Fuerza Espacial de EE.UU. toma velocidad en la carrera contra China y Rusia

Por Simon Veazey
26 de Junio de 2020
Actualizado: 26 de Junio de 2020

Después de alcanzar la velocidad de escape político el año pasado, el motor burocrático de la segunda etapa de la Fuerza Espacial, preparado para propulsarlo durante la próxima década, ya entró en acción silenciosamente.

La Estrategia Espacial de Defensa de los Estados Unidos, publicada la semana pasada, ofrece poco romance de ciencia ficción y muchos pronunciamientos en seco, pero según los analistas, es un paso importante para el Ejército de Estados Unidos, ya que se orienta hacia la competencia de grandes potencias con Rusia y China.

Por ahora, la guerra espacial podría ser crudamente entendida como una guerra predominantemente satelital. A su vez la protección, la militarización y la neutralización de la arquitectura de la información que todo lo ve y todo lo sabe, que sostiene a los militares y a la sociedad moderna, especialmente el vital sistema GPS que guía los misiles balísticos a sus objetivos, nos permite sacar dinero de un cajero automático, e incluso guía la electricidad a través de la red.

Pero la ambición espacial de China va más allá de interferir y derribar satélites, ir a la Luna y más allá en el espacio profundo. Según los analistas, los líderes de Beijing ven la supremacía espacial como algo vital para la supervivencia del Partido Comunista Chino.

La Fuerza Espacial de Estados Unidos fue lanzada el año pasado, uniéndose al Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, la Guardia Costera y la Infantería de Marina como una fuerza de combate distintiva —la primera vez que se crea un nuevo servicio militar en más de 60 años.

El sello de la Fuerza Espacial de Estados Unidos, presentado en un campo negro bordeado de platino con las palabras “Fuerza Espacial de Estados Unidos” y los números romanos MMXIX (2019) debajo del sello. (Departamento de Defensa)

El marco estratégico sobre el que se construirá la Fuerza Espacial se ha establecido en la Estrategia de Defensa Espacial.

“Tanto China como Rusia han militarizado el espacio como medio para reducir la efectividad militar de Estados Unidos y sus aliados y desafiar nuestra libertad de operación en el espacio”, según la versión no clasificada del documento de Estrategia Espacial, publicado el 17 de junio (pdf). El documento establece la estructura que dice que se necesita para lograr una “ventaja militar integral” en el espacio en un plazo de 10 años.

Tres objetivos clave se identifican en la Fuerza Espacial: mantener la superioridad espacial de Estados Unidos; proporcionar apoyo espacial a todas las operaciones militares conjuntas; y “asegurar la estabilidad espacial”, es decir, disuadir la agresión y mantener los acuerdos internacionales en el espacio con una presencia persistente, de manera similar a la forma en que la Armada controla las aguas internacionales.

Un cohete 5B Long March despega del sitio de lanzamiento Wenchang en la isla Hainan del sur de China el 5 de mayo de 2020. (AFP/Getty Images)

“El espacio es ahora un dominio de guerra distinto, que exige cambios en toda la empresa en cuanto a políticas, estrategias, operaciones, inversiones, capacidades y conocimientos para un nuevo entorno estratégico”, según el documento.

John Venable, investigador senior de Política de Defensa del Centro de Defensa Nacional, describe el documento como fundamental. Lo compara con la Estrategia de Defensa Nacional de 2018, que explícitamente reorientó a las Fuerzas Armadas en su conjunto para enfrentar a China y Rusia como competidores militares. “Hay declaraciones importantes ahí”, dijo Venable a The Epoch Times.

Finalmente un dominio en el combate de guerra

Venable dijo que la Fuerza Aérea reconoció que el espacio sería un ambiente de guerra ya en los años 50, cuando el programa espacial comenzó a tomar forma.

El presidente Eisenhower, sin embargo, tenía una visión diferente.

“El propio presidente Eisenhower estableció el estándar de lo que la Fuerza Aérea y el Departamento de Defensa podrían hacer con el espacio durante los próximos 60 años, cuando dijo que quería que el espacio se utilizara como un entorno pacífico”, añadió.

“Todo el camino hasta el gobierno de Trump, el ejército se ha visto limitado en lo que puede hacer”, dijo a continuación agregando que Estados Unidos no tienen otra opción que contrarrestar la militarización del espacio por parte de Rusia y China.

“Mientras que China y Rusia han estado desarrollando activamente programas ASAT (Antisatélite) y probando exitosamente esos programas, nosotros hemos estado básicamente mirando hacia otro lado”.

Según la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), China es el segundo país, después de los Estados Unidos, en cuanto a número de satélites operativos, con más de 120 dedicados a la inteligencia, la vigilancia y el reconocimiento.

“El análisis de las operaciones militares de Estados Unidos y sus aliados afirma que “destruir o capturar los satélites y otros sensores” dificultaría el uso de armas guiadas de precisión”, señala el último informe de la DIA sobre el espacio (pdf). “Además, los escritos del Ejército de Liberación del Pueblo sugieren que los satélites de reconocimiento, comunicaciones, navegación y alerta temprana podrían estar entre los objetivos de ataques diseñados para ‘cegar y ensordecer al enemigo'”.

Una amenaza existencial

China divide el espacio en dos dominios básicos, de acuerdo con Rick Fisher, investigador principal del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia, y colaborador de Epoch Times.

“Primero es el sistema Tierra-Luna, que como dice, abarca la Tierra, la Luna, el espacio intermedio y los puntos estratégicos de Lagrange”, dijo Fisher a The Epoch Times por correo electrónico. “Estos últimos son lugares donde hay suficiente atracción gravitacional entre la Tierra y la Luna para sostener un objeto en el espacio con poco uso de combustible”.

El segundo dominio es el Espacio Profundo, añadió. “Digamos que en 15 a 50 años las compañías espaciales comerciales se vuelven muy activas en la Luna y Marte. Entonces el control del Espacio Profundo se convertirá en un objetivo clave para el PLA.”

Fisher dijo que el Partido Comunista Chino (PCCh) ve el control del espacio como algo central para su existencia.

“No se puede convencer a China de que deje de buscar el control del espacio porque eso es necesario para lograr la hegemonía político-militar en la Tierra, que el Partido Comunista Chino (PCC) necesita para su supervivencia como una dictadura severa en China. En resumen, sin control espacial, el PCCh probablemente cree que no puede sobrevivir”.

Es muy probable que el PLA controle las armas láser antisatélite terrestres y los misiles interceptores antisatélite, dijo a continuación.

La lucha en la guerra espacial es todavía algo desconocido, según el Dr. Robert J. Bunker, profesor de investigación adjunto del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

“La guerra espacial es un componente todavía emergente de un conflicto de gran poder”, dijo Bunker a The Epoch Times por correo electrónico. “Podemos dividir tal capacidad física en sistemas de lanzamiento (cohetes de uno y varios usos), naves espaciales (tripuladas y no tripuladas), cargas útiles desplegables, armamento y funciones C4ISR”.

General John Raymond, comandante del Comando Espacial de Estados Unidos y del Comando Espacial de la Fuerza Aérea en National Harbor, Maryland, el 16 de septiembre de 2019. (Sargento técnico Armando Schwier-Morales/Fuerza Aérea de Estados Unidos)

C4ISR significa Comando, Control, Comunicaciones, Computadoras, Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento —la red central de recolección de información y toma de decisiones de las fuerzas armadas.

“Como era de esperar, la capacidad de primer ataque para acabar con la mayor parte de los activos espaciales militares y comerciales de Estados Unidos (que a su vez tienen una utilidad militar secundaria) —principalmente satélites— es una estrategia que está siendo explorada por el régimen del PCCh para destruir nuestras capacidades globales de C4ISR”, dijo Bunker.

Según el investigador, existe el peligro de que Estados Unidos esté mirando la guerra espacial en modo operativo mientras que China la está mirando en modo estratégico. “China está dando forma activamente al entorno de la guerra espacial, es decir, creando las condiciones necesarias para lograr la victoria en el caso de una guerra de disparos limitada o más sostenida, o incluso mejor, para poder lograr sus estados finales deseados sin tener que disparar siquiera un tiro”.

“En otras palabras, Estados Unidos están tratando de sacar el máximo provecho de su mano de póquer, sin embargo nunca ven el panorama general a medida que su pila de cartas disminuye, mientras que China es un jugador gran maestro que se dedica a un juego de ‘Go’.”

(Los estrategas militares han notado que a diferencia de juegos como el ajedrez, que tienen un claro momento de victoria, en el ‘Go’ se trata de aumentar el espacio ocupado).

Con el espacio visto como el “último y más elevado terreno global”, según Bunker, Beijing guardará sus estrategias cuidadosamente. “Programas de engaño pasivo y activo, propaganda y guerra política de amplio espectro estarán en efecto para proteger tales estrategias y capacidades de combate”.

La moral en las alturas

Fisher dijo que tal engaño tiene la ventaja añadida de permitir a China tratar de apoderarse del terreno moral.

“China no revela sus estrategias para la guerra espacial, pero seguramente existen y son altamente clasificadas. Esto se hace en parte para permitir que China niegue que tiene ambiciones de control militar del espacio y para caracterizar como agresión cualquier movimiento americano para defender sus intereses en el espacio”.

El Departamento de Estado ha ido menospreciando cada vez más los intentos de China y Rusia de intensificar sus esfuerzos militares en el espacio, al tiempo que impulsaba diversas iniciativas de armas espaciales.

Un funcionario del Departamento de Estado destacó en abril el ejemplo de un satélite ruso que lanzó otro subsatélite al espacio. Ese subsatélite pasó a maniobrar alrededor de otro satélite en el espacio, antes de disparar un proyectil a 250 kilómetros por hora en el espacio.

Además de los dispositivos de interferencia y deslumbramiento, Rusia también ha demostrado la capacidad de utilizar satélites para sacar otros satélites de su órbita, lo que los destruiría sin desencadenar una cascada de desechos espaciales que podría poner en peligro todos los satélites, dijo Venable.

Un cohete Long March-4C despega del centro de lanzamiento de Xichang, situado en el suroeste del país, portando el satélite Queqiao (‘Puente de la urraca’) en Xichang, provincia de Sichuan, en el suroeste de China, el 21 de mayo de 2018. (-/AFP/Getty Images)

Algunos han interpretado que el potencial de destrucción mutua de satélites en cascada es similar a la doctrina MAD, la cual neutraliza las armas nucleares opuestas.

Pero según Venable, él cree que los paralelismos no son válidos porque Rusia y China dependen menos de sus sistemas de satélites que Estados Unidos, presentando un desequilibrio estratégico.

“Sus pilotos navegan a través de mapas. Aunque no pueden acertar con tanta precisión como nosotros, con sus municiones pueden al menos amenazar a nuestro personal, nuestros vehículos, nuestras instalaciones [sin sistemas de satélites]. Nosotros no podemos y esto es algo en lo que tenemos que desarrollar capacidades de respaldo”.

China y Rusia consideran el sistema GPS como el talón de Aquiles de los Estados Unidos. “Si pueden quitarnos eso, entonces realmente nos hacen daño”, agregó el investigador.

Experiencia integrada

La creación de una Fuerza Espacial, además del recién nombrado Comando Espacial, permite que la experiencia de los especialistas llegue mejor al campo de batalla, de acuerdo a Venable.

Antes de la creación de la Fuerza Espacial, las tropas que se proporcionaban al dominio espacial se habían limitado a un entrenamiento basado en la guerra terrestre, marítima y aérea, lo cual, según el investigador, es limitante.

“Por ejemplo, si usted quiere acelerar en el espacio, es completamente diferente que en la atmósfera”, añadió. “Las tácticas, las técnicas, los consejos, los procedimientos que los aviadores conocen para el aire y los marineros para el océano, y el personal del ejército para la guerra en tierra, son completamente diferentes”.

La Fuerza Espacial podrá proporcionar unidades especializadas a los comandantes de combate.

Venable cita el ejemplo de cómo la Armada provee de médicos al Cuerpo de Marines.

“Esto será lo mismo que sucederá con la Fuerza Espacial. Usted tendría los recursos del personal de la Fuerza Espacial desplegados con el personal del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea y serán desplegados hacia adelante, tal vez no en el borde principal del campo de batalla, sino por ejemplo en el centro de operaciones combinadas”.

La Estrategia de Defensa Espacial también requiere la cooperación con la industria.

En esta imagen del folleto de SpaceX, un cohete Falcon 9 que lleva la nave espacial Crew Dragon de la compañía, viene lanzado con los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley a bordo como parte de la misión Demo-2 de la Estación Espacial Internacional (ISS), en el Complejo de Lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy, Cabo Cañaveral, Florida, el 30 de mayo de 2020. La misión Demo-2 es el primer lanzamiento de una nave espacial tripulada SpaceX Crew Dragon. Fue el primer lanzamiento de una tripulación estadounidense desde suelo estadounidense desde la conclusión del programa del transbordador espacial en 2011. (SpaceX/Getty Images)

Venable cree que Estados Unidos comenzará rápidamente a avanzar en la carrera espacial militar. “Nuestra estructura corporativa va a desarrollar los sistemas para nosotros mucho más rápido de lo que cualquiera puede seguir el ritmo”, dijo.

“Empresas como Lockheed Martin y Boeing están haciendo un trabajo extraordinario para nosotros, detrás de escena, desarrollando sensores, lo que nos permite detectar ciertos objetivos mejor que nadie. Además, [están trabajando en] sistemas ofensivos sobre los que no sabremos durante años, si es que alguna vez lo hacemos”.

Siga a Simon en Twitter: @SPVeazey


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

A continuación

70 años de comunismo en China, 70 años de tragedia

TE RECOMENDAMOS