Funcionarios analizan reactivar la economía equilibrando las necesidades de salud pública

"La salud pública incluye la salud económica, ese es un punto clave. No es ninguna de las dos cosas", dijo el asesor económico Larry Kudlow
Por Tom Ozimek
24 de Marzo de 2020 Actualizado: 24 de Marzo de 2020

Las autoridades buscan lograr un delicado equilibrio entre proteger las vidas de los estadounidenses en medio del brote de COVID-19 y las necesidades de las personas de volver al trabajo y ganarse la vida.

Están aumentando los llamados bipartidistas para considerar formas de reactivar la economía lo antes posible en medio de la pandemia para minimizar el impacto económico a medida que partes del país se detienen para mitigar la propagación del virus.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el martes que los dichos del presidente Donald Trump sobre el cierre de la economía por ser insostenible, es esencialmente correcto.

Mientras tanto, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo el martes que la salud económica debería tener en cuenta las consideraciones de salud pública, diciendo que “no es una ni la otra”.

En una conferencia de prensa en el Centro Javits de la ciudad de Nueva York, que se está convirtiendo en un hospital temporal, Cuomo dijo que hay formas de reactivar la economía con trabajadores “más jóvenes, recuperados y examinados” sin comprometer la salud pública, pero agregó que “la crisis en cuestión… tiene que ser la prioridad”.

“Una vez que estén resueltos, déjalos volver a trabajar. Deje que las personas más jóvenes vuelvan a trabajar. Deje que las personas recuperadas vayan a trabajar”, dijo Cuomo, y agregó: “Y luego levantar la economía con esas personas”.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo habla durante su conferencia de prensa diaria en medio del brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York el 20 de marzo de 2020. (Bennett Raglin/Getty Images)

Las declaraciones de Cuomo siguen a las declaraciones hechas por Trump en una conferencia de prensa el lunes, donde el presidente declaró que busca equilibrar las necesidades de salud pública en medio del brote con formas de minimizar el impacto económico de la crisis.

Trump dijo a los periodistas que su administración supervisará la situación y utilizará los datos de salud pública “para recomendar nuevos protocolos que permitan a las economías locales reanudar su actividad con cautela en el momento apropiado”.

“También tenemos un gran equipo trabajando en cuáles serán los próximos pasos una vez que la comunidad médica le dé el visto bueno a una región, es decir, el ‘OK’ para ponerse en marcha, para volver, vamos a trabajar”, dijo Trump. “Nuestro país no fue construido para ser cerrado”.

“Este no es un país construido para esto. No fue construido para ser cerrado”, agregó.

El presidente Donald Trump y sus funcionarios asisten a la sesión informativa diaria sobre el virus del PCCh en la Casa Blanca en Washington el 23 de marzo de 2020. (Brendan Smialowski/AFP vía Getty Images)

“Nuestra gente quiere volver al trabajo”, escribió Trump en Twitter el martes. “Practicarán el distanciamiento social y todo lo demás, y los adultos mayores serán vigilados de manera protectora y amorosa. Podemos hacer dos cosas juntos. ¡LA CURACIÓN NO PUEDE SER PEOR (por lejos) QUE EL PROBLEMA!”.

En sus comentarios del martes, Cuomo también solicitó la exploración de formas de reconciliar los objetivos aparentemente competitivos.

“No es la economía o la salud pública”, dijo Cuomo. “Está reactivando la economía y protegiendo la salud pública, son ambas cosas”.

Cuomo insistió en que las personas en grupos de alto riesgo, como los ancianos, aquellos con sistemas inmunes comprometidos o con afecciones de salud subyacentes, deberían concentrarse en mantenerse seguros en medio del brote.

“Mi madre no es prescindible. Tu madre no es prescindible. No pondremos una cifra en dólares de la vida humana. Podemos tener una estrategia de salud pública que sea consistente con una económica. Nadie debería estar hablando del darwinismo social por el mercado de valores”, escribió Cuomo en Twitter.

El estado de Nueva York ahora tiene más de 25,000 casos confirmados de COVID-19, dijo Cuomo, con más de 3000 personas hospitalizadas y casi una cuarta parte de las que requieren cuidados intensivos en algún momento.

El martes, Kudlow dijo que si bien Trump quiere restablecer la actividad económica tan pronto como sea factible, el presidente no ignorará el consejo de los profesionales de la salud pública.

“No estamos abandonando los consejos de los profesionales de la salud, pero hay un clamor por tratar de reabrir la economía, tal vez hacer que sea menos cerrada”, dijo Kudlow a periodistas el martes en la Casa Blanca.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, habla con los medios de comunicación fuera de la Casa Blanca en Washington en un 26 de septiembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Cuando los periodistas le preguntaron si vale la pena abrir la economía a expensas de la salud pública, Kudlow rechazó enmarcar el tema como una ecuación de suma cero.

“La salud pública incluye la salud económica, ese es un punto clave. No es una ni la otra”, dijo Kudlow, según la corresponsal de la Casa Blanca de RealClearPolitics, Susan Crabtree. “Es por eso que lo estamos analizando de nuevo”.

Anteriormente, el teniente gobernador de Texas, Dan Patrick, sugirió en “Tucker Carlson Tonight” que volver al trabajo con normalidad sería una medida calculada que algunos podrían estar dispuestos a tomar.

“Tucker, nadie se acercó a mí y me dijo: ‘Como ciudadano de la tercera edad, ¿estás dispuesto a arriesgar tu supervivencia a cambio de mantener la América que todo Estados Unidos ama por tus hijos y nietos?’. Y si ese es el intercambio, estoy de acuerdo”, dijo Patrick, que está a punto de cumplir 70 años.

“Mi mensaje es, volvamos al trabajo. Volvamos a la vida”, dijo Patrick.

“Nuestro mayor regalo que le damos a nuestro país, y a nuestros hijos y nietos, es el legado de nuestro país”, dijo. “Y en este momento eso está en riesgo, y creo que, como dijo el presidente, la tasa de mortalidad es tan baja, ¿tenemos que cerrar todo el país por esto?”.

El teniente gobernador de Texas Dan Patrick habla en un evento en Houston, Texas, el 15 de marzo de 2016. (Bob Levey/Getty Images)

La campaña “15 días para frenar la propagación” de la Casa Blanca (pdf) incluye llamados al distanciamiento social, el teletrabajo y la limitación de las reuniones sociales a 10 o menos personas.

“Al final del período de 15 días, tomaremos una decisión sobre hacia dónde queremos ir, hacia dónde queremos ir, el momento. Y esencialmente nos estamos refiriendo al momento de la apertura. Esencialmente, la apertura de nuestro país”, dijo Trump el lunes. “Porque lo tenemos bastante bien cerrado para deshacernos de este enemigo invisible”.

La semana pasada se emitieron órdenes de “quedarse en casa” en varios estados, que afectan a más de uno de cada tres estadounidenses, en un esfuerzo por frenar la propagación del virus del PCCh que causa COVID-19. Los estados incluyen California, Connecticut, Delaware, Illinois, Indiana, Luisiana, Massachusetts, Michigan, Nueva Jersey, Nueva York, Ohio, Oregón, Virginia Occidental y Washington.

Se recomienda a los residentes que permanezcan en sus hogares a menos que necesiten salir para actividades esenciales. Las empresas no esenciales también debieron cerrar. Cada estado tiene ligeras variaciones en cuanto a lo que califica como “esencial”, pero en general la lista abarca tiendas de abarrotes, estaciones de servicio, farmacias y servicios básicos de salud.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia global.

Jack Phillips contribuyó a este informe.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM

A continuación

“Pareja de ancianos se suicidan juntos en Wuhan, China”

TE RECOMENDAMOS