Fiscales federales retiran mayoría de casos contra sospechosos de disturbios en Portland

Por Zachary Stieber
08 de Mayo de 2021
Actualizado: 08 de Mayo de 2021

A más de la mitad de las personas acusadas por los fiscales federales por la presunta autoría de delitos durante los disturbios en Portland durante el verano de 2020 se les retiraron sus cargos, según los registros judiciales analizados por The Epoch Times.

De las 90 personas que, según los fiscales, fueron acusadas entre julio y octubre del año pasado, 48 vieron desestimados sus cargos a petición de la fiscalía de Oregon.

Los cargos que los fiscales decidieron no proseguir incluían la agresión a un funcionario federal, la destrucción de propiedad gubernamental y el incumplimiento de una orden legal.

A otros 32 acusados se les aplazó la comparecencia o el juicio con jurado, en muchos casos varias veces. En un grupo de casos, la próxima visita se retrasó hasta 2022, ya que los tribunales siguen ocupándose de un retraso acumulado durante la pandemia de COVID-19. La mayoría de este grupo está en libertad bajo fianza.

Cuatro personas que fueron acusadas se declararon culpables y seis no recibieron cargos, según los registros judiciales y la oficina del fiscal de Estados Unidos, la que informó a The Epoch Times en un correo electrónico que cada caso se maneja según sus propios méritos.

“Los sobreseimientos son muy específicos para cada caso y se basan en nuestra evaluación de las pruebas disponibles. Si no creemos que podamos probar una acusación más allá de una duda razonable, desestimamos el caso. Estas decisiones se toman caso por caso y no con criterios o factores específicos aplicados en general a todos nuestros casos. Nuestro enfoque depende de las circunstancias del delito imputado y de las características únicas de cada acusado”, dijo un portavoz de la oficina.

Los casos fueron desestimados bajo el mandato del exfiscal federal Billy Williams, nominado por Trump, y del fiscal federal en funciones Scott Asphaug, que fue ascendido a su actual cargo tras la dimisión de Williams a principios de este año. El presidente Joe Biden aún no ha nombrado a un nuevo fiscal federal para el estado.

Williams se había pronunciado enérgicamente contra los alborotadores, que causaron millones de dólares en daños a los edificios federales. En agosto de 2020, los calificó de “agitadores violentos” que habían “secuestrado cualquier apariencia de actividad protegida por la Primera Enmienda, participando en actos criminales violentos y en la destrucción de la seguridad pública”.

“No se equivoquen, aquellos que cometan violencia en nombre de la protesta, serán investigados, arrestados, procesados y se enfrentarán a penas de prisión”, dijo Williams en otra declaración.

Mike Schmidt, fiscal del distrito del condado de Multnomah, habla con los medios de comunicación en el Ayuntamiento de Portland, Oregón, el 30 de agosto de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

Los fiscales federales decidieron acusar a los infractores después que el fiscal de distrito del condado de Multnomah, Mike Schmidt, anunció que su oficina no procesaría a algunas personas detenidas y acusadas durante las manifestaciones. Schmidt rechazó cientos de casos llevados a su oficina hasta octubre de 2020, pero los fiscales del condado están revisando los casos previamente desestimados si los presuntos delincuentes son arrestados de nuevo.

Los fiscales federales actuaron el año pasado porque muchos de los acusados fueron liberados de la cárcel apenas unas horas después de ser fichados, dijo a The Epoch Times Chris Van Wagner, un abogado defensor de Wisconsin, quien antes fue fiscal federal en Madison.

“Se les detenía, se les fichaba y se les ponía inmediatamente en libertad y ellos volvían a salir a la noche siguiente y no importaba si se les llamaba Antifa o hooligans o alborotadores o manifestantes, ellos podían volver a la carga casi inmediatamente”, dijo.

Cualquier persona acusada de un delito federal puede ser detenida durante aproximadamente cinco días, a veces más.

Van Wagner considera que la serie de desestimaciones “reduce los casos a los que constituyen una amenaza directa y grave para los edificios federales”, como los casos de personas que supuestamente provocaron incendios en edificios federales. Algunos de los casos desestimados se refieren a delitos menores. Es posible que el cambio de administración haya influido, añadió.

Lisa Hay, defensora pública federal en Oregon, dijo que algunas de las personas a las que se les retiraron los cargos no cometieron realmente ningún delito.

“En otros casos, los fiscales analizaron los hechos, pensaron que posiblemente podrían haber presentado un caso, pero también pensaron que no valía la pena los recursos federales para procesar a alguien cuando hay otros factores atenuantes que mostraron que no era alguien que tenía la intención de cometer un delito”, dijo Hay a The Epoch Times.

Agentes federales arrestan a una mujer que lleva una camiseta de “Black Lives Matter” fuera del Tribunal Mark O. Hatfield en Portland, Oregón, en las primeras horas del 30 de julio de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

“Eso ocurrió porque la gente estaba fuera del juzgado protestando y ejerciendo su derecho de la Primera Enmienda. Fue una situación caótica y entiendo por qué las fuerzas del orden federales detuvieron a algunas personas en ese momento, pero cometieron errores durante la detención y en algunos casos el gobierno federal se extralimitó y no debería haber acusado a la gente”, añadió.

No todas las personas que fueron detenidas se encontraban entre las que fueron captadas en vídeo o en fotografías destrozando el palacio de justicia de Estados Unidos en Portland con mazos, subrayó.

Chad Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional durante la administración Trump, no estuvo de acuerdo con los descargos. Wolf dijo a Fox News que lo que ha ocurrido “es ofensivo para todos los hombres y mujeres que arriesgaron sus vidas en Portland durante 90 a 120 días o incluso más en algunos casos, siendo atacados noche tras noche”.

Wolf, quien envió agentes federales a Portland en julio, dijo entonces que las fuerzas policiales locales no estaban haciendo su trabajo.

Los agentes federales y los alborotadores se enfrentaron durante semanas hasta que se llegó a un acuerdo de retirada. Los funcionarios locales culparon en gran medida a los agentes federales de la violencia, alegando que los disturbios se habían calmado antes de la intervención de los federales.

Pero en Portland este año siguen los disturbios, como el que tuvo lugar este mes, cuando un grupo de más de 100 personas rompió ventanas y causó destrozos en el Ayuntamiento y en varios negocios privados. Muchos de los disturbios son promovidos por Antifa y por cuentas de redes sociales vinculadas a Antifa, con miembros conocidos que están presentes y fueron arrestados.

Antifa es una red anarco-comunista de extrema izquierda que es más activa en el noroeste del Pacífico.

Ted Wheeler, comisario de policía y alcalde de Portland, instó a fines del mes pasado a los miembros de la comunidad a ayudar a las autoridades a “desenmascarar” a los alborotadores, a los que describió como anarquistas empeñados en la destrucción.

Pero a través de un vídeo atribuido a Antifa algunos no tardaron en amenazar a Wheeler. “La sangre ya está en tus manos, Ted. Pero la próxima vez puede ser la tuya”, dice el vídeo.

Las autoridades están investigando, informó la Oficina de Policía de Portland y el FBI a The Epoch Times.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber
Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS