Funcionarios chinos tratan de evitar vacunas COVID-19, alegando razones de salud: Documentos filtrados

Por Eva Fu
05 de Abril de 2021
Actualizado: 06 de Abril de 2021

Mientras el régimen chino se apresura a inocular a decenas de millones de personas mediante políticas coercitivas y un bombardeo propagandístico, algunos funcionarios locales están evitando discretamente las vacunas.

En medio de la agresiva campaña de vacunación de Beijing, docenas de funcionarios de partes de Liaoning, una provincia en el noreste de China, han citado varias razones de salud para no aplicarse la vacuna china COVID-19, según revelan documentos internos obtenidos por The Epoch Times.

En una ciudad llamada Xintai, situada en el centro de la provincia, solo tres de los 66 funcionarios se han vacunado, y otros dos están en la lista de inscripción, lo que muestra una desalentadora tasa de disposición de menos del 10%.

Cincuenta funcionarios del gobierno y de la oficina local judicial y de las fuerzas policiales alegan razones como enfermedad subyacente, alergia, embarazo, cirugía reciente o resfriado, según un gráfico que resume los esfuerzos de vacunación de la región.

La alergia destacó como la razón principal, citada 22 veces. Veinte personas citaron también la hipertensión arterial y cinco la diabetes, aunque ambas son enfermedades crónicas que les harían muy vulnerables al virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

En el condado de Tai’an, que tiene jurisdicción sobre la ciudad, solo cuatro personas de los 56 miembros de la Oficina de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural consintieron en ser inoculados, y tres se excusaron por “mala salud”. En el comité de asuntos políticos y legales del condado, un órgano del PCCh bien financiado que tiene supervisión directa sobre el sistema judicial, una persona mencionó el dolor de muelas. En el centro de servicios fiscales de Tai’an, algunos dijeron que estaban tomando medicina china o que tenían enfermedades no especificadas.

La aceptación de la vacunación no es más optimista en el Centro de Educación Ocupacional de Tai’an, la principal escuela técnica del condado, donde alrededor de un tercio afirmó tener una alergia y muchos dijeron estar recuperándose de la gripe estacional.

El bajo índice de participación de los funcionarios, a los que se les ha encomendado “predicar con el ejemplo” en la campaña de vacunación de China, parece indicar una gran falta de entusiasmo dentro del país.

El régimen ha estado promocionando sus vacunas de fabricación nacional en el país y en el extranjero, enviando dosis gratuitas a 69 países y celebrando un récord de 100 millones administradas en toda China a finales de marzo. Gao Fu, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país, declaró recientemente a los medios de comunicación estatales que su objetivo era vacunar a entre el 70% y el 80% de la población china para lograr la inmunidad de grupo.

Wuhan Lifting Lockdown One Year Anniversary
Los residentes reciben la vacuna COVID-19 en un hospital comunitario el 2 de abril de 2021 en Wuhan, provincia de Hubei, China. (Getty Images)

Algunos funcionarios demasiado entusiastas han ido de puerta en puerta para vacunar a los residentes e incluso han amenazado con poner en una lista negra a los que no cooperen. Mientras tanto, el programa ha estado plagado de dudas sobre la calidad de las vacunas.

Todavía se sabe muy poco sobre las vacunas chinas que el régimen se ha apresurado a distribuir. El principal fabricante de vacunas, la empresa estatal Sinopharm, anunció el 28 de marzo sus planes de llevar a cabo una tercera fase de ensayos en el extranjero para observar la duración de la protección contra el virus. En Hong Kong, al menos 12 habitantes han muerto tras las inyecciones de Sinovac de Beijing.

Ninguna de las dos empresas ha hecho públicos sus datos clínicos, aunque la Organización Mundial de la Salud aseguró el 31 de marzo que los niveles de eficacia eran superiores al 50%— el nivel mínimo para el uso público de una vacuna.

“No sabemos nada de esta vacuna”, dijo un hombre de China continental apellidado Li a NTD en idioma chino, medio asociado de The Epoch Times. “No hay datos de la tercera fase del ensayo ni análisis sobre si puede producir anticuerpos, si podemos infectarnos o contagiar a otros. No sabemos nada”.

“Es mejor que nos limitemos a tomar unos cuantos tazones de sopa de pollo en casa para reforzar nuestra inmunidad, ¿no cree?”.

En medio del escepticismo de la población, el régimen ha aumentado la presión. Los presentadores de los medios de comunicación estatales han hecho suyos los eslóganes de vacunación que instan a la gente a “tender un brazo”.

En el sur de la provincia de Hainan, un pueblo llamado Wancheng dijo a los residentes que no podrían tomar autobuses o ir a restaurantes y supermercados sin certificados de vacunación.

wancheng
Aviso emitido en Wancheng, una ciudad de la provincia de Hainan, el 31 de marzo, en el que se advierte a los habitantes de las consecuencias de negarse a vacunarse. (Captura de pantalla vía Weibo)

“Si no se vacunan, esto afectará a la escolarización, el trabajo, el ingreso en el ejército y la vivienda de sus hijos en el futuro”, según un aviso que se ha hecho viral en las redes sociales chinas. Los funcionarios se disculparon más tarde en medio de las reacciones y revocaron la orden.

El Sr. Wu, de la ciudad central china de Wuhan, recibió recientemente un mensaje de texto de su comité vecinal local y de su lugar de trabajo en el que se le indicaba que debía vacunarse en una fecha determinada.

Tanto él como su padre, un funcionario del gobierno, la consideran innecesaria, dijo, citando un historial de problemas con vacunas chinas anteriores.

Otro funcionario jubilado de Beijing también expresó su preocupación por las posibles reacciones adversas.

“Mucha gente común está preocupada por esto, y yo también”, dijo a The Epoch Times en una entrevista reciente.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS