Fiscal Especial en silencio obtuvo resultados

Por Brian Cates
09 de Mayo de 2020
Actualizado: 09 de Mayo de 2020

Comentario

Se hizo en silencio y sin algarabía. No hubo ningún anuncio público y la conferencia de prensa habitual no tuvo lugar.

También se hizo sin filtraciones, en claro contraste con la forma en que se manejan este tipo de asuntos.

Cuando el entonces Fiscal General Adjunto Rod J. Rosenstein nombró al exdirector del FBI Robert Mueller en mayo de 2017 para ser consejero especial que investigara las diversas acusaciones de RussiaGate, hubo un intenso nivel de escrutinio de los medios de comunicación desde el principio.

Eso no ocurrió esta vez. Y no fue un accidente.

Esta vez se asignó y envió un fiscal especial para investigar un asunto muy importante sin que los medios de comunicación supieran lo que estaba sucediendo.

Un fiscal especial es diferente de un abogado especial. El estatuto de los abogados especiales establece claramente que la persona que es nombrada para este papel debe venir de fuera del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, un fiscal especial puede ser un empleado del Departamento de Justicia y estar bajo la autoridad directa del Fiscal General.

John Durham, Fiscal General de Estados Unidos de Connecticut, es quien actualmente dirige la investigación del Departamento de Justicia sobre los orígenes del engaño de RussiaGate, ha desempeñado la función de fiscal especial en el pasado, como cuando el entonces Fiscal General Janet Reno le encargó que investigara cómo agentes corruptos del FBI protegían al mafioso Whitey Bulger.

Esta vez el Fiscal General William Barr evitó el protagonismo y el resplandor de las cámaras al traer al experimentado y veterano Fiscal de Estados Unidos del Distrito Este de Missouri, Jeffrey Jensen, y le dio la tarea de entrar discretamente a la oficina del Fiscal de Estados Unidos en Washington y averiguar lo que sucedió en el controvertido caso del Teniente General Michael T. Flynn.

Ese caso tuvo tantos giros y vueltas extrañas durante los últimos tres años que se necesitaría una columna en sí misma para cubrirlos todos.

Ocurrieron varios eventos inusuales recientes que involucraron a la oficina del Fiscal General en Washington a la que se envió a Jensen a investigar.

En febrero, los cuatro fiscales del consejo especial de Mueller que llevaban el caso contra el asociado de Trump, Roger Stone, renunciaron repentinamente el mismo día.

Barr declaró oficialmente, después de las renuncias de los cuatro fiscales de Mueller en el caso Stone, que había sido engañado por el equipo de abogados especiales, quienes le habían informado a él y a otros altos funcionarios del Departamento de Justicia sobre cuál sería su recomendación de sentencia e hicieron una presentación en el tribunal pidiendo una sentencia mucho más larga.

Dados los tipos de negligencia y la flagrante mala conducta de los fiscales que se ha revelado en los últimos días con la forma en que los fiscales de Mueller estaban llevando a cabo sus negocios en el caso del general Michael Flynn, creo que es seguro decir que Barr estaba diciendo la verdad acerca de los fiscales de Stone tratando de engañarlo, y luego renunciando en un santiamén cuando los llamó públicamente.

Esta historia ayuda a explicar por qué Barr optó por enviar a Jensen de incógnito. Washington es una ciudad que prospera en medio de una cultura establecida de fugas.

Barr acaba de derrotar completamente esa cultura de filtraciones. Y lo hizo de una manera que puso pruebas cruciales en manos de Flynn de una forma en la que no solo exoneró al general y expuso completamente la conspiración para atraparlo, sino que al mismo tiempo demostró que los fiscales de Mueller habían estado desafiando directamente el fallo de divulgación de Brady del juez Sullivan desde febrero de 2017 durante más de dos años, ocultando pruebas exculpatorias al tribunal.

El 7 de mayo, ocurrieron dos cosas casi simultáneamente como resultado directo de la entrega por parte del fiscal especial Jensen de documentos sellados al equipo de la defensa de Flynn, y la corte posteriormente desbloqueó algunos de ellos:

El Departamento de Justicia presentó un escrito al presidente del tribunal Emmet Sullivan pidiéndole que desestimara el caso de Flynn.

Y el principal fiscal del abogado especial de Mueller, Brandon Van Grack, presentó una notificación en el tribunal renunciando al caso Flynn, y a todos los demás casos que estaba llevando, con efecto inmediato.

A diferencia del exconsejero especial Robert Mueller y su equipo de furiosos partidarios políticos disfrazados de fiscales, el fiscal especial Jeffrey Jensen no ha fallado en su misión.

Y aún no ha terminado. Jensen alertó tanto al equipo de defensa de Flynn como a Barr sobre que pronto vendrán más documentos.

Estén atentos.

Brian Cates es un escritor radicado en el sur de Texas y autor de “Nadie me pidió mi opinión (…) ¡Pero aquí está de todos modos!” Puede contactarlo en Twitter @drawandstrike.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Familia, matrimonio y divorcio en EE.UU.

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS