FMI: EE.UU. colidera inflación de economías desarrolladas y la deuda mundial llega a USD 226 billones

Por Andrew Moran
21 de Diciembre de 2021 12:21 PM Actualizado: 21 de Diciembre de 2021 12:21 PM

La economía estadounidense comparte con otra nación el podio del nivel más alto de inflación en 2021 entre las economías desarrolladas, informó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los datos del FMI muestran que Estados Unidos e Islandia encabezaban la lista de 35 naciones por el aumento de los precios al consumidor. La organización señaló que la tasa de inflación llegó al 4.3 por ciento para ambos países.

Otros nombres destacados en la categoría “tasa de inflación, precios medios al consumo” para las economías avanzadas fueron Puerto Rico (4 por ciento), Canadá (3.2 por ciento), Nueva Zelanda (3 por ciento) y Alemania (2.9 por ciento).

Para el resto del mundo, Venezuela ocupó el lugar más alto, con una tasa de inflación de 2700 por ciento, seguida de Sudán (194.6 por ciento) y Zimbabwe (92.5 por ciento).

En un evento reciente organizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Gita Gopinath, economista jefe del FMI, advirtió sobre las presiones inflacionarias prolongadas en 2022.

Gopiath pronosticó que la variante ómicron podría costarle a la economía global USD 5.3 billones adicionales, además del pronóstico actual de USD 12.5 billones. Agregó que los bancos centrales de todo el mundo no tienen la oportunidad de mantener una política monetaria flexible y tasas de interés bajas.

“Ahora estamos en la fase en la que los países de todo el mundo simplemente no tienen el espacio para mantener una política monetaria muy flexible, para mantener las tasas de interés extremadamente bajas. Estamos experimentando un aumento de las presiones inflacionarias en todo el mundo”, explicó Gopiath.

“Así que pensemos en una situación en la que esta pandemia podría durar más tiempo, tenemos interrupciones de suministro más largas que están poniendo presiones inflacionarias, y entonces tenemos el riesgo real de algo que hemos evitado hasta ahora, que es la preocupación por la estanflación”.

El edificio de la Reserva Federal en Washington el 22 de octubre de 2021. (Daniel Slim/AFP vía Getty Images)

La semana pasada, el grupo de fijación de tasas de la Reserva Federal, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), anunció planes para acelerar la reducción de su programa de estímulo y alivio cuantitativo de la era pandémica y completarlo en marzo. Las proyecciones de tipos del FOMC también sugieren tres subidas de tipos para el próximo año.

El Banco de Inglaterra (BoE) subió las tasas de interés por primera vez en tres años. El Banco Central Europeo (BCE) dejó las tasas en suspenso mientras recortaba su programa de compras de emergencia pandémica (PEPP).

Perspectiva de la inflación en 2022

En Estados Unidos, muchos economistas y analistas de mercado anticipan que la inflación se mantendrá alta en la primera mitad de 2022, antes de disminuir a fines del próximo año. Se estima que la inflación terminará el año en alrededor del 3 por ciento, más alta que la tasa oficial objetivo del 2 por ciento del banco central de EE.UU.

Las preocupaciones por el crecimiento económico se han intensificado a raíz de la variante ómicron. Pero los riesgos de inflación continúan siendo la principal preocupación de cara al próximo año calendario.

En una nota de investigación, RBC Economics aludió al aumento de los precios de las materias primas, la relajación de los estímulos de la política fiscal y monetaria y el aumento de los costes de los insumos.

“Algunos de estos factores se suavizarán con el paso del tiempo, sin embargo, la demanda de los consumidores se está fortaleciendo y la capacidad de producción adicional es limitada”, afirmaron los economistas Craig Wright, Dawn Desjardins y Nathan Janzen en el informe. “Con más poder adquisitivo persiguiendo una oferta cada vez más escasa de bienes y servicios, es probable que las tasas de inflación se mantengan por encima de los objetivos de los bancos centrales a lo largo de 2022”.

Morgan Stanley también espera que la inflación global retroceda el próximo año, alegando que “ahora estamos en, o cerca, del peor nivel de interrupción de la cadena de suministro”, dijo el banco en una nota.

“La distinción clave en nuestras mentes es que la inflación temporal se mide en múltiples puntos porcentuales, mientras que el aumento permanente de la inflación se mide en décimas”, dijo la economista jefe de Morgan Stanley en Estados Unidos, Ellen Zentner.

La Fed elevó su pronóstico de inflación para 2022, ya que espera que el índice de precios del gasto de consumo personal (PCE) se ubique en el 2.6 por ciento, desde el 2.2 por ciento.

Personas caminando en Manhattan, Nueva York, el 29 de noviembre de 2021. (Spencer Platt/Getty Images)

La revisión se produjo poco después de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, retiraran el término “transitorio” al discutir la inflación durante sus testimonios ante el Congreso.

La tasa de inflación anual de Estados Unidos avanzó a 6.8 por ciento en noviembre, la lectura más alta en casi 40 años, liderada por el alza de los precios de los alimentos y la energía.

La deuda mundial alcanza un récord de 226 billones de dólares

En un informe separado, el FMI confirmó que la deuda mundial ascendió a 226 billones de dólares, aumentando 28 puntos porcentuales hasta el 256 por ciento del producto interior bruto el año pasado. Esto representó el mayor aumento de la deuda en un año desde la Segunda Guerra Mundial, impulsado por una acumulación de deuda pública y privada sin precedentes.

“El gran aumento de la deuda se justificó por la necesidad de proteger la vida de las personas, preservar los puestos de trabajo y evitar una ola de quiebras. Si los gobiernos no hubieran tomado medidas, las consecuencias sociales y económicas habrían sido devastadoras”, escribió el FMI.

“Pero el aumento de la deuda amplifica las vulnerabilidades, especialmente a medida que se endurecen las condiciones de financiación”, añade el informe. “Los altos niveles de deuda limitan, en la mayoría de los casos, la capacidad de los gobiernos para respaldar la recuperación y la capacidad del sector privado para invertir en el mediano plazo”.

Los autores del estudio afirmaron que era “fundamental” lograr un delicado equilibrio entre “la flexibilidad de las políticas, el ajuste ágil a las circunstancias cambiantes y el compromiso con planes fiscales creíbles y sostenibles a mediano plazo”. Esto, dicen, facilitaría una disminución de los riesgos de deuda y respaldaría los esfuerzos de los bancos centrales para combatir la inflación.

En Estados Unidos, la deuda nacional superó los 29 billones de dólares el mes pasado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.