Familia de abogado de derechos humanos preso en China tiene noticias de él por primera vez en 4 años

Por Nicole Hao - La Gran Época
18 de Mayo de 2019 Actualizado: 18 de Mayo de 2019

Casi cuatro años después de que su familia y amigos supieran de él por última vez, el abogado de derechos humanos Wang Quanzhang recientemente envió una carta a su esposa Li Wenzu.

Wang fue arrestado por las autoridades chinas en julio de 2015 durante una represión a nivel nacional contra activistas de los derechos y abogados, conocida como el Incidente 709; cientos de personas fueron arrestadas y detenidas.

Wang, de 43 años, defendió en los tribunales a ciudadanos chinos vulnerables: a agricultores cuyas tierras fueron confiscadas por las autoridades; a practicantes de Falun Dafa, una disciplina espiritual severamente perseguida por el régimen chino; y a cristianos de las iglesias-casas perseguidos por su fe.

Por su trabajo, fue detenido y torturado en varias ocasiones.

Durante unos cuatro años, el paradero de Wang fue desconocido. Familiares y amigos, en un momento dado, se enteraron de que estaba retenido en el Centro de Detención de la Ciudad de Tianjin, pero no se les permitió visitarlo. Ni siquiera pudieron confirmar si estaba vivo o muerto.

Sus familiares y amigos nunca recibieron una llamada telefónica o una nota de él, probablemente porque las autoridades se negaron a concederle el derecho.

El 26 de diciembre de 2018, después de que Wang estuvo detenido durante 1266 días, el Segundo Tribunal Popular Intermedio de Tianjin celebró un juicio secreto sobre el caso de Wang. El centro de detención se negó a permitir que el abogado contratado visitara a Wang. El 28 de enero, el tribunal condenó a Wang a cuatro años y medio de prisión por cargos de “subversión del poder estatal”.

En los últimos cuatro años, la administración de Estados Unidos, otros gobiernos occidentales y organizaciones de derechos humanos han pedido al régimen chino que libere inmediatamente a Wang.

Pero el 10 de mayo, repentinamente, Li recibió la primera carta de su marido desde que las autoridades chinas se lo llevaron detenido.

El 12 de mayo, Li publicó en Twitter una carta que escribió en respuesta a su marido: “No me dejaré crecer largo el pelo hasta que vuelvas a casa”.

En diciembre de 2018, Li y las esposas de otros tres abogados de derechos humanos chinos detenidos se afeitaron la cabeza en una protesta simbólica por el maltrato del régimen chino a sus maridos. Su protesta se basa en el hecho de que el carácter chino de “cabello” y “ley” son casi homónimos – “sin cabello”, por lo tanto, suena similar a “anarquía”.

Wang Quanzhang con su esposa, Li Wenzu, y su hijo. Wang Quanzhang, abogado de derechos humanos, está detenido en China sin juicio desde agosto de 2015. (Cortesía de Li Wenzu)

Primera carta

Wang dijo en su carta que había sido transferido a la prisión de Linyi el 29 de abril. Ahora tiene relativamente más espacio libre, come mejor y se le permite caminar por el patio, así como hacer algunos ejercicios.

“No pude obtener ninguna información de Quanzhang durante casi cuatro años. Le escribí cartas, pero no recibí ninguna respuesta. Cuando recibí su carta [el 10 de mayo], estaba muy emocionada”, dijo Li a la edición en chino de La Gran Época el 11 de mayo.

Wang no escribió directamente sobre su estado físico, pero dijo: “La enfermera me mide la presión arterial todos los días”. También escribió: “Las funciones de mi cuerpo se están recuperando rápidamente”.

Un abogado chino cercano a Wang, que deseaba permanecer en el anonimato, dijo a la edición en chino de La Gran Época el 11 de mayo: “Estoy seguro de que esto significa que su cuerpo tiene problemas. Pero cuán grave es la situación, tenemos que esperar hasta que salga de la cárcel. He oído de muchos abogados que fueron torturados brutalmente en prisión”.

De manera enigmática, Wang también escribió en su carta: “Sin tener suficientes conocimientos de historia y política, juzgué mal la situación y perdí una serie de oportunidades. Me siento culpable porque he traído enormes problemas y dolor a mi familia”.

Li dijo que esas palabras no se parecían a las cosas que Wang solía decir.

“La carta estaba escrita con una escritura conocida, pero el contenido es muy extraño”, dijo. “Sus palabras que expresan arrepentimiento suenan como si provinieran de una persona a la que el Partido Comunista Chino le ha lavado el cerebro durante cuatro años”, dijo Li a la edición en chino de La Gran Época.

Wang agradeció a las esposas de los abogados que apoyaron a Li, expresó su agradecimiento a otros abogados que lo ayudaron y pidió el perdón de sus padres y hermanas. También preguntó cómo estaba su hijo pequeño.

Wang agregó que ahora no se permite que la gente lo visite porque la prisión está renovando su sala de visitas, que estará terminada para el 20 de junio.

El abogado chino Liu Xiaoyuan comentó en Twitter: “La ley china concede a los familiares el derecho a visitar [a los prisioneros]. La prisión que no permite el derecho de visita con la excusa de la renovación de la habitación es ilegal y viola los derechos de los familiares”.

Mientras que Wang parece haber expresado su pesar por sus acciones pasadas, habló de sus planes futuros con optimismo, diciendo que todavía espera ganarse la vida gracias a su formación jurídica.

*****

Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

TE RECOMENDAMOS