FDA vigila posible escasez de suministros médicos en medio de brote del COVID-19

Por Zachary Stieber
15 de Febrero de 2020
Actualizado: 15 de Febrero de 2020

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos está supervisando el abastecimiento de productos médicos para detectar posibles interrupciones causadas por el nuevo brote de coronavirus en medio de una “escasez crónica” de algunos suministros.

Los suministros médicos como las mascarillas ya se están agotando en algunas zonas del país, además de una escasez a nivel mundial en medio de un fuerte aumento de la demanda.

Stephen Hahn, comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), dijo que los funcionarios no están esperando a que los fabricantes de medicamentos o dispositivos informen sobre la escasez. “Estamos llegando proactivamente a los fabricantes como parte de nuestro enfoque vigilante y progresista para identificar posibles interrupciones o faltantes”, dijo en una declaración.

Estados Unidos se ha puesto en contacto con cientos de fabricantes “para evaluar y vigilar las indicaciones y señales de alerta temprana de posibles suspensiones o interrupciones de la fabricación debido al brote”. La FDA también está trabajando con los reguladores y fabricantes mundiales para calibrar cualquier preocupación de suministro relacionada con las materias primas que se originan en China.

Un paciente es trasladado por una ambulancia al Centro de Enfermedades Infecciosas del Hospital Princesa Margarita el 22 de enero de 2020 en Hong Kong. (Anthony Kwan/Getty Images)

El 96 por ciento de los farmacéuticos del país dijo que están vendiendo mascarillas quirúrgicas más rápido de lo que pueden reponer y casi 4 de cada 10 dijeron que no pueden conseguir suficientes mascarillas respiratorias, según una encuesta realizada la semana pasada por la National Community Pharmacists Association. Muchos informaron de la escasez tanto de desinfectantes de manos como de superficies y de guantes.

“Los pacientes están al límite y se están preparando”, dijo Brian Caswell, presidente de la asociación, en un comunicado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron esta semana que algunos socios estaban alertando a los funcionarios de la agencia sobre una demanda mayor que la habitual de mascarillas y respiradores N-95. La agencia no recomienda que las personas usen mascarillas a menos que estén cerca de casos conocidos o que tengan el virus, o que estén bajo investigación por la posibilidad de tener el virus y estén cerca de otras personas.

La agencia federal está en contacto regular con los socios de la industria de la salud, fabricantes y distribuidores sobre el suministro de equipos de protección personal como mascarillas y guantes, dijo a los periodistas el martes la Dra. Nancy Messonnier, una alta funcionaria de la agencia.

Una mujer con una máscara y chaqueta protectora empuja una bicicleta el 9 de febrero de 2020 en Wuhan, China. (Getty Images)

A nivel mundial, hay una “escasez crónica” de este tipo de equipos, dijo a los periodistas en Ginebra la semana pasada el jefe de la Organización Mundial de la Salud, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Estamos enviando equipos de prueba, máscaras, guantes, respiradores y batas a países de todas las regiones. Sin embargo, el mundo se enfrenta a una escasez crónica de equipos de protección personal”, dijo, y añadió que la demanda de los equipos es 100 veces mayor de lo normal, lo que hace que los precios suban hasta 20 veces del costo normal.

“En cada etapa de la cadena de suministro existe la posibilidad de interrupción, de especulación o de desvíos”, añadió el Dr. Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS. “Así que este no es un problema fácil de resolver. Hay muchos actores, tanto en el sector público como en el privado”.

Ryan advirtió que los trabajadores médicos corren el riesgo de no contar con los suministros necesarios para tratar los casos confirmados y sospechosos del virus.

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS