Facebook y los verificadores de hechos

Por Dinesh D'Souza
08 de Abril de 2021
Actualizado: 08 de Abril de 2021

Opinión

Recientemente, Facebook eliminó la entrevista de Lara Trump con el expresidente Donald Trump, advirtiendo que el contenido de Trump estaba prohibido en la plataforma. Al hacer esto, Facebook hizo una nueva escalada en su proyecto de censura.

Primero, Facebook tomó la postura de que Trump no podía publicar porque sus afirmaciones de fraude electoral, que condujeron a los eventos del 6 de enero, plantearon un peligro claro y presente para la transferencia pacífica del poder. En segundo lugar, Facebook dijo que Trump no podía publicar nada, en un sentido implicando que incluso sus publicaciones futuras podrían representar un peligro similar.

Ahora Facebook ha ido un paso más allá al adoptar la postura de que incluso las entrevistas con Trump realizadas por otros no se pueden publicar. Trump, recordemos, sigue siendo la figura principal del Partido Republicano, la voz más destacada de la oposición y un candidato potencial en la carrera presidencial de 2024. Y Facebook y otras plataformas de medios incluso parecen empeñados en borrar a Trump de la historia, como si Estados Unidos tuviera un presidente número 44 (Obama) y ahora un presidente número 46 (Biden) pero el número 45 hubiese sido eliminado de la vista del público.

He tenido mis propios problemas con Facebook, que me gustaría explorar aquí, porque eso muestra la forma en que opera Facebook al marcar o restringir el contenido. Nunca me han prohibido de Facebook, pero marcaron mis posteos, me desmonetizaron durante períodos de tiempo, y tuve que soportar–como parece que estoy soportando ahora–alguna forma de distribución reducida. Esto significa que Facebook limita quién puede ver mis publicaciones.

¿Y por qué? En octubre pasado me desmonetizaron porque publiqué un clip de Biden diciendo que Antifa era simplemente una idea. Esta fue una cita directa de Biden, de su debate con Trump. Facebook dijo que al video le “faltaba contexto”. Pero, ¿qué contexto? Biden no dijo nada más sobre Antifa que yo excluyera. El video no fue editado de manera engañosa. Aun así, Facebook me sancionó por publicarlo.

En este momento me enfrento a una distribución reducida de Facebook por un puñado de posteos que la plataforma ha decidido que constituyen información errónea o, nuevamente, “falta de contexto”. En uno de ellos, me culpan por publicar un video de mi podcast diario en el que digo que Kamala Harris desciende de un antepasado esclavo, Hamilton Brown, que poseía cinco plantaciones y era uno de los mayores propietarios de esclavos en Jamaica.

Yo soy quien dio esa noticia por primera vez. Obtuvo la información del propio padre de Kamala Harris, Donald Harris, quien afirmó sobre el antepasado esclavo en un artículo que escribió y publicó en Jamaica Global Online, un sitio web de Jamaica. También pude localizar un árbol genealógico que muestra el linaje Harris.

Cuando publiqué por primera vez sobre esto, mi relato fue desafiado por Nikole Hannah-Jones, escritora del Proyecto 1619, y por el historiador Kevin Levin. Ninguno de los dos cuestionó el linaje de Harris, pero ambos me criticaron por ignorar la práctica común de violación en las plantaciones. Esto, insinuaron, fue la razón por la que Kamala Harris tuvo un antepasado blanco esclavista.

Pero estos dos críticos fueron demasiado perezosos para verificar la genealogía que proporcioné, mostrando que el nieto del dueño de esclavos, también llamado Hamilton Brown, se había casado con una mujer libre de color llamada Jessian Prince, y esta es la pareja que dio a luz a Christiana Brown, abuela de Donald Harris y bisabuela de Kamala Harris. La violación en la plantación no tuvo nada que ver con eso.

Apesadumbrada, Hannah Jones borró su tweet y Levin se disculpó por su ataque equivocado contra mí. En efecto, ambos reconocieron que mi publicación original era correcta. De hecho, Kamala Harris desciende en línea recta de uno de los mayores plantadores de Jamaica, el hombre que dio su nombre a todo un pueblo de Jamaica.

Entonces, ¿cómo podría Facebook afirmar que yo estaba equivocado? Al parecer, Facebook se inspira en los llamados sitios de verificación de datos. Decidí consultar a dos destacados sitios para ver qué dicen. Politifact parece confirmar mi relato por completo, pero luego concluye misteriosamente: “Al final, no tenemos suficiente documentación”. Evidentemente, una tabla genealógica y el testimonio del propio padre de Kamala Harris no parecen ser suficientes.

Si esto parece extraño, aún más extraño es lo que dice Snopes sobre el tema, revisando exactamente la misma evidencia pero luego declarando que la afirmación es “no probada”. Luego agrega esto, “Incluso si se da el caso de que la familia Harris, a través de Christiana Brown, sean descendientes de Hamilton Brown, aquellos que buscan atacar o socavar a Harris por la fechoría de un hombre que murió hace casi 200 años deberían primero, obtenga una mejor comprensión de las complicadas y traumáticas historias de las familias negras en los Estados Unidos”.

Esto es, por supuesto, una editorialización tendenciosa. Snopes parece estar cubriendo a Harris aquí. Entonces, mi conclusión es que estos sitios de verificación de hechos no son confiables en sí mismos. Si el mismo linaje se hubiera aplicado a Trump, por ejemplo, habrían estado más que satisfechos de confirmar y difundir su linaje de esclavistas.

No estoy seguro de si Facebook, al confiar en sitios partidistas y tendenciosos de verificación de hechos, está siendo engañado por ellos, o si Facebook ha elegido trabajar con estos sitios para que puedan proporcionar una cobertura ideológica para que Facebook elimine o marque contenido que es factual, pero eso, sin embargo, interrumpe la narrativa ideológicamente preferida de Facebook.

Facebook y otras plataformas de redes sociales siempre plantean que están combatiendo la “desinformación”. Pero esta afirmación en sí misma me parece una desinformación. Si publico en Facebook que 2 + 2 = 5, ¿marcarán mi posteo? Probablemente no. ¿Qué tal si publico que Napoleón ganó la batalla de Waterloo? Eso es falso, pero ¿me desmonetizarán por ello? Es casi seguro que no.

Lo que esto significa es que Facebook no está buscando errores o tergiversaciones per se. Ellos están persiguiendo afirmaciones conservadoras que dañan la narrativa ideológica de la izquierda. En el caso de Kamala Harris, la narrativa es que ella es una víctima histórica. Como mujer negra, es una “dos por uno”, habiendo soportado un linaje tanto de racismo como de sexismo. El dueño de esclavos Hamilton Brown arruina esa historia de victimismo.

No digo que Facebook no tenga derecho a regular su propia plataforma. Estoy diciendo que lo están haciendo de manera injusta y engañosa. Están tomando hechos y los tratan como desinformación. Ellos se basan en la desinformación para invalidar declaraciones veraces. En una inversión orwelliana, la mentira se convierte en verdad y la verdad en mentira.

Es muy trágico es que las plataformas que alguna vez simbolizaron la libertad y la investigación abierta ahora se han convertido en aterradores calderos de restricción, represión, y censura. Las mismas personas que dijeron que ellos nos salvarían del Gran Hermano de Orwell se han convertido en el Gran Hermano.

Dinesh D’Souza es autor, cineasta y presentador del podcast diario Dinesh D’Souza.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS