Familias ingresan sin permiso ivermectina en hospitales para familiares con COVID y ven mejoras

Por Nanette Holt
26 de Enero de 2022 12:50 PM Actualizado: 26 de Enero de 2022 12:50 PM

Un médico de Florida afirma que los familiares de seres queridos hospitalizados con COVID-19 están recurriendo a medidas desesperadas cuando los tratamientos aprobados han fracasado.

Y cuando no es demasiado tarde, algunos han tenido un éxito tremendo al introducir a escondidas medicamentos prohibidos por los hospitales a los pacientes, dice Eduardo Balbona, internista independiente en Jacksonville.

Dice que ha ayudado a docenas de pacientes gravemente enfermos a recuperarse utilizando ivermectina y otros medicamentos y suplementos no aprobados oficialmente para el tratamiento de COVID-19.

Los hospitales reciben pagos del gobierno federal por tratar a los pacientes con COVID-19. Pero esos pagos están vinculados a su uso de tratamientos aprobados únicamente, como se indica en la Ley CARES. Cuando no hay nada más que probar con esos protocolos, las familias buscan naturalmente alternativas, dice Balbona, y a menudo se enteran de los tratamientos promocionados por médicos independientes de todo el país.

Con la esperanza de probar cualquier cosa que pueda funcionar, las familias de todo el país han presentado demandas pidiendo a los jueces que intervengan.

En algunos casos, los jueces han ordenado a los hospitales que permitan el uso de otros tratamientos, como la ivermectina. Algunos de esos pacientes gravemente enfermos se han recuperado. En otros casos, los jueces se han puesto del lado de los hospitales y han rechazado las peticiones de las familias para que lo intenten.

Mientras tanto, los médicos independientes como Balbona observan impotentes, sintiendo que cuando las familias lo solicitan, se les debería permitir probar los medicamentos que creen que pueden cambiar a los pacientes en estado crítico. Pero los médicos independientes suelen tener privilegios hospitalarios limitados y en algunos hospitales se les prohíbe ver a sus propios pacientes.

El doctor Eduardo Balbona completó su formación en medicina interna en el Centro Médico Naval Nacional y trabajó como médico en el Capitolio de EE.UU., atendiendo a senadores, congresistas y jueces de la Corte Suprema. (Eduardo Balbona, M.D.)

Ese fue el caso reciente de Balbona, que fue contactado por una esposa preocupada después de leer en The Epoch Times sobre su participación en la demanda de otra familia que pretendía probar sus recomendaciones.

Basándose en lo que la mujer le contó, Balbona dijo que estaba convencido de que su marido podría recuperarse si se le trataba con el régimen que él prescribe a los pacientes gravemente enfermos de COVID-19. El protocolo de tratamiento que sigue, con ligeras modificaciones basadas en las necesidades de cada paciente, fue desarrollado por la Alianza de Cuidados Críticos COVID-19 de Primera Línea.

“Su esposo estaba muy enfermo”, dice Balbona. “Tiene más de 50 años, es un tipo grande y fuerte. Me llamó desesperada porque le dieron remdesivir [en el hospital] y ella hizo que lo dejaran, y empezó a empeorar. Y su demanda de oxígeno aumentó”.

Cuando pidió ayuda a Balbona, su marido necesitaba 60 litros de oxígeno por minuto. Eso es demasiado alto para manejarlo en casa, incluso con equipo médico alquilado, dijo Balbona.

“Si se puede bajar a 40 ó 50 [litros por minuto] se puede hacer un flujo alto de oxígeno a ese nivel”, dijo Balbona a The Epoch Times. “Eso es mucho oxígeno”.

Dijo que prometió que lo intentaría si su marido mejoraba lo suficiente como para ir a casa. Y entonces se encargaría de gestionar sus cuidados. Mientras tanto, dijo, le dio las recetas, para que pudiera recoger los medicamentos que necesitaría en casa. Eso fue un viernes.

Más tarde se enteró de que ella había rellenado las recetas, había llevado los medicamentos al hospital y se los había dado a su marido. El martes, el hombre ya había recibido el alta y seguía plenamente el protocolo prescrito por Balbona. Unos días más tarde, se le había retirado el oxígeno. Ahora se está recuperando, dice Balbona. Pero tienen miedo de compartir sus buenas noticias públicamente.

Un trabajador médico atiende a un paciente sin Covid-19 en la sala de la UCI del UMass Memorial Medical Center en Worcester, Massachusetts, el 4 de enero de 2022. (JOSEPH PREZIOSO/AFP vía Getty Images)

“La gente que metió la ivermectina a escondidas… está muerta de miedo”, dijo Balbona. “Ella está segura de que el gobierno va a descubrir quién es” y posiblemente la arreste por dar medicamentos no aprobados por el hospital.

Dijo que ella le dijo: “Lo hice. Sabía que estaba mal. No sé cuáles son las penas. ¿Qué podrían hacerme?”.

Y ese es el verdadero delito, cree Balbona.

En New Hampshire, los legisladores están estudiando ahora una legislación que convertiría al estado en el primero del país en hacer que la ivermectina esté disponible como medicamento de venta libre, y sancionarla como tratamiento protegido para COVID-19. Proyectos de ley similares en otros tres estados han fracasado.

La patrocinadora del proyecto de ley, la representante Leah Cushman (R) es una enfermera titulada, que dijo a The Epoch Times: “No tengo ninguna duda de que se salvarían vidas si la ivermectina de grado humano estuviera disponible para los pacientes con COVID”.

Dos médicos testificaron sobre su proyecto de ley, advirtiendo que la legislación podría conducir a efectos secundarios peligrosos para las personas que usan el fármaco. Pero Cushman cree que tendrá los votos necesarios para que el proyecto se convierta en ley.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) no ha aprobado el uso de la ivermectina como tratamiento para COVID-19, aunque el fármaco se utiliza en humanos para tratar una variedad de condiciones.

Una página web de la FDA que advierte del uso de la ivermectina para COVID-19 también menciona que se están realizando ensayos clínicos que la investigan como tratamiento.

La FDA no ha respondido a una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) en la que se pedían detalles sobre cualquier informe de efectos secundarios relacionados con el uso de la ivermectina  — fórmulas para animales y humanos—  para tratar COVID-19. La agencia tampoco ha respondido a una solicitud de la FOIA para obtener detalles sobre los ensayos clínicos y sobre cuándo podría llegar el medicamento a la fase en la que se permitiría su uso en virtud de la Ley de Derecho a Probar.

Los estudios sobre la seguridad y la eficacia del uso de la ivermectina en el tratamiento de COVID-19 han llevado a la totalidad o a parte de 22 países a aprobar su uso. Pero en Estados Unidos, los médicos que dependen de los pagos de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid no están autorizados a utilizarla.

Cuando Balbona se enteró de la propuesta de ley, llamó inmediatamente a dos senadores estatales y a dos abogados que son pacientes, para sugerirles que propusieran una legislación similar en Florida. Los legisladores de Florida se reunirán en Tallahassee hasta el 11 de marzo.

“Si podemos conseguir una legislación que diga: ‘Dejemos que el médico haga lo que crea que es mejor’, creo que sería maravilloso”, dijo Balbona. “Si New Hampshire puede hacer esto, ¿por qué no podemos nosotros?”.

Con la colaboración de Alice Giordano.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.