¿Fue por China que la Reserva Federal no aumentó sus tasas?

18 de Septiembre de 2015 Actualizado: 18 de Septiembre de 2015

La decisión de la Reserva Federal sobre sus tasas de interés fue probablemente una de las menos previstas, ya que 58 analistas esperaban que no hubiera cambios y 53 esperaban un aumento. La postura de la Fed sobre su política monetaria indica que los eventos en China la forzaron a no moverse.

La Fed espera ver progresos en “las medidas sobre las condiciones del mercado laboral, los indicadores de la presión inflacionaria y las expectativas de inflación, y los análisis sobre desarrollos financieros e internacionales”, a fin de cumplir su mandato de empleo máximo y 2% de inflación.

Peter Schiff de Euro Pacific Capital piensa que los “desarrollos internacionales” se refieren a la situación económica en China: “Esa declaración tan blanda se destacó por la inclusión de ‘desarrollos internacionales’ como un factor actual para el proceso de deliberación de las tasas de la Fed. Para muchos, esto se refiere a la actual incertidumbre en China”, escribió en una nota.

Él cree que posiblemente esto sea sólo una excusa para que la Fed no aumente las tasas indefinidamente, pero el impacto de la crisis china en la economía estadounidense no debe ser subestimado.

Hemos informado anteriormente que la Fed incluso podría aumentar las tasas para exacerbar aun más los problemas de China al reforzar la liquidez mundial del dólar. Pero eligió no hacer eso, lo que sugiere una postura mucho más cooperativa.

Esta postura podría estar justificada si se tiene en cuenta que si China vende incontroladamente sus reservas en Bonos del Tesoro, eso tendría un pésimo efecto a largo plazo sobre las tasas de interés de EE. UU.

Además, un colapso en el comercio de China (empeorado por la escasez mundial de dólares) está afectando a aliados de EE. UU. en la región, como Corea del Sur y Japón, y eso podría terminar afectando al mismo Estados Unidos. Al no reforzar la liquidez del dólar, al menos la Fed no empeora la situación.

De hecho, dado que China está al borde del abismo y los mercados de EE. UU. dependen mucho de la política acomodaticia de la Fed, Peter Schiff cree que pronto habrá otra ronda de expansión monetaria.

“Se supone que un aumento de las tasas sería una señal de que la economía goza de buena salud. Pero si el paciente no se recupera, el médico recetará otra dosis de expansión monetaria”.

TE RECOMENDAMOS