Fotógrafo de National Geographic capta sublimes imágenes de dos mundos, encima y debajo del mar

Por Michael Wing
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

La historia del fotógrafo de National Geographic David Doubilet para crear sus emblemáticas imágenes “por encima y por debajo del mar” comenzó hace tres décadas en Gran Caimán. Allí dos mundos convergieron a ambos lados de una delgada frontera molecular entre el cielo y el mar. Por encima estaban los “cielos increíblemente azules y las nubes onduladas”; por debajo, la irreal “arena matizada por el sol” y las rayas elevándose… todo convergió en ese momento para crear una obra de arte serendípica.

Doubilet, oriundo de Thousand Islands, Nueva York, econtró su medio, su voz y la historia que quería contar sobre el mundo bajo el agua y en la superficie.

(Cortesía de Phaidon)
Los pecesse deslizan bajo un mar sereno en North Sound, en la isla de Gran Caimán.  (Cortesía de Phaidon)

Esa historia comenzó a la edad de 9 años, cuando su consejero del campamento de Adirondack lo expulsó bajo los muelles con un esnórquel como castigo por quejarse en una excursión debido a su asma. “El consejero matón pensó que sería una tortura, pero me encantó cada minuto y me quedé en el agua durante horas”, contó Doubilet a The Epoch Times. “Regresé a casa, a Nueva Jersey, y conseguí mi propia máscara, aletas y tubo. Siento que le debo un agradecimiento a ese muchacho”.

Desde de aquella foto en Gran Caimán, Doubilet, que ha pasado más de 27,000 horas captando mundos ocultos bajo el agua, ha seguido tomando estas excepcionales fotos, que han sido posibles después de adquirir una cúpula de cristal óptico de 9.5 pulgadas que corrige el aumento de un tercio bajo la superficie.

Pingüinos de barbijo y papúa en un trozo de bergy o pequeño témpano de hielo frente a la isla Danko, en la Península Antártica. (Cortesía de Phaidon)
Pingüinos papúa y barbijo en un témpano de hielo cerca de la isla Danko, Antártida. (Cortesía de Phaidon)

Ha viajado por todas partes, desde el ecuador hacia el norte y el sur hasta los polos ártico y antártico, para tomar sus fotografías de obras de arte en diversos encargos. Esos trabajos incluyen: un trofeo de corales en placa en el Arrecife Opel de Australia; la cruda belleza de los icebergs que tocan el aire de la Antártida, cayendo en picada en las turbias profundidades; un tiburón ballena bostezando que se encuentra con los navegantes filipinos; la sorprendente imagen de un cocodrilo americano, invisible desde arriba, pero demasiado cerca para el confort del mundo submarino; y mucho más.

La luz es un elemento clave en la obra de Doubilet, que da vida a estos dos mundos e inspira al artista fotógrafo como ninguna otra cosa. “Después de décadas en el mar, sigo persiguiendo la luz. Es mágica y puede cambiar el estado de ánimo de una imagen en un instante. La luz azul del atardecer, el amanecer y los atardeceres crean su propio lienzo”, afirmó. “No hay nada como el color del atardecer o un cielo melancólico”.

Témpano de hielo en la bahía de Blanley, isla de Devon, Nunuvut, Ártico canadiense. (Cortesía de Phaidon)
Arrecife de coral, South Pass, Atolón de Fakarava, Polinesia Francesa, Biosfera de la UNESCO. (Cortesía de Phaidon)
Imagen de un pescador nativo con su hijo pequeño en un balancín de una aldea de la península de Willaumez en la isla de Nueva Bretaña, bahía de Kimbe, Papúa Nueva Guinea. (Cortesía de Phaidon)

Después de tres décadas creando estas composiciones, Doubilet recopiló su épico viaje de exploración de dos mundos y de contar historias a través de su fotografía para publicar un libro: “Dos mundos: por encima y por debajo del mar”, con el que espera inspirar una sensación de belleza, asombro y pérdida —por algunos de los cambios cataclísmicos que se han producido en el transcurso de esas tres décadas— pero también de esperanza en la capacidad de recuperación de nuestros océanos.

“Ahora fotografío con un sentido de propósito, urgencia y, sí, poesía”, escribe en el prefacio del libro. “En mi cabeza y en mi corazón, es fundamental hacer una fotografía que trascienda el periodismo, crear una imagen que llegue al reino del arte. Si perdemos el sentido de la esperanza y la magia en el mar, lo habremos perdido todo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS