Fuerza Aérea de EE.UU. necesita aviones robóticos para luchar contra la China comunista, según informe

El Pentágono ha caracterizado a China como su desafío en medio de la rápida modernización de las fuerzas armadas del régimen

Por Frank Fang
13 de Febrero de 2024 11:36 PM Actualizado: 13 de Febrero de 2024 11:36 PM

Según un reciente informe del Instituto Mitchell de Estudios Aeroespaciales, con sede en Washington, las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos deben combinar sus aviones de combate tripulados con aviones no tripulados de nueva generación, conocidos como aviones colaborativos de combate (CCA, por la sigla en inglés), para conseguir la superioridad aérea necesaria en una guerra contra el régimen comunista chino.

El informe, basado en juegos de guerra llevados a cabo por el Instituto Mitchell en misiones contraaéreas de defensa de Taiwán contra el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, demuestra cómo los CCA se utilizaron como sensores aerotransportados, señuelos, inhibidores o lanzadores de armas en cooperación con aviones tripulados como los cazas de 5ª generación F-35 y F-22 Raptor de la Fuerza Aérea.

El Pentágono ha caracterizado a China como su desafío en medio de la rápida modernización de su ejército por parte del régimen. Según un informe de 2023 del Departamento de Defensa (DOD), la aviación de la Fuerza Aérea y la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLA) contaba con unos 2400 aviones de combate, y China “probablemente se convertirá en una fuerza mayoritaria de cuarta generación en los próximos años”.

En comparación, el informe señala que la Fuerza Aérea de EE.UU. actualmente “opera una fuerza que es la más antigua, más pequeña y menos preparada de su historia”, añadiendo que ahora consiste principalmente en 179 envejecidos F-15C/D de 4ª generación y 185 F-22 de 5ª generación.

“Las tendencias del presupuesto de defensa nos indican que no es razonable suponer que las Fuerzas Aéreas, o el Departamento de Defensa en realidad, puedan igualar pronto al EPL avión por avión, arma por arma, barco por barco, etc.”, dijo Mark Gunzinger, coronel retirado de las Fuerzas Aéreas que dirige las evaluaciones de conceptos y capacidades futuras en el Mitchell Institute y uno de los autores del informe, durante el acto de presentación del informe el 6 de febrero.

“Por el contrario, nuestro ejército debe invertir en capacidades asimétricas que perturben las operaciones del EPL, impongan costes y creen las condiciones para el éxito de la misión. Y esa es una razón clave por la que las Fuerzas Aéreas están desarrollando el CCA”, añadió Gunzinger.

Según el Consejo Asesor Científico del Departamento del Ejército del Aire, los CCA deben ser capaces de “recibir instrucciones de alto nivel” de un piloto y luego “aplicarlas de forma autónoma”. Los aviones sin tripulación también deben emplear “una combinación distribuida y adaptable a la misión de sensores, armas y otros equipos de misión”.

La Subsecretaria en funciones del Ejército del Aire, Krysten E. Jones, reveló durante un acto celebrado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en enero que se habían adjudicado contratos a cinco empresas para construir una flota de 1.000 CCA. La revista Air & Space Forces confirmó posteriormente que las cinco empresas seleccionadas son Boeing, Lockheed Martin, Northrop Grumman, Anduril y General Atomics.

“No lograr la superioridad aérea en un conflicto con China aumentaría enormemente el riesgo de una costosa derrota que tendría repercusiones existenciales y a largo plazo en la seguridad de Estados Unidos y sus aliados”, dice el informe.

Aviones colaborativos de combate (CCA)

El Sr. Gunzinger subrayó que las ACC pueden ser algo más que complementos de los aviones tripulados.

“Es necesario romper con la idea de que los CCA siempre operarán en apoyo de los aviones con tripulación”, dijo Gunzinger. “Los CCA —que están adecuadamente diseñados, tienen los sistemas de misión adecuados, [y] grado de autonomía— también podrían ser utilizados como fuerzas líderes para interrumpir las operaciones de defensa aérea de los enemigos”.

El informe explica que los CCA prescindibles -modelos más baratos con características menos avanzadas que tienen un precio de USD 15 millones o menos cada uno- podrían utilizarse como fuerzas de vanguardia para “complicar los objetivos contraaéreos del EPL” y “hacer que las defensas del EPL agoten parcialmente sus armas aire-aire y tierra-aire”.

Según el informe, los CCA también pueden funcionar con aviones de combate no sigilosos.

“Hoy en día, los aviones de combate no sigilosos de las Fuerzas Aéreas pueden tener que enfrentarse a las defensas aéreas chinas a distancias que están fuera del alcance de las actuales armas antiaéreas estadounidenses, posiblemente 800 millas náuticas o más”, dice el informe.

Si se combinan con los CCA, los bombarderos y los cazas de distanciamiento podrían “contribuir directamente a la lucha por la superioridad aérea”, según el informe. Por su parte, los aviones de combate tripulados pueden ser más letales si se combinan con los CCA.

“El uso de CCA como sensores y tiradores también podría reducir la necesidad de que los cazas tripulados activen su radar, abran las puertas de sus compartimentos de armas o realicen otras acciones que reducirían temporalmente su firma furtiva”, dice el informe. “Esto ayudaría a reducir las tasas de desgaste de los aviones tripulados, lo que tiene un efecto multiplicador de fuerzas en el transcurso de una campaña aérea”.

El informe también destaca cómo los CCA pueden diseñarse potencialmente de modo que se lancen desde pistas cortas o sin pistas, lo que significa que pueden estacionarse en muchos lugares diferentes, creando una “postura de vanguardia más dispersa y resistente.” Los CCA lanzados desde el aire pueden tener mayor alcance, ya que no necesitan consumir combustible para despegar o ascender a una altitud operativa.

“Dado que los CCA sin tripulación pueden no necesitar volar con tanta frecuencia como los aviones con tripulación, podrían situarse en posiciones avanzadas a lo largo de la Primera Cadena Insular del Pacífico, al igual que otro material preposicionado”, dice el informe.

“Posicionar CCA en vanguardia de esta manera podría ayudar a la Fuerza Aérea a mantener sus impulsos de combate iniciales para derrotar la agresión china y reducir la dependencia de las cadenas de suministro de largo alcance que estarán en riesgo de ataque”.

La primera cadena de islas incluye el archipiélago japonés, Taiwán y el norte de Filipinas. Apoderarse de Taiwán permitiría a China romper la cadena y proyectar su poder militar en el Océano Pacífico.

“Estos CCA podrían utilizarse de forma disruptiva para ayudar a contrarrestar la capacidad del EPL de proyectar una masa de combate superior para controlar el aire sobre el estrecho de Taiwán y otras zonas del Mar de China Meridional”, dice el informe.

Costes

Según Gunzinger, los expertos que participaron en los videojuegos de guerra estuvieron “unánimemente de acuerdo” en que los CCA serán “aditivos y complementarios” a los aviones tripulados.

“No van a reducir las necesidades de F-35, NGAD y B-21 de las Fuerzas Aéreas”, afirmó Gunzinger. “El máximo valor de combate se obtendrá aprovechando al máximo los atributos que los aviones sin tripulación rudimentarios y toscos [que] cada uno aporta a la lucha”.

Las Fuerzas Aéreas estadounidenses pretenden sustituir los F-22 por aviones de combate de sexta generación a través del programa Next Generation Air Dominance (NGAD).

“NGAD incluirá atributos como una mayor letalidad y la capacidad de sobrevivir, persistir, interoperar y adaptarse en el dominio aéreo, todo ello dentro de entornos operativos altamente disputados”, declaró en mayo del año pasado el secretario de las Fuerzas Aéreas, Frank Kendall.

El informe ofrece varias recomendaciones a las Fuerzas Aéreas de EE.UU., entre ellas la realización de análisis para determinar las “compensaciones adecuadas” para equilibrar el coste y los atributos de diseño de su futura flota de CCA.

“Un CCA diseñado como señuelo fungible puede no requerir tanta capacidad de carga útil o el mismo grado de baja observabilidad que los CCA recuperables/atracables que están diseñados para volar múltiples salidas”, dice el informe. “Equilibrar las capacidades de los CCA con sus requisitos de misión y costes será clave para maximizar su utilidad en combate y su rentabilidad”.

En noviembre del año pasado, Kendall participó en un acto en el centro de estudios Center for a New American Security (CNAS), con sede en Washington.

Durante el evento, dijo que el coste de un solo CCA sería “del orden de un cuarto o un tercio” del coste actual de un F-35, lo que significa que un CCA costaría entre USD 20 y USD 27 millones.

El informe recomienda que las Fuerzas Aéreas de EE.UU. desarrollen “conceptos operativos innovadores para utilizar el CCA con el fin de desbaratar el avanzado IADS [sistema integrado de defensa aérea] chino y otras operaciones de contra-intervención”.

Las Fuerzas Aéreas estadounidenses también deberían desarrollar armas más pequeñas para aprovechar al máximo las limitaciones de carga útil de las CCA. El informe explica que aumentar el número de objetivos que el CCA puede atacar por salida “es crítico para detener rápidamente una ofensiva china”.

El informe también aconseja al Pentágono que trabaje con el Congreso para aumentar la financiación de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.