propuestos del 25 por ciento sobre productos por USD 200.000 millones , el “90 por ciento de las fábricas de Sercomm se verán afectadas”.

La compañía tendrá que duplicar la capacidad de producción en su fábrica ubicada en el municipio de Zhunan, en el noroeste de Taiwán.

En respuesta a la guerra comercial, algunas firmas taiwanesas comenzaron a invertir dinero en sus fábricas nacionales. Delta Electronics, líder mundial en la fabricación de unidades de suministro de energía, invertirá NT$ 2700 millones (unos USD 87,9 millones) en una nueva fábrica de 30.000 metros cuadrados en el Parque Científico del sur de Taiwán, según Mirror Media citando una fuente interna. Recientemente la empresa además compró un terreno de NT$ 1500 millones (unos USD 48,8 millones) para construir un nuevo centro de investigación y desarrollo cerca de su sede central en Taipei.

A su vez Career Technology, un fabricante de placas de circuitos para el iPhone, ha comenzado a recorrer Taiwán para construir un nuevo edificio; según Business Weekly, una revista taiwanesa.

Otros están mudando la producción a otros países. De acuerdo a un informe de Bloomberg del 16 de agosto, Pegatron -fabricante de iPhone con sede en Taiwán- dijo que aumentaría la capacidad de producción en la República Checa y México, y posiblemente establecería fábricas en el sudeste asiático.

Compal, -un fabricante por contrato de computadoras portátiles, televisores y otros productos electrónicos- dijo a Bloomberg que si bien ensamblar notebooks fuera de China podría costar al menos un 3 por ciento más por unidad, la posibilidad de los aranceles estadounidenses podría borrar su margen de ganancia apenas por encima del 3 por ciento el último trimestre.

Otro fabricante por contrato, Quanta, explicó que su margen de ganancia fue de aproximadamente 4,5 por ciento; por lo tanto, la compañía mudará la fabricación a California y Tennessee en Estados Unidos, o a Alemania.

***

A continuación

¿Cuáles son los verdaderos planes de China con su iniciativa de la nueva Ruta de la Seda?

TE RECOMENDAMOS