Falsa indignación distrae del papel de medios de comunicación en ataque a Trump

Por Lee Smith
18 de Junio de 2021 2:43 PM Actualizado: 18 de Junio de 2021 2:43 PM

Comentario

Los funcionarios del Partido Demócrata y sus socios de los medios de comunicación están enojados y con ganas de hacer sufrir a alguien después de la noticia de que el Departamento de Justicia de Donald Trump citó los datos de los reporteros y los congresistas demócratas. Los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes ya han puesto en marcha una investigación para acompañar a la del propio DOJ.

En otras palabras, se están vengando. Debido a que los funcionarios de Trump no responsabilizaron a nadie por la filtración de información clasificada para perseguir una campaña de guerra política, se hicieron vulnerables a los mismos operativos que ahora tienen la intención de acabar con ellos.

El primer fiscal general de Trump, Jeff Sessions, dijo en noviembre de 2017 que el Departamento de Justicia estaba investigando 27 filtraciones de inteligencia clasificada. La mayoría de las filtraciones tenían como objetivo hacer avanzar el relato Trump-Rusia, pero en general los funcionarios filtraron para demostrar que Trump no tenía ningún control sobre el gobierno para el que fue elegido.

La prensa fue el componente esencial de la campaña anti-Trump. Al ofrecerse como plataforma para la filtración de información clasificada, no para arrojar luz sobre la corrupción o los abusos del gobierno, sino para unirse a los espías en una operación política contra Trump y sus ayudantes, las organizaciones de medios de comunicación malgastaron su prestigio e hicieron de la Primera Enmienda una broma.

Para hacer tropezar a los ayudantes de Trump, por ejemplo, los periodistas de The Washington Post Adam Entous, Greg Miller y Ellen Nakashima publicaron filtraciones de intercepciones clasificadas de inteligencia extranjera de las conversaciones del embajador ruso en Washington con funcionarios estadounidenses, incluido el asesor de seguridad nacional Michael Flynn. El Departamento de Justicia de Trump obtuvo los datos del equipo del Post para una investigación supuestamente relacionada con un artículo sobre Sessions que también tenía como fuente una intercepción del enviado ruso.

La falsa indignación de los medios de comunicación con respecto a las recientes revelaciones, su autorretrato de la prensa como víctima, es para desviar la atención de su papel como cómplices de una ola de crímenes del Estado profundo. Han desplazado el foco de atención a los funcionarios de Trump, como Sessions y su sucesor, William Barr, ambos probablemente llamados a declarar ante el Congreso, donde serán pinchados como muñecos de vudú político para llegar a su exjefe. ¿Y qué si el Departamento de Justicia de Barack Obama también confiscó los datos de los periodistas e incluso los espió? Trump es singularmente malvado. Además, también tuvo el descaro de citar los registros de los congresistas, Adam Schiff y Eric Swalwell en particular.

Vale la pena recordar que, como presidente del Comité Permanente Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes (HPSCI), Schiff citó y publicó los registros telefónicos de colegas republicanos, empleados, periodistas y el abogado de Trump Rudy Giuliani simplemente porque estaban tratando de averiguar qué prácticas comerciales turbias hacían Joe Biden y su hijo Hunter en Ucrania. Pero investigar a Schiff y a su colega del HPSCI, Swalwell, no fue una venganza. Parece que los demócratas del HPSCI filtraron regularmente a la prensa, incluso testimonios de las audiencias del comité sobre Rusia. Por ejemplo, se filtraron a la CNN partes del testimonio de Susan Rice de septiembre de 2017 que revelaban las identidades de los funcionarios de Trump que ella no borró de la transcripción de una interceptación clasificada.

No está claro qué filtraciones llamaron la atención del Departamento de Justicia sobre Schiff y Swalwell, pero según The New York Times, los registros de sus reporteros fueron incautados en relación con una investigación sobre el exdirector del FBI James Comey. Los investigadores estaban interesados en un artículo del 22 de abril de 2017 —“Comey Tried to Shield the F.B.I. From Politics. Then He Shaped an Election”— redactado por los cuatro escritores del NY Times cuyos registros fueron obtenidos: Matt Αpuzzo, Michael S. Schmidt, Adam Goldman y Eric Lichtblau. Una sección clave del artículo explicaba por qué Comey se encargó de cerrar la investigación sobre el servidor de correo electrónico de Hillary Clinton en lugar de dejar la decisión en manos del Departamento de Justicia.

Según el NY Times, el FBI había recibido a principios de 2016 una serie de documentos que mostraban que los rusos habían hackeado las comunicaciones de un alto funcionario demócrata, que afirmaba que un colega en contacto con la fiscal general Loretta Lynch “expresó su confianza en que la señora Lynch evitaría que la investigación sobre Clinton fuera demasiado lejos”. A Comey, relató el NY Times, le preocupaba que si los rusos hacían públicas las comunicaciones hackeadas se demostrara que la investigación sobre Clinton estaba comprometida.

Los detalles proporcionados en un artículo posterior del NY Times sugerían que quienquiera que estuviera detrás de la filtración podría haber revelado información sensible sobre la recopilación de información de inteligencia. Agentes holandeses, escribió el NY Times, “desviaron” el material “de los ordenadores rusos” y lo pasaron al gobierno estadounidense.

El NY Times reportó que el mes pasado, el FBI le pidió a Comey que se presentara para una entrevista, y él se negó. Incluso si hubiera filtrado información sensible, es inconcebible que el Departamento de Justicia de Biden acuse al hombre que jugó un papel tan importante en la operación anti-Trump. Fue Comey, después de todo, quien filtró notas de sus reuniones con el presidente al NY Times, asegurando el nombramiento del abogado especial que persiguió a Trump durante casi dos años.

Biden dice que su Departamento de Justicia no irá tras los datos de los periodistas. “Es simple y llanamente incorrecto”, dijo el presidente. “No dejaré que eso ocurra”. Pero no hay ninguna razón para que lo haga. Biden, la prensa y los altos cargos de la burocracia de inteligencia están en el mismo bando: no se les ocurriría filtrar para perjudicar a su propio equipo.

“Solo filtran contra los adversarios”, dice el principal investigador de una agencia federal. “Mira todas las filtraciones contra Trump y ninguna contra Biden. Es una prueba más, si la necesitas, de que realmente hay un Estado profundo”.

Y se hace más fuerte. Dado que no había que pagar ningún precio por filtrar información clasificada para destruir a un oponente político, la burocracia permanente de Washington y sus auxiliares en los medios de comunicación se ven incentivados aún más, sembrando la desconfianza entre los estadounidenses y desgarrando así el tejido que une a la república.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: cómo los enemigos nacionales y extranjeros atacaron al presidente estadounidense).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.