FBI vuelve a prometer que dejará de buscar injustamente datos de estadounidenses en la NSA

Por Petr Svab
22 de Mayo de 2023 8:46 AM Actualizado: 22 de Mayo de 2023 8:47 AM

Tras la reciente publicación de un dictamen judicial en el que se censura al FBI por buscar de forma inadmisible información sobre estadounidenses en las extensas bases de datos de la NSA, la agencia volvió a comprometerse a corregir su situación.

Durante años, el FBI ha prometido solucionar el problema, pero la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC), que supervisa el uso de las bases de datos de inteligencia, consideró en repetidas ocasiones que las soluciones eran insuficientes aunque el FBI mostrara mejoras en la última auditoría interna.

Un dictamen de la FISC de 2022, publicado este 12 de mayo, señala que el FBI no tenía derecho a buscar en las bases de datos información sobre cientos de miles de estadounidenses, entre ellos, muchos de los participantes en las protestas y disturbios del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos. Esas fueron únicamente violaciones identificadas por el propio gobierno.

El FBI buscó en repetidas ocasiones en las bases de datos de inteligencia extranjera sin la debida justificación, a veces utilizando nombres individuales de sospechosos de delitos, otras veces utilizando listas enteras de “identificadores”, como nombres o números de teléfono, según el dictamen del 21 de abril de 2022.

Aparte de los participantes del 6 de enero, las consultas indebidas también se dirigieron a miles de donantes de una campaña del Congreso, cientos de sospechosos de delitos, más de cien detenidos en las protestas de George Floyd de 2020, e incluso algunas víctimas de delitos y sus familiares, según la corte.

Las consultas indebidas de los datos se traducen fácilmente en violaciones de los derechos civiles porque la NSA recopila gran parte de ellos en virtud de normas permisivas para el espionaje y vigilancia de extranjeros sin orden judicial establecidas en el artículo 702 de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), sin embargo, son normas que no se aplican en virtud de las protecciones constitucionales de que gozan los estadounidenses. La Cuarta Enmienda prohíbe al gobierno espiar a los estadounidenses sin una orden judicial.

Aunque se supone que la NSA debe minimizar el número de estadounidenses atrapados en su red de vigilancia, esto sigue ocurriendo con frecuencia, como cuando los estadounidenses hablan con extranjeros vigilados. Los datos sin procesar de la Sección 702 se procesan mínimamente, si es que se procesan. Esto significa que los nombres de los estadounidenses no se sustituyen por marcadores de posición genéricos que enmascaren sus identidades.

El FBI solo está autorizado a buscar en los datos sin procesar de la Sección 702 sobre estadounidenses si es “razonablemente probable que la consulta devuelva información de inteligencia extranjera o pruebas de un delito”, señaló la corte.

Pero las consultas indebidas han sido bastante comunes. La Oficina de Auditoría Interna (OIA) del FBI examinó unas 2100 consultas de 2020 y 2021, y concluyó que casi el 18% eran “no-conformes”.

En muchos casos, el FBI insistió en que las consultas eran correctas incluso después de que fueran marcadas por la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, que se supone que debe verificar dos veces el cumplimiento del FBI, según la corte Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC).

La corte FISC se quejó del incumplimiento de las normas por parte del FBI desde al menos 2017.

En marzo de 2016, el Departamento de Justicia (DOJ) descubrió que algunos contratistas tenían acceso a información “sin procesar” de la Sección 702 en los sistemas del FBI “que iba mucho más allá de lo necesario para responder a las solicitudes del FBI”, dijo la corte de vigilancia en una opinión de abril de 2017 (pdf).

En 2018, la FISC criticó al FBI por su práctica de agrupar muchos objetivos en una sola consulta con una justificación que solo se aplicaba al conjunto, pero no necesariamente a cada objetivo individual. El DOJ encontró una serie de otros casos en los que el FBI utilizó la base de datos incorrectamente, incluso para investigar algunas de sus posibles fuentes.

El alcance total de los problemas ha sido difícil de calibrar porque en aquel momento el FBI no llevaba un registro de las consultas relacionadas con estadounidenses y las que no lo estaban.

La corte dijo al FBI que necesitaba hacer que sus agentes identificaran cada consulta relacionada con personas estadounidenses y escribieran una justificación para cada una.

En 2019, sin embargo, el DOJ informó a la FISC de docenas más de búsquedas indebidas en la base de datos, como para investigar a una fuente potencial, para investigar a un candidato a policía local y para investigar a un equipo de mantenimiento que visitaba una oficina del FBI.

El FBI se había comprometido en repetidas ocasiones a poner en marcha medidas para garantizar el cumplimiento, pero las violaciones continuaron. El último conjunto de medidas, puestas en marcha a finales de 2021 y principios de 2022, requiere que los agentes escriban personalmente una justificación de cada consulta para acceder a los resultados y que un abogado apruebe las consultas dirigidas a muchas personas a la vez.

“Como el director [Christopher] Wray ha dejado claro, los errores descritos en el dictamen de la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera son completamente inaceptables”, dijo un alto funcionario del FBI a The Epoch Times en una declaración enviada por correo electrónico.

“Tras el resultado de las auditorías que revelaron estos casos de incumplimiento, el FBI cambió sus procedimientos de consulta para asegurarse de que estos errores no vuelvan a ocurrir. Estas medidas han dado lugar a una mejora significativa en la forma en que llevamos a cabo las consultas de información obtenida legalmente en virtud de la Sección 702. Nos comprometemos a continuar este trabajo y a mejorar la calidad de nuestra información. Nos comprometemos a continuar este trabajo y a proporcionar una mayor transparencia en el proceso para ganarnos la confianza del pueblo estadounidense y avanzar en nuestra misión de salvaguardar tanto la seguridad de la nación como la privacidad y las libertades civiles, al mismo tiempo”.

Los remedios parecen haber movido la aguja. En una auditoría de la Oficina de Auditoría Interna en la que se analizaron más de 500 consultas realizadas entre el 1 de julio de 2021 y el 31 de marzo de 2022, se determinó que menos del 4% de las consultas no eran conformes.

Pero algunos argumentan que el acceso a los datos debería restringirse aún más.

“Aunque la tasa de cumplimiento fuera del 100%, el gobierno no debería poder acceder a las comunicaciones de los estadounidenses sin una orden judicial”, escribió en Twitter Elizabeth Goitein, codirectora del Programa de Libertad y Seguridad Nacional del Centro Brennan para la Justicia.

El senador republicano, Rand Paul, expresó en repetidas ocasiones una opinión similar.

“El problema es que se puede abusar del sistema (…) Es admirable tener algunas normas y algunos controles y equilibrios”, dijo Paul durante una audiencia en 2021.

“A la vez, el único arreglo real sería que deberíamos obedecer la Constitución”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.