Fracaso grotesco: preferencia por la China comunista antes que Estados Unidos y su democracia

Por John Robson
01 de Abril de 2020 11:30 AM Actualizado: 01 de Abril de 2020 11:42 AM

Comentario

Lo primero es lo primero. Lidiamos con la pandemia, luego nos atacamos unos a otros y empezamos a culparnos. Alternativamente, como ya estamos haciendo lo que podemos con lo primero, empezamos a sacar lecciones ahora. Y la primera lección es: ¿Podría algo, lo que fuera, hacer que la gente de los países libres deje de confiar en el comunismo?

Aparentemente no. El Che Guevara sigue siendo un accesorio de moda a pesar de Stalin, Pol Pot, Mao, y quien quiera que sea en Cuba, el tirano barbudo cuyo hermano se hizo cargo, porque una señal segura de regímenes ilegítimos es la reversión atávica al gobierno dinástico.

No, no. Nada de golpes bajos de Trudeau. Ganó unas elecciones justas aunque algunos de nosotros no lo votáramos y no lo lamentáramos. Pero es justo criticar su respuesta a la pandemia, especialmente al principio sobre cómo los expertos no recomendaron cerrar la frontera y los xenófobos sí. Ah, y la parte en la que su ministro de asuntos exteriores retuiteó un tuit autocomplaciente de la embajada china sobre cómo nos están ayudando a luchar contra COVID-19.

Digamos, ¿sería ese el mismo gobierno chino cuyo encubrimiento inicial jugó un papel importante en la propagación de la enfermedad a nivel mundial antes de que supiéramos lo que nos esperaba? ¿El que todavía tiene a dos canadienses como rehenes con la esperanza de pervertir nuestro sistema judicial por la extradición de Meng Wanzhou? ¿El que nos acosa por el comercio? ¿Eso solo correspondía a nuestra temprana donación de 16 toneladas de equipo médico de protección, ahora tan necesitado, con un posible envío defectuoso del tipo de equipo que los holandeses y los españoles han tenido que retirar?

Recuerden, en las cruciales etapas iniciales de COVID-19 nuestro gobierno se negó a restringir los vuelos de China a Canadá, lo que su ministerio de asuntos exteriores elogió mientras arremetía contra Donald Trump por la represión. Un sentimiento del que muchos canadienses hicieron eco antes de que nuestro gobierno entrara en pánico e invirtiera el curso. (Como muchos políticos liberales americanos se opusieron inicialmente al distanciamiento social para no reflejar la intolerancia.) Para repetir, no soy fan de Trump. Pero preferir al Partido Comunista Chino y a Xi Jinping es el grotesco fracaso de Orwell en el sentido de la proporción de uno mismo.

Es tentador suponer que nuestro gobierno podría al menos estar haciendo un intento vil e infructuoso de comprar la libertad de los “dos Michael” arrastrándose aquí. Pero me temo que carece incluso de esa justificación mezquina. Es simplemente un instinto vergonzoso para lamer las botas de los poderosos.

Perdóneme por repetir una cita que me viene a la mente cada vez que alguien aplaude el ascenso de China a expensas de Estados Unidos. Y como The Epoch Times citó a J.R.R. Tolkien en su boletín del 31 de marzo, no me avergüenzo de que sea del Señor de los Anillos, específicamente del venenoso lanzamiento de Saruman a Gandalf: “Un nuevo poder está surgiendo. Contra él, los viejos aliados y políticas no nos servirán de nada. No queda esperanza en los elfos o en Numenor moribundo. Esta es entonces una opción ante ti, ante nosotros. Podemos unirnos a ese Poder. Sería prudente, Gandalf. Hay esperanza en ese sentido. Su victoria está cerca, y habrá una rica recompensa para aquellos que lo ayudaron”.

El hecho de que China esté suplantando a Estados Unidos económica, geopolítica o ideológicamente es una cuestión de hecho que debe sopesarse desapasionadamente. Pero hace tiempo que me ha horrorizado que los expertos que piensan que está sucediendo parecen obtener una satisfacción mordaz al ver al Tío Sam puesto en su lugar sin aparente consideración por lo que sería un mundo dominado por el Partido Comunista Chino y el pensamiento de Xi Jinping (o una sombría parodia del mismo).

Hay ricas recompensas para quienes se acomodan a China y a veces dolorosas consecuencias en sus carreras para quienes no lo hacen, especialmente en los organismos internacionales. Lo que ayuda a explicar por qué no es solo nuestro gobierno. La Organización Mundial de la Salud está profundamente comprometida al ganarse el favor de China, incluyendo ese extraño episodio en el que Bruce Aylward (casualmente canadiense) trató de fingir que Taiwán no existía y que no podía escuchar a una periodista preguntando sobre ello. Incluso la OMS se avergonzó de ello, pero solo porque se hizo internacionalmente famoso. Día tras día, mientras China compra amigos en los organismos internacionales, aquellos que desean prosperar aprenden a leer las señales de Beijing y se inclinan.

Sin embargo, la influencia material solo llega hasta cierto punto. Muchos en nuestro gobierno nunca se subirán al tren de la “promoción del comercio”, y esta tendencia a ver a China como un inofensivo y adorable panda y a Estados Unidos como un gran matón llega mucho más allá de la élite política y burocrática que podría hacerlo. Así pues, la notable indiferencia de nuestro gobierno ante los informes de los organismos de inteligencia que advierten de la amenaza de China a Canadá (incluso a través de nuestra red 5G) se debe principalmente, sugiero, a una incapacidad cultural generalizada para detectar las amenazas reales de los enemigos reales y una tendencia correspondiente a detectar las imaginarias de los amigos.

Ocurrió con Hitler en los años 30. Y desde los años 60 hasta los 80 los políticos, periodistas, académicos y celebridades de moda dijeron que Estados Unidos estaba tratando de tragarse todo Canadá y llamaron al reptiliano Leonid Brezhnev un hombre de paz. Así como hoy en día los expertos y los medios de comunicación occidentales a menudo aceptan las afirmaciones chinas sobre la detención de los muertos de la pandemia, incluso cuando informan de que las sociedades libres tienen muchos casos no detectados debido a la transmisión asintomática. Acabo de recibir un tweet de un colega que no es tonto compartiendo un gráfico en el que las democracias se tambalean y China obtiene un gran “¡éxito! (como lo hace, mucho más plausiblemente, Corea del Sur).

Sí. Éxito para la propaganda. Pero los números de Rusia eran mentiras y también los de China. Y hablando de mentiras, ¿por qué la gente, incluyendo a nuestro ministro de asuntos exteriores y primer ministro, no se ofende abiertamente por las crudas campañas de desinformación de China sobre el virus procedentes del ejército americano? Especialmente cuando se supone que todos nos unimos, mostrando apertura, y dejando de lado la habitual retórica política desagradable. A menos que seas una tiranía comunista, eso es.

Uno a veces se siente tentado a desesperarse por la ceguera a los peligros extranjeros de los occidentales que deberían apreciar más las bendiciones de la libertad. Después de leer “Cómo perecen las democracias” de Jean-François Revel en 1985, casi decidí que la victoria de la Unión Soviética nos serviría bien por ser tan supinos y estúpidos. Pero por supuesto, la Unión Soviética no ganó; se derrumbó por sus propias contradicciones internas y porque la libre investigación llega a la verdad con el tiempo.

Y así también será con China, con o sin un ajuste de cuentas para nuestros Sarumans y Lenguas de Serpiente. En cualquier caso, como The Epoch Times citó a Gandalf el lunes, no deseamos que nos lleguen tiempos malos, pero no nos corresponde decidir. “Todo lo que tenemos que decidir es qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”.

Me pasaré la vida diciendo la verdad y reprochando a los que repiten las mentiras en mi nombre.

John Robson es un documentalista, columnista del National Post, editor colaborador del Dorchester Review y director ejecutivo del Nexo de Discusión Climática. Su más reciente documental es “El Medio Ambiente: Una historia real”.

*****

Descubre a continuación:

El libro que está cambiando China liberando a los chinos del espectro comunista

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.