Filtraciones de información muestran que investigación de Durham está avanzando

Por Lee Smith
22 de Agosto de 2021 4:03 PM Actualizado: 22 de Agosto de 2021 4:04 PM

Comentario

Recientes reportes de los medios de comunicación apuntan indirectamente a importantes avances en la investigación del abogado especial John Durham. Está utilizando un gran jurado para citar documentos y testimonios de testigos en relación con la operación de espionaje ilegal del FBI contra la campaña presidencial de Donald Trump en 2016. Y ahora las historias en el Wall Street Journal y el Washington Post dicen que Durham puede estar buscando presentar cargos criminales contra “agentes del FBI de rango bajo”, así como fuentes externas que pasaron información falsa a las autoridades federales.

Si eso es cierto, esta última categoría podría incluir a agentes políticos, espías extranjeros, abogados de renombre de Beltway, periodistas y expertos en informática. Pero funcionarios y exfuncionarios del gobierno dicen que los reportes parecen tener la intención de dar forma al discurso en nombre de los que Durham puede tener realmente en su punto de mira: altos funcionarios del FBI, incluido el exdirector interino Andrew McCabe.

Desde las elecciones de noviembre, he expresado mi escepticismo respecto a la investigación de Durham. Mientras el exjefe de Durham, el fiscal general William Barr, no responsabilizara a nadie antes de las votaciones de 2020, nada impedía que el FBI y otras agencias federales siguieran interfiriendo en las elecciones en nombre de sus candidatos preferidos. Tampoco había nada que asegurara que a Durham se le permitiera continuar su investigación con una derrota de Trump.

Con Durham trabajando ahora bajo los auspicios del Departamento de Justicia de Joe Biden, su capacidad para hacer públicas sus conclusiones, y no digamos para presentar cargos, podría verse limitada. Según los reportes, los testigos de Durham quieren que el fiscal general Merrick Garland lo detenga. Y es probable que el presidente esté de acuerdo.

Biden fue el funcionario número dos de una administración que espió una campaña presidencial y luego el equipo de transición de Trump. Ofreció consejos sobre cómo inculpar al asesor de seguridad nacional de Trump, el general Michael Flynn. Incluso un hombre en declive cognitivo como parece ser Biden vería que permitir que sus coconspiradores se expongan a riesgos legales podría tentarlos a detallar su papel por completo.

Y si Durham se cruza con el FBI, el presidente no es el único miembro de la familia Biden que podría lamentarlo. Reportes recientes muestran que el FBI protegió a su hijo Hunter enterrando pruebas no solo de sus relaciones financieras con funcionarios extranjeros corruptos, sino también de un posible plan de chantaje dirigido a él con el propósito de comprometer la seguridad nacional de Estados Unidos. Si Biden no protege al FBI de Durham, el FBI podría dejar de proteger a su hijo de la ley.

Y, sin embargo, Durham está haciendo claramente progresos o, de lo contrario, las fuentes no estarían filtrando sus preocupaciones a la prensa.

“Sin duda, las fuentes de estas historias son funcionarios presentes o pasados del FBI que están tratando de minimizar anticipadamente lo que Durham tiene”, dijo un alto asesor del Congreso. “Filtrar por adelantado las malas noticias del Rusiagate para inclinar el discurso en su favor es su modus operandi. Los mismos que filtraron del FBI hicieron lo mismo antes de que saliera el informe del inspector general del Departamento de Justicia sobre el abuso de la FISA”, dijo el asesor, en referencia al relato de diciembre de 2019 sobre cómo el FBI engañó a un tribunal secreto para obtener una orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera para espiar la campaña de Trump.

Según la actual ronda de filtraciones, los fiscales de Durham “se han centrado en personas ajenas al FBI que proporcionaron información que ayudó a alimentar la investigación de 2016.” Eso incluye tanto a los que pasaron información directamente al FBI como, escribe el Journal, a los que “la pasaron a otros que luego la compartieron con el FBI”.

Esa es una categoría amplia con una larga lista adjunta, que implica a personalidades políticas famosas e infames de Washington, D.C., así como a Christopher Steele, el exespía británico que puso su nombre en un dossier de informes falsificados que alegaban los vínculos de Trump con funcionarios rusos.

La lista también incluiría a los clientes de Steele, Glenn Simpson y Peter Fritsch, cofundadores de Fusion GPS, la firma de Washington D.C. contratada por la campaña de Hillary Clinton para desprestigiar al candidato republicano en 2016. Otra contratista de Fusion, Nellie Ohr, también estaría en esa lista: pasó información a su marido, el abogado del Departamento de Justicia Bruce Ohr, que la transmitió al FBI. Habiendo servido como intermediario para el FBI y Steele y Simpson también, él también estaría en la mira.

Muchos aliados de Clinton estarían en el banquillo. El abogado de la campaña, Michael Sussman, pasó información al asesor general del FBI, James Baker, sobre un vínculo clandestino entre los servidores de ordenadores de la Organización Trump y el Alfa Bank, una institución financiera rusa. El FBI investigó la información y no encontró nada. Durham llamó a declarar a los ciberexpertos que primero hicieron las afirmaciones sobre la supuesta conexión de servidores secretos.

Otros en el círculo de Clinton que estarían en la lista incluyen al consejero de la señora Clinton, Sidney Blumenthal, que hizo de relevo para un segundo dossier que alegaba falsamente que Trump estaba comprometido por Rusia. Esos informes fueron escritos por otra mano de Clinton, Cody Shearer, y transmitidos por Blumenthal al funcionario del Departamento de Estado Jonathan Winer, quien transmitió la información falsa al FBI a través de Steele.

Y está Stefan Halper, el veterano político de Beltway que el FBI empleó como fuente humana confidencial. Alegó falsamente que Flynn había sido comprometido en una operación rusa de señuelo. El director de la CIA, John Brennan, sería una gran captura. En un testimonio ante el Congreso en 2017, se jactó de que la información e inteligencia que compartió con el Buró sirvió como “la base” de la investigación del FBI sobre Trump y Rusia. Durham lo entrevistó durante ocho horas el verano pasado, aunque el portavoz de Brennan dijo que el exjefe de espionaje no era sospechoso ni un objetivo.

Un nombre que sigue apareciendo en las noticias es el de la llamada subfuente principal de Steele, Igor Danchenko. El exinvestigador de Brookings Institution dijo al FBI que su información sobre las conexiones de Trump con Rusia provenía de varias fuentes dentro de Rusia. Pero cinco ciudadanos rusos a los que Danchenko reclamó como fuentes firmaron recientemente declaraciones juradas en las que juraban que no le habían proporcionado ninguna información encontrada en el dossier financiado por Clinton. Así que parece seguro que Danchenko mintió al FBI.

Y ese fue siempre el segundo paracaídas del FBI. Danchenko fue preparado desde el principio para ser el chivo expiatorio. Al principio, ayudó a acreditar el expediente para que pareciera auténtico si el tribunal de la FISA empezaba a hacer preguntas: La principal subfuente de Steele para la información sobre Trump era un ruso real que tenía fuentes rusas reales. Y si se descubriera la trama del FBI, alegarían que no eran criminales, solo incompetentes: se dejaron engañar por la “desinformación rusa”, es decir, la información de Danchenko.

Parece que quienes filtraron la información lo han colocado para que haga el papel de tonto también en este caso. El mensaje que están enviando es que la investigación se detendrá en Danchenko y tal vez en algún otro que sea fácil, pero todos los demás están limpios: los lugartenientes de Clinton, los espías y, especialmente, los altos funcionarios del FBI que impulsaron la operación. De lo contrario, se tratará de un esfuerzo burdamente politizado para atacar a los opositores del expresidente.

No es difícil ver el ángulo del FBI. “Dudo que la investigación sea solo sobre las personas que mintieron al FBI”, dijo Kash Patel, el exfiscal de seguridad nacional que dirigió la investigación del congresista Devin Nunes sobre la investigación del FBI sobre Trump y Rusia. “No es que el FBI se diera cuenta de repente de que tenía un grupo de perdedores que les estaban mintiendo. El FBI sabía que estaban mintiendo. Nuestra investigación demostró que el FBI sabía que la credibilidad de sus fuentes era nula”.

La investigación de Durham es sin duda sobre los altos funcionarios del FBI que montaron las mentiras. “Básicamente falsificaron una orden FISA y la llevaron ante un juez federal para espiar la campaña de Trump”, dice Patel. “Yo estaría buscando a Lisa Page, Peter Strzok y Andrew McCabe”, dijo, refiriéndose a la célula del FBI que gestionó la trama anti-Trump.

Patel señaló que McCabe mintió sobre filtrar información a los medios de comunicación acerca de la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton. “Y lo descubrió el inspector general”, dijo Patel. “¿Por qué no iban a hacer lo mismo aquí? Las historias que salen ahora están en publicaciones que el FBI utilizó en el pasado para desviar la atención de su propia corrupción”.

Si Durham se enfrenta al FBI, veremos cómo los medios de comunicación se hacen cargo del discurso y lo dirigen contra él. Las organizaciones de prensa de prestigio harán cualquier cosa para proteger a sus fuentes, especialmente si son policías corruptos que impulsaron una operación de espionaje ilegal contra un presidente que no les gustaba.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.