Uso excesivo de Facebook, WhatsApp y Google podría causar nuevas enfermedades

26 de Mayo de 2016 Actualizado: 26 de Mayo de 2016

Los celulares, Internet y las redes sociales, entre otras herramientas modernas, son parte actual de nuestras vidas, y aunque son útiles y solucionan problemas de comunicación, según especialistas, el uso excesivo de estas tecnologías, está causando la aparición de enfermedades modernas. Entre estas patologías se encuentran la apnea del WhatsApp, la depresión a causa del Facebook y la pérdida de memoria por Google, según El Economista, el 28 de abril.

Las tecnologías no son el problema, sin embargo, según conclusiones de un estudio realizado en España, el uso excesivo de las tecnologías de interacción social como el chat, origina la apnea de WhatsApp, es decir, la ansiedad por consultar mensajes de manera compulsiva.

Según el estudio realizado por la consultora de comunicación Torres y Carrera, en colaboración con Evidentia Marketing y expertos en Seguridad y Salud Laboral, también la consulta asidua del Facebook causa depresión ante la necesidad de visualizar constantemente perfiles o historias de otros usuarios. Según explica la publicación española, esta práctica aparece como una forma de evadir la realidad propia, rechazar sentimientos de tristeza y, a su vez, revivir momentos felices del pasado.

Otra patología creada por la búsqueda de temas, datos e información en general, es el síndrome de Google. Esta enfermedad se caracteriza por la pérdida de memoria de datos consultados en este medio, es decir que el cerebro no logra recordar y olvida esa información como consecuencia del uso y la dependencia frecuente de buscadores de Internet.

De acuerdo a datos del estudio, 36 de los 46 millones de españoles tienen acceso a Internet y muchos de estos usuarios, a través de las redes sociales, mensajería instantánea o la búsqueda en google, tienen la sensación de conectividad a través de un “like”, “tweet” o “emoji”. Alexandra Mariño, senior Manager de TYC, explica que de esta forma se estimulan conexiones cerebrales que inducen a un nuevo aprendizaje. “Ahora bien, toda esta carga de positivismo no oculta que también pueden aumentar el riesgo de padecer patologías físicas, como enfermedades inflamatorias y auditivas, jaquecas y mareos o trastornos psicológicos”, añade la especialista.

Según la directora de la Sociedad Mexicana de Shiatsu y Medicina Tradicional Oriental, Yuriko Takiguchi Velázquez, existe un grave problema derivado del uso excesivo de dispositivos de tecnología actual. Se trata del síndrome del Cuello de Texto, causado por la mala postura corporal al momento de manipular los dispositivos. Se presenta principalmente en los jóvenes que en la generalidad pasan 12 horas o más del día usando sus celulares, tablets o computadoras, informó el sitio especializado TecnoMagazine.

La patología aparece porque al inclinar la cabeza de forma constante, se originan dolores de cabeza, además de sufrir molestias en la nuca, cuello y hombros. Debido a que el cuello pierde su curvatura natural se ocasionan contracturas musculares. También se pueden generar otros síntomas como vértigo y migraña. Cuando se llega a hacer crónico el problema, aparecen dolores en las extremidades superiores y orillan a padecer el Síndrome del Túnel Carpiano (dolor, entumecimiento, hormigueo en las manos e insensibilidad en los dedos).

El director de programas de calidad de vida de Seguros Sura, Juan Domínguez, describió otras patologías causadas por las enfermedades modernas, entre ellas, problemas para memorizar. Los datos generados en una encuesta mostraron que el 50 por ciento de los entrevistados solo pueden recordar tres números telefónicos y en algunos casos únicamente el suyo, indicó la publicación Alto Nivel.

Esto se debe a que “el hecho de tener almacenada nuestra información en smarthphones y portátiles nos está limitando a pensar y a recordar”, alertó Domínguez.

Otras de las afecciones que describió Domínguez son la “hiperconectividad”, problemas de audición, de salud mental, de sobrepeso, lesiones irreversibles en el sistema nervioso, enfermedades de los ojos e incluso adicciones.

TE RECOMENDAMOS